Hago balance

Aquí publico mi último blog intentando hacer balance de las experiencias que he vivido en esta materia.

Empecé con la incertidumbre de comenzar un nuevo camino y unos nuevos conocimientos, quizá con conceptualizaciones erróneas y con caminos por explorar. Poco a poco se fueron poniendo pilares básicos en mi proceso de aprendizaje como que la tecnología y la innovación no son términos equiparables o que la educación tiene que tener en cuenta a la tecnología y a las competencias digitales. Hay aspectos que me quedaron grabados y que fueron cambiando mi manera de ver y pensar con respecto a la tecnología (si me llegaran a decir hace un año que estamos anclados en una educación de hace un siglo puede ser que ni lo creyera).

Asimismo, el llevar a cabo una metodología tan dispar a la que estamos acostumbrados (realización de videos, red social y demás) reformulaba mi manera de ver esta materia. Ahora que he acabado prácticamente, quiero hacer balance de si realmente tuvo buenos o malos resultados esta metodología tan diferente. Parándome ha pensar en temas dados en clase me sorprendo a mi mismo: brecha digital, conectivismo, e-learning, nativo digital son unos de los tantos conceptos que no he tenido que realizar un examen para aprender, y que creo que he interiorizado. En otras materias me tiene pasado (y pienso que a más gente) de ver los apuntes para el examen y de que ni suene algún aspecto y si suena que no se tenga idea de que es. Sinceramente esta metodología me ha resultado más dura porque tienes que ir llevando las cosas al día, pero también creo que al final ha sido más eficaz. El costo creo que ha dado sus consecuencias. Por eso después de mi proceso de aprendizaje me siento feliz de mi trabajo porque creo que esas semillas de curiosidad que nacieron en mí a principio de curso han dado un árbol fuerte y robusto de conocimiento y que dará sus frutos cuando tenga que llevar a cabo mi labor como profesional de la educación.