El ratón y la ratonera

EL RATÓN Y LA RATONERA

Un ratón, mirando por un agujero en la pared ve a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. Sintió emoción pensando que era lo que contenía.

- ¿Qué tipo de comida puede haber allí?. Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera.


Fue corriendo al patio de la Granja a advertir a todos:

- Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!

La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo: – Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, mas no me perjudica en nada, no me incomoda.

El ratón fue hasta el cordero y le dice: – Hay una ratonera en la casa, una ratonera!

- Discúlpeme Sr. Ratón, mas no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le dijo: – Pero acaso, estoy en peligro?… Pienso que no, es más estoy segura que no.

Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar a la ratonera del granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una cobra venenosa. La cobra veloz mordió a la mujer. El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre. Todo el mundo sabe que para reconfortar a alguien con fiebre, nada mejor que una sopa.

El granjero agarró su hacha y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mató el cordero. Pero la mujer no se curó y acabó muriendo.

Y el granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

MORALEJA: la próxima vez que escuches que alguien tiene un problema y creas que como no es tuyo no le debes prestar atención... habría que pensarlo dos veces. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
O asesoramento é unha profesión, si, pero considero que ademáis diso non hai que olvidarse de que todos en algún momento podemos facer algo por outra persoa e aconsellala cando o necesite.

Comentarios

  • María Gómez Rodríguez

    Al igual que mi compañera Leticia pienso que como buenas personas y como futuros docentes/orientadores/asesores esta moraleja tiene mucho que ver con nuestra futura labor. Ya que como buenos profesionales debemos tener en cuenta los problemas de los demás aunque no nos afecten directamente a nosotros para intentar darles respuestasy la ayuda necesaria para que logren solucionar dichos problemas. 

  • LG

    Hola Leticia, esto me ha recordado muchísimo a una conversación que tuve hace unos días. Hablábamos un grupo de personas de los recortes educativos, concretamente de la subida de las tasas universitarias, un estudiante de la USC arguyó que esta subida no afectaba a Galicia, que se daba en Cataluña y otras comunidades, por lo que veía absurdo luchar por ella, lo veo ahora mismo como el cordero y la gallina. Personalmente, como futuros asesores, creo que debemos ser "promotores de salud", además de algo más solidarios y/o empáticos; alguna vez hemos comentado en clase el tema de la prevención primaria y secundaria, pero lamentablemente solemos llegar, como mucho, a la terciaria, cuando ya tenemos el problema encima. Habremos de cambiar esa visión tan fragmentada y egoísta de la realidad porque como se suele decir "mejor prevenir que curar".

    Un saludoWink

  • Paula

    Leticia, me parece muy acertada esta fábula para hacer referencia a dos factores imprescindibles a la hora de hablar del asesoramiento: la ayuda y la a empatía. Creo que el asesor debería estar dispuesto a ayudar siempre que se le pida directamente o bien, cuando considere que puede proporcionar recursos para mejorar una situación y no delegar funciones o mirar cara hacía otro lado, creyendo que no es asunto suyo. Y por otro lado, considero que una de las características básicas que definen a un buen asesor es la empatía, esa valiosa habilidad que nos permite inferir sentimientos y pensamientos de otros, comprendiendo aquello que sienten y llegando, incluso, a vivenciar en nosotros aquello que les acontece.

  • Leti

    Graciñas ás tres por dar as vosas opinións, a verdade é que estou moi de acordo con vós en practicamente todo o que dicides. Cando publiquei esta entrada non tiven tempo a comentala como me habería gustado, pero os vosos comentarios danme pé a facer referencia agora a algunha das cousas que tiña en mente.

    María, tes toda a razón cando dis que como bos profesionais debemos ter en conta os problemas dos demais aínda que non nos afecten directamente, pero penso que para chegar a ser profesional primeiro hai que saber ser persoa, e desgraciadamente iso non sempre é así. Espero que co tempo e a formación consigamos cambiar un pouco iso, porque a día de hoxe penso que as cousas cada vez funcionan máis do revés e que a xente se está volvendo cada vez máis egoísta. Sen ir máis lonxe, ¿cantas veces se ve na clase que alguén ten un problema con un traballo e ao pedir axuda non consigue grandes resultados máis alá da xente do “seu grupo”? A min por exemplo pasoume fai escasos días nunha clase co alumnado de cuarto, que tras preguntarlle unhas dúbidas da clase anterior (porque non puidera ir) a maioría facía o parvo e non me axudou en nada… ¡non quero nin imaxinar que pasaría si lles pedise axuda con un traballo! Gusta ou non, nestes momentos esta é a cruda realidade.

    Lucía, é certo que na maioría das ocasións se chega á prevención terciaria pero dende o meu punto de vista non sempre é por non querer actuar antes, se non porque moitas veces a información que nos chega é escasa ou confusa e resulta difícil actuar. Ademais, poñéndonos no caso dun orientador de centro, ás veces resulta moi difícil poder traballar con un neno que consideramos que está en situación de risco por motivos alleos a nós como son por exemplo os pais, que ás veces pensando que o fan polo ben do neno poñen impedimentos que nos dificultan o traballo. Indepedentemente diso, estou completamente de acordo contigo en que é necesario cambiar a visión fragmentada e egoísta da realidade.

    E finalmente contestar a Paula, coa que estou completamente de acordo co que di tanto da axuda como sobre a empatía, dúas cualidades que considero que todas as persoas, tanto no ámbito profesional como no noso día a día persoal, deberíamos mostrar.

    Gracias de novo e alégrome de que vos gustase esta fábula. Un saúdo! Smile