¿Innovación con las TIC?

¿Implica la incorporación de las TIC en el aula la innovación? La pregunta puede paracer sencilla y a primera vista podríamos decir que sí: porque las TIC son elementos nuevos y con grandes posibilidades, además de que despiertan interés a los/as alumnos/as por el hecho de ser algo nuevo. También les puede hacer partícipes de una manera nunca antes vista en el proceso de aprendizaje. Pero, ¿realmente es innovación, por ejemplo, incluír ordenadores y pizarras electrónicas en los centros educativos, o es la innovación algo más que la mera incorporación de aparatos y dispostivos nuevos en los lugares de enseñanza?

La innovación es algo más que comprar el último modelo del ordenador marca X o tener la mejor conexión a Internet; la innovación implica un cambio grande a la hora impartir clase, entender tal prespectiva desde un enfoque nuevo, con una mayor partipación por parte del alumnado y nuevos procesos de comunicación (FeedBack). Cierto es que la incorporación de dichos elementos ayudan a la innovación, ya que nos permite situar a la escuela en los tiempos que les corresponde, pero un docente puede ser igual de innovador con un simple libro de texto o un cuaderno de notas si fomenta, por ejemplo, en una clase de historia, el preguntarse el porqué de determinadas decisiones políticas a lo largo del tiempo o trabaja el debate desde el respeto y consenso entre todo el grupo.

Para acabar esta breve reflexión, la innovación debería abarcar algo más que el simple clima del aula; debería extenderse, de manera que abrace y conecte a todo el centro educativo para, por ejemplo, desarrollar conceptos y proyectos en común.