Profesores por vocación.

Hace unos días, se llevó a cabo una discusión sobre el profesorado. Comenzó con el tema de las bajas del profesorado, para unos demasiadas, para otros justificadas, pues se decía que ser profesor es un trabajo duro en el que a veces, te encuentras en situaciones difíciles con alumnos/as aún más difíciles.

En mi opinión, reconozco que los tiempos han cambiado mucho, y que ahora hay alumnos que quieren mandar por encima del profesor, insultan, destrozan cosas e incluso agreden tando física como psicológicamente, tanto a sus profesores como a sus compañeros. Yo no me querría ver en una situación así, pues creo que no sabría muy bien como reaccionar. En estos casos si veo justificada las bajas a las que muchos profesores recurren. Aunque por otro lado, muchos profesores cogen bajas o las alargan, para seguir de vacaciones, por ejemplo (hablo con conocimiento de ello).

Hablar del profesorado y sus funciones, así como sus actuaciones, levantan muchas polémica por lo que posteriormente, se pasó a hablar de que muchos problemas surgían porque no existe una vocación por parte de los profesores hacia su profesión.

Opino igual, cuando estaba en el instituto, mi profesora de matemáticas se nos había presentado el primer día con su nombre y un <os aviso que no me gusta explicar>, muy bien, consecuencia? toda la clase se tuvo que apuntar a clases particulares de matemáticas, porque a ella no le gustaba explicar...

La vocación por la enseñanza es algo esencial, pues vas a pasarte muchos años de tu vida teniendo en tus manos la formación de alumnos/as que esperan aprender, y si realmente tienes vocación conseguirás entrar en el aprendizaje de cada alumno/a consiguiente resultados, normalmente, óptimos. En caso contrario, las horas se harán largas y lo único que quieres es acabar tu jornada laboral y cobrar al final de mes.

Por suerte, siemre queda algún profesor/a que disfruta enseñando, como es el caso que se presenta en este periódico  http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/23/andalucia/1348425956_028193.html

¿Qué opinais?

 

Un saludo.