Un asesoramiento facilitador de procesos

      La concepción habitual del asesoramiento, asumida por los propios centros o "clientes", es la de un experto o técnico que domina determinados contenidos, técnicas o habilidades, en función de las cuales puede/debe resolver los problemas, normalmente de alumnos individuales, que se planteen. Este rol y función del asesor ha estado unido a modelos centralizados de desarrollo curricular y a una desprofesionalización docente.Intervenciones  puntuales, individualizadas, en muchos casos marginales de manera reactiva( respueta a demandas).

     Pero en realidad la actuación del asesoramiento se debe dirigir al desarollo de la mejora de la escuela mediante la capacitación profesional de los profesores, facilitando dicho proceso. De este modo el asesor es aquel que convive con el centro para ayudar a promover procesos de autorrevisión y mejora.

   El asesoramiento pedagógico como comenta Nieto Cano (1993:125) se entiende como "Un proceso de ayuda o apoyo sistemático, con el propósito de facilitar la resolución de problemas en los centros escolares". El asesor es un experto en procesos de cambio educativo, en estrategias de diagnóstico y análisis de necesidades, en dinámicas de grupo y desarrollo organizativo, toma de decisiones y resolución de problemas, así como en el aprendizaje adulto y desarrollo profesional cooperativo, entre otras.

   La labor del asesor ,como agente de cambio, no consiste en pretender ofrecer soluciones a todo los problemas, sinó en contribuir a crear las condiciones necesarias para capacitar al centro y a los profesores a resolverlos por sí mismos. Es un facilitador del desarrollo de innovaciones educativas, estando llamados a ser dinamizadores de la acción didáctica de un centro, mediante un conjunto de funciones como son:

  1. Promover un trabajo cooperativo, que incremente la colaboración entre los profesores.
  2. Contribuir a generar un visión global del centro y de las tareas educativas.
  3. Proporcionar apoyo, reursos e incentivos para comprometer a los docentes en la puesta en marcha de los proyectos.
  4. Ejercer de monitor del desarrollo, especialmente en las primeras fases.
  5.  Establecer un clima propicio para el desarrollo profesional: compartir ideas y experiencias, clarificarlas, negociarlas y confrontarlas.

 

("Asesoramiento curricular y organizativo en educación", Carlos Marcelo García y Julián López Yáñez, Ariel Educación 1997)

Comentarios

  • Jeannina Búa Devesa

    Me parece muy interesante esto que comentas pues, tras lo visto en la última sesión de clase,parece que relacionamos más las figura del asesor con una actividad más remedial o terapéutica que preventiva y, desde mi punto de vista, el asesor/a tendría que trabajar más en ésto último, fundamentalmente,si tenemos en cuenta que partimos del asesor como una figura que se caracteriza por poseer un amplio conocimiento del campo que se ocupa. Así, como tú bien dices, debe convertirse en una agente de cambio, sin embargo, me pregunto ¿ hasta que punto es posible ser agente de cambio en este sistema escolar donde la innovación está viendose tan restringida " gracias" a los recortes? Sin embargo, buscando la parte positiva, creo el asesor/a puede tener un papel muy importante también en estos momentos "críticos" desempeñando funciones como las que mencionas pues, a día de hoy,  es esencial que los distintos agentes que intervienen en el proceso educativo vayan en la misma dirección, luchando por unos mismos ideales,que compartan idean y experiencias, como tu bien dices, para conseguir alcanzar una educación de calidad, que en realidad, es lo que importa. 

  • Alicia Nimo

    Creo que queda resumido en eso que dices de "asesor, como agente para el cambio", como facilitador del proceso... Al mismo tiempo pienso en la necesidad de que el asesor permanezca en el tiempo, porque para conseguir todo eso que dices y que me parece sumamente interesante, básicamente debe propiciar que la cultura del centro tienda a ser cada vez más colaborativa, pero para eso, y como vi en otras entradas, ha de ser sutil y paciente. Necesita tiempo, y para eso, es necesario que sea definitivo. A menudo, veo como en Primaria desfilan interinos por las plazas de orientación y creo que así es imposible ejercer el asesoramiento con toda su esencia.