Definición actual de asesoramiento

Definición de asesoramiento

El texto que adjunto presenta los siguientes temas de interés, que creo que se ajustan muy bien a la problemática expresada en el aula.

  • Hacia una redefinición de asesoramiento
  • El carácter coproducido de la ayuda
  • El carácter ampliado del contexto de interacción
  • Asesoramiento con los padres
  • Asesoramiento con alumnos

Expondré  continuación mi punto de vista sobre cada uno de los bloques que contiene, ya que pienso que cada uno tiene su interés particular sobre el que podremos reflexionar.

El apartado titulado “Hacia una redefinición de asesoramiento” desde mi punto de vista es un apartado tan inspeccionado como necesario para referirnos al tema del asesoramiento educativo, ya que presenta ideas actualmente aceptadas por todos los teóricos especializados, pero que son clave para entender una concepción moderna de asesoramiento. No voy a recalcar sobre este aspecto ya que es muy concurrido, tanto en el aula como en cualquier escrito que tenga un mínimo de validez sobre la temática abordada.

El segundo apartado, referido al carácter coproducido de la ayuda, nos remite a la interacción bidireccional que ha de existir en todo proceso de asesoramiento, así como a la igualdad de jerarquía en el proceso, no existiendo así un clima con escalafones, sino un clima cooperativo y colaborativo entre los agentes implicados.

La ampliación del contexto de interacción es otro apartado que contempla el texto. Me llama la atención el uso de la palabra interacción y no otra, ya que a través de la concepción que nos aporta el término interacción podemos vislumbrar una relación colaborativa ya mencionada en el apartado anterior. Me resulta muy motivador el contenido de este apartado, ya que da por hecho multitud de acepciones funcionales de asesoramiento que debemos de tener en cuenta para llevar a cabo una buena práctica como la ruptura de la relación indirecta con el asesorado,   la visión del asesorado como objeto y sujeto de ayuda, la quiebra de la limitaciones y barreras propias de la escuela, etc.

El cuarto apartado titulado  “¿Cabe contar con el asesoramiento de los padres?” nos indica la relevancia de los padres en la educación escolar de sus hijos, idea que suele suscitar un alto grado de acuerdo, ya sea pensando que tienen una incidencia positiva en ella o pensando que esa incidencia es negativa. Además, debemos tener en cuenta que un asesoramiento a los padres es esencial para una concepción de asesoramiento individualizado, centrado en el alumno, con sus características propias, motivaciones, etc., en definitiva, adaptado a la premisa de atención a la diversidad.

Por último, encontramos el apartado “¿Y por qué no contar también con el asesoramiento de los alumnos?”, centrado en la actividad del individuo, su metacognición y su autosuficiencia; ya que considera al alumno como un ser Piagetiano, que debe tener un papel activo en el proceso de enseñanza-aprendizaje (que, al fin y al cabo, la línea divisoria entre asesoramiento y enseñanza-aprendizaje se difumina cuando entran en contacto). Por ende, el asesorado debe aprender de todo el proceso llevado a cabo, entrando aquí su capacidad de metacognición y autosuficiencia, que determinará su vida futura fuera del ámbito escolar. También hemos de tener en cuenta que el alumno no es un ser que empieza y acaba en el aula, y por lo tanto hemos de considerarlo como tal, no determinando nuestras acciones en un solo ámbito del sujeto.

Como conclusión, puedo mencionar la acción en red que debe sustentar el asesoramiento, no fundamentándose en un trabajo individualizado, sino globalizador e interdisciplinar, considerando así a profesionales del centro y externos al centro, familiares, alumnos y cualquier miembro que tenga cabida en este proceso.