Competencias básicas en la Sociedad de la Información. Alfabetización digital

Competencias básicas en la Sociedad de la Información. Alfabetización digital.

Rol del alumno.

 

 

En esta entrada me centraré en las competencias necesarias para educar en la Sociedad de la Información desde la perspectiva del alumno y el rol que desempeña en la escuela del siglo XXI. Antes de empezar a analizar y reflexionar sobre este tema me gustaría definir una serie de conceptos importantes: competencias básicas, Sociedad de la Información, alfabetización digital y competencia digital.

 

1. Competencias básicas. Se definen como la "capacidad de poner en marcha de manera integrada aquellos conocimientos adquiridos y rasgos de personalidad que permiten resolver situaciones diversas". Incluyen tanto los saberes o conocimientos teóricos como las habilidades o conocimientos prácticos o aplicativos y también las actitudes o compromisos personales (Marquès, 2000).

 

2. Sociedad de la Información. Se puede definir “como un estadio del desarrollo social caracterizado por la capacidad de sus miembros para obtener y compartir cualquier información, instantáneamente, desde cualquier lugar y bajo diversas formas” (Bernal-Meza y Masera, 2007).

 

3. Alfabetización digital. Gilster que lo define de un modo general como “la capacidad para comprender y utilizar las fuentes de información cuando se presentan a través del ordenador”. Sin duda él especifica que “la alfabetización digital tiene que ver con el dominio de las ideas, no de las teclas” (Bawden, 2002).

 

4. Competencia digital. El Instituto de Tecnologías Educativas, del Ministerio de Educación, define la competencia digital como el uso seguro y crítico de las tecnologías de la sociedad de la información (TSI) para el trabajo, el ocio y la comunicación. Se sustenta en las competencias básicas en materia de TIC: el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y comunicarse y participar en redes de colaboración a través de Internet”.

 

La sociedad del siglo XXI, la SI, se caracteriza por el uso continuo y cotidiano de nuevas tecnologías , por una economía globalizada y una cultura mundializada, gracias a los nuevos medios de comunicación que facilita todo el proceso. Con esto quiero decir, que existen nuevas demandas por parte de la sociedad, donde la educación cumple una función primordial para responder a estas necesidades, es decir, nuevas cultura nuevas competencias (Marquès, 2000).

 

La capacitación ciudadana, dotar a los individuos de instrumentos y habilidades para afrontar los retos de la SI es un elemento transcendental en las políticas educativas y formativas. Un alto nivel de analfabetismo digital entre la población provoca una desigualdad en comparación con el resto de países, ya que no puede competir dentro de la economía globalizada (brecha digital). Esta realidad no solo sucede a nivel internacional, sino que dentro de un estado existen comunidades o de sectores que se encuentran excluidos o en peligro de exclusión, dificultado su desarrollo y crecimiento. Por todo esto, la educación ha de adaptarse e introducir elementos que faciliten y eliminen estas barrera.

 

Delors en el Informe de la UNESCO (La educación encierra un tesoro, 1996) exponía la función de la educación que deberá transmitir masiva y eficaz, un volumen cada vez mayor de conocimientos teóricos y técnicos evolutivos, adaptados a la civilización cognoscitiva porque son las bases de las competencias del futuro. Expresa la necesidad inmediata de modificar los paradigmas actuales, debido a que la realidad social es muy diferente a lo que ocurre dentro del aula. Para resolver este conflicto Delors propone las cuatro pilares de la educación: Aprender a conocer (o aprender a aprendes), aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser (el resultado ultimo de todo proceso educativo). Que los podemos resumir de la siguiente forma:

 

- Aprender a conocer, aprender a aprender para poder seguir este proceso a lo largo de toda la vida.

 

- Aprender a hacer, de manera que se puedan afrontar las diversas (y muchas veces imprevisibles) situaciones que se presenten.

 

- Aprender a convivir, a vivir juntos, conociendo y comprendiendo mejor a los demás, al mundo y a las interdependencias que se producen a todos los niveles. También es necesario saber trabajar en equipo.

 

-Aprender a ser, desarrollar la personalidad para actuar con una cada vez mayor capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal.

 

En este marco, Manuel Castells (1997), destaca que las principales necesidades de la educación en la sociedad actual son:


- Aprender a aprender. Antes el sistema educativo se orientaba a la transmisión de información. Hoy resulta imposible ni siquiera retener una pequeña parte del enorme y creciente volumen de conocimientos disponibles, de manera que lo importante no es el conocimiento sino la capacidad de adquirirlo, saber buscar la información adecuada en cada caso (aprender a aprender con autonomía)

- Consolidar la personalidad. Las mentes "flexibles y autoprogramables" necesarias en la sociedad de la información solo pueden desarrollarse en personalidades fuertes y adaptables en esta sociedad inestable en permanente cambio. Los roles sociales que proporcionaba la educación tradicional no bastan, ahora que no hay modelos es necesario desarrollar más el criterio personal y una personalidad sólida para adaptarse a lo largo de la vida a diversas fórmulas familiares y laborales.

- Desarrollar las capacidades genéricas. Además de saber utilizar el ordenador es necesario saber analizar cómo y para qué utilizarlo, lo que exige capacidades genéricas de razonamiento lógico, numérico, espacial (matemáticas, lenguaje...).
- Aprender durante toda la vida es una necesidad que impone nuestra cambiante sociedad. Buena parte de esta formación se obtendrá de los sistemas on-line complementados con formación presencial.


Castells resume en estos cuatros puntos las necesidades mas relevantes de la educación y de nuestro sistema educativo, sobre todo, en términos actuales y la energente necesidad de adaptar los planes educativo para que se correspondan a la nueva cultura de la que habla Marquès.

 

Como conclusión, me gustaría decir que la sociedad civil en el siglo XX y XXI ha sufrido grandes modificaciones en muy poco tiempo, rompiendo con la tónica de antaño, es decir, históricamente, un cambio social era producido a lo largo de un tiempo y la transmisión de ese cambio o renovación por el resto de sociedades y comunidades era lento, adulterando muchas veces el contenido inicial. Pero a lo largo del siglo XX esa realidad cambio, los medio de comunicación, la globalización y la mundialización cultural modifica nuestra forma de comprender y valorar el mundo que nos rodea. La facilidad de compartir información y recibirla, de crearla y poder ser vista por los demás, crea una necesidad: la necesidad de ser críticos y reflexivos ante la información que encontramos y es en este punto donde la educación ha de actuar, para convertir a los alumnos en alfabetos digitales.

 

Bibliografía:

 

BAWDEN, D. (2002): Revisión de los conceptos de alfabetización informacional y alfabetización digital. Department of Information Science: Londres.

 

BERNAL-MEZA, R. y ALBERTO MASERA, G. (2006): Sociedad de la información: etapa posterior de la globalización/mundialización Desafíos y riesgos para América latina. Sistema mundial contemporáneo: Provincia de Buenos Aires

 

CASTELLS, M. (1997): La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol.1 La sociedad red. Alianza: Madrid.


DELORS, J. (coord.)(1996): La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión internacional sobre la Educación en el siglo XXI.

 

Instituto de Tecnologías Educativas (2011): Competencia digital. Departamento de Proyectos Europeos: MEC.

 

MARQUÈS GRAELLS (2000): Los docentes: funciones, roles, competencias necesarias, formación. Extraído de la pagina web: http://dl.dropbox.com/u/20875810/personal/docentes.htm