Empecemos desde el principio.

Sabiendo que la tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas es necesario conocer en que medida cambia la concepción del aprendizaje. El ámbito formativo se ve afectado de lleno y ello está propiciando un replanteamiento del acto educativo formal. Los cambios sociales son cada vez más rápidos y las estructuras educativas tienen que ir adaptándose para poder formar adecuadamente a los individuos que tendrán que vivir en un entorno todavía no definido, cambiante y en ocasiones difícilmente previsible, ya que no se puede predecir a donde se llegará con el desarrollo de la tecnología. 

Así para mí es necesario conocer una serie de términos muy relacionados con la nueva concepción del aprendizaje al influír la tecnología en el, lo que podría ser la sociedad de la información.

La información: El bombardeo informativo al que nos vemos sometidos hace que en ocasiones sea difícil reflexionar sobre la información, perdiendo así la capacidad crítica para interpretar adecuadamente los mensajes recibidos. Así aunque los medios tecnológicos son necesarios para acceder a la información, pero también es necesario aprender de forma que podamos interpretar esa información, seleccionarla para quedarnos con lo que realmente importa, es decir conseguir un aprendizaje significativo.

Las fuentes: los medios tecnológicos ofrecen la posibilidad de que todo ciudadano que lo desee pueda publicar cualquier tipo de información, que estará a disposición de todos los internautas que accedan a ella a través de la web por este motivo es muy importante aprender a diferenciar las fuentes que publican la información. Es decir, no todas van a ser fiables o importantes.

Los formatos: El desarrollo tecnológico está permitiendo el uso generalizado de diferentes formatos, pasando rápidamente de los formatos escritos a los multimedia e hypertextuales. La posibilidad de poder incluir texto, imágenes, audio, vídeo, y enlaces a supuesto un enriquecimiento de la información que se transmite en un único documento. Por este motivo es necesario que por parte de la escuela y los docentes se propicie que los alumnos aprendan a interpretar imágenes y videos así como crear, buscar, publicar y existen muchos recursos como wikis, blogs, redes sociales... para potenciar este tipo de aprendizaje.

Aprendizaje permanente:  La capacidad de adaptarse a entornos cambiantes exige una continua actualización y con ella un aprendizaje permanente. No hay que de ya que entonces sería necesario que la escuela formara individuos autónomos capaces de buscar información y seleccionarla de forma crítica. sería así la forma de que en un futuro el aprendizaje fuese autónomo y permanente.

La Globalización:  Actualmente, cualquier información, interacción, comunicación,... a través de la red y en cuestión de segundos es accesible y conocida en cualquier punto del planeta. La comunicación entre personas de diferentes países es un fenómeno cultural en constante crecimiento que reduce las diferencias.

Así como conclusión se sacaría que la escuela debe formar individuos capaces de desenvolverse y desarrollarse en el entorno social en el que van a vivir, así la UNESCO en el informe Delors bajo el título de "la educación encierra un tesoro" indica cuatro competencias básicas para vivir en ese entorno social: 

•Aprender a conocer
•Aprender a hacer
•Aprender a vivir juntos
•Aprender a ser

También se podría citar el proyecto DeSeCo de la OCDE que defiende que los alumnos al final de su proceso formativo sean competentes. En este se establecen tres bloques para las competencias clave que debe adquirir todo individuo:

•Usar herramientas interactivamente
•Interactuar en grupos heterogéneos
•Actuar de forma autónoma.

En la Unión Europea quedarían:

•Comunicación en lengua materna
•Comunicación en lenguas extranjeras
•Competencia matemática
•Competencias básicas en ciencia y tecnologías
•Competencia digital
•Competencias sociales y cívicas
•Conciencia y expresión cultuales
•Aprender a aprender
•Sentido de la iniciativa y espíritu de empresa