Recursos Analógicos y Digitales

Con respecto a este tema encontré un artículo de Silvia Vaquero  que me parece muy interesante y que, se podría decir que, explica bastante bien la controversia creada con estos dos conceptos:

<<La utilización de nuevas tecnologías en el aula no implica la desaparición de la educación analógica, no existe una lucha entre la enseñanza tradicional y la digital, sí un enriquecimiento mutuo. «Bien utilizadas las TIC no van a sustituir a lo que había antes. Bien utilizadas quiere decir que seguiremos escribiendo a veces en una libreta, seguiremos leyendo libros, seguiremos haciendo dibujos a mano, aunque también los podamos hacer con el ordenador. Por lo tanto, bien utilizadas no significa sustituir nada, significa complementar lo que ya hay», señala Pere Marquès, profesor de Pedagogía Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Lo que sí es inevitable y va unido a la utilización de las nuevas tecnologías en el aula es un cambio en la metodología del aprendizaje, una modificación tanto de la manera de aprender como de enseñar.

Cambio pedagógico que viene explícito en la Ley Orgánica de Educación 2/2006 (LOE), al hacer referencia a las ocho competencias básicas que el alumno debe dominar, una de las cuales es el Tratamiento de la información y competencia digital.

Esto implica, tal y como explica Rosa del Mar Martínez Pérez, «ser una persona autónoma, eficaz, responsable, crítica y reflexiva al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes y soportes: oral, impreso, audiovisual, multimedia, digital; significa, así mismo, comunicar la información y los conocimientos empleando los recursos expresivos de los diferentes lenguajes; también supone tener una actitud crítica y reflexiva en la valoración de la información disponible, contrastándola cuando es necesario. La adquisición de esta competencia incluye el respeto de las normas de conducta acordadas socialmente para regular el uso de la información y sus fuentes en distintos soportes, así como la capacidad de valorar su impacto en el mundo personal y social. Y, por último, la competencia digital comporta hacer uso habitual de los recursos tecnológicos para resolver problemas reales de un modo eficiente». Y aquí sí se puede vislumbrar un desencuentro entre la educación analógica y la digital, pues adquirir esta competencia no sería posible con una metodología puramente tradicionalista basada en «acumular la mayor cantidad de conocimientos posible».

La utilización de Internet y del resto de tecnologías pueden potenciar en el alumno la motivación, la autonomía, el autoaprendizaje, la iniciativa, la creatividad, la auto confianza, etc. En definitiva, lo que se pretende no es que el alumno pueda repetir una información determinada sin más, sino de enseñar a aprender, para seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida. >>

En mi opinión, coincidiendo con la opinión de la autora del artículo anterior, los medios analógicos y digitales deben complementarse, es decir, no se trata de que unos remplacen a los otros, sino que una debe apoyar a la otra para que la eficacia del proceso de enseñanza-aprendizaje sea lo más eficaz posible.

Por otro lado, en cuanto a la formación en las competencias relativas a lo digital, se le debe dar mucha importancia, cosa que creo que en la actualidad se tiende a dejar de lado, o por lo menos así sucedió y aún a veces sucede en mi proceso de formación. Algunos profesores tienden a dar mucha mas importancia a las competencias tradicionales que a las actuales, cuando la importancia debe ser la misma. 

Por lo tanto, en mi opinión se debe intentar formar a los profesionales para que se eliminen las trabas y prejuicios sobre las competencias digitales y estas cobren la importancia que realmente tienen en la sociedad de la información.

Aquí dejo un esquema muy interesante que encontré en internet sobre este tema:

Formato analogico y digital

 

BIBLIOGRAFÍA: