Modelos de orientación y asesoramiento

- Recopilación de modelos de asesoramiento y orientación

  1. Modelos de orientación

Un modelo de orientación es una representación que refleja el diseño, la estructura y los componentes esenciales de un proceso de intervención en orientación (según Bisquerra et al 1998:55), por lo que su función sería servir de guía para la acción ya que proponen líneas de actuación práctica al sugerir procesos y procedimientos de actuación.

Existen diversas categorías de modelos de orientación.

-Modelo teórico: formulaciones elaboradas por los teóricos que militan en las diversas corrientes.

-Modelos básicos de intervención: modelos fundamentales, unidad básica de intervención. Se incluyen el clínico, de programas y de consulta.

-Modelos mixtos de intervención: los modelos básicos se pueden combinar de forma apropiada para generar un modelo mixto que satisfaga las necesidades de un contexto determinado.

-Modelos organizativos: propuestas en un contexto determinado en un momento dado. Pueden ser modelos institucionales (administraciones públicas), modelos organizativos privados (centro educativo particular), y particulares en el marco de un modelo institucional, se inspira en un modelo teórico y pone el énfasis en alguno de los modelos básicos.



Ejes vertebradores de la intervención:

Existen unos ejes de análisis para los modelos de orientación psicopedagógica .

-Intervención individual grupal: la individual centrada en la entrevista, la grupal puede adoptar distintas formas. En los años 30 orientación individualizada counseling, en los 60 en group counseling.

-Intervención directa-indirecta: la directa es en la que el orientador o tutor esta vis a vis con el sujeto, centra su acción en el destinatario.

La indirecta (mas a nivel de institución) el consultor ejerce función de consultor actuando a través de un mediador (suele ser profesorado) "consulta triádica". La consulta colaborativa, es la que tiene más probabilidad de futuro.

Peer counseling es en la que el orientador se pone de acuerdo con un alumno como mediador.

-Intervención interna-externa:  La interna (más efectivas a largo plazo) es el personal del propio centro y la externa son especialistas no pertenecientes al centro.

-Intervención reactiva-proactiva: la reactiva se centra en las necesidades explícitas, de carácter principalmente correctivo o remedial, mientras que el proactivo trata la prevención y el desarrollo, se inicia antes de detectar un problema potenciando la prevención.image


Clasificación de los modelos básicos de orientación psicopedagógica:

·Modelo clínico:

La aplicación práctica es la entrevista, el objetivo es satisfacer las necesidades de carácter personal, educativo y socio-profesional del individuo. Es terapéutica, también puede ser preventiva y de desarrollo personal. 4 fases:

-La ayuda surge del solicitante

-Realizar diagnóstico

-Tratamiento en función del diagnóstico

-Seguimiento

Es una intervención especializada donde el orientador o tutor aumen máxima responsabilidad. Este modelo se ha de entender como un complemento.

·Modelo de programas:

Aparece en los 60 y consta de 5 fases:

-Análisis del contexto para detectar necesidades

-Formular objetivos

-Planificar actividades

-Realizar actividades

-Evaluación del programa

En la actualidad son de tipo comprensivo. a veces aparecen integrados en un programa general de centro. Cuentan con docentes, orientador y recursos materiales. Asumen intervención individual y grupal y aspectos de tipo comunitario. Los recursos de centro y comunidad son cada vez más amplios. En la integración en el currículum de elementos de orientación pueden surgir dificultades. Dirigidos a alumnos y padre. Se cuenta con diversas colaboraciones. Fundamentación teórica flexible y comprensiva.


·Modelo consulta:

Se trata de una relación entre dos profesionales diferentes campos, con dos metas básicas:

Aumentar la competencia del consultante en sus relaciones con un cliente y desarrollar las habilidades del consultante para resolver problemas similares en el futuro, siendo una intervención indirecta. Las fases son:

-Se parte de una información y clarificación del problema

-Se diseña un plan de acción

-Se ejecuta y se evalúa un plan de acción

-Se dan sugerencias al consultante

En la consulta colaborativa, el consultor proporciona algún servicio directo al cliente como parte integrante de la colaboración, siendo estrictamente indirecta.


Tras hablar de los diferentes modelos podemos resaltar de cada uno de ellos tanto sus características como objetivos y finalidades a través del siguiente cuadro:

  Clínico Programas Consulta
Características También denominado counseling o modelo de atención individualizada, ya que se caracteriza por una intervención directa e individualizada en la que el orientador mantiene una relación de ayuda con el orientado. Tiene un carácter sistémico y ecológico ya que los programas se desarrollan en interacción directa con el contexto que los genera (analizando las necesidades del contexto en el que se van a desarrollar).
Estos programas se crean atendiendo a los principios de prevención, desarrollo y acción social y se dirigen a todos los demandantes a lo largo de su ciclo vital.

Algo importante en este modelo es que los usuarios de los programas son considerados agentes activos y participativos en el proceso, por lo tanto la intervención es grupal y directa; y la implicación de todos los agentes educativos y socio-comunitarios ya que los considera a todos agentes de cambio o transformación, por lo que todos participan en la planificación, diseño y elaboración de los programas.
Está basado en una relación simétrica entre personas o profesionales con estatus similares por lo que se da un trato de igualdad. Además de esta relación simétrica entre los profesionales se da una relación triádica: consultor, consultante y cliente.

Dicha relación puede ser realizada desde diversos enfoques: terapéutico, preventivo y de desarrollo.
Objetivos Satisfacer las necesidades educativas, personales y/o socioprofesionales de aquel que lo necesita. Evaluación de un contexto con el fin de detectar, seleccionar y priorizar las necesidades presentes en el mismo así como los destinatarios de la intervención. Ayuda a un tercero, que puede ser una persona o un grupo.
Finalidades Influir sobre la conducta que el cliente quiere modificar, tratando de proporcionar las condiciones que faciliten dicho cambio voluntario a través del empleo de las entrevistas. Potenciación de la prevención y mejora y satisfacción de las necesidades presentes en la “comunidad”. Solucionar el problema y/o mejorar los contextos y condiciones para que estos no se produzcan.




Clasificación de los modelos mixtos de intervención psicopedagógica:

·Modelo clínico o psicométrico:

Modelo individualista ya que se centra en el estudio del sujeto, fundamentalmente centrado en aspectos organísmicos y psicológicos y dejando al margen los aspectos contextuales.

En este modelo, la intervención tiene un carácter remedial, reactivo y terapeútico ya que la finalidad de la intervención es solucionar los problemas que van surgiendo.

Por lo tanto, su objetivo principal es diagnosticar a los alumnos (tanto sobre sus capacidades y aptitudes como sus dificultades) para clasificarlos o seleccionarlos y así tomar decisiones sobre su escolarización o la necesidad de incluirlos en programas al margen del currículum escolar.


·Modelo psicopedagógico: Los modelos psicopedagógicos tratan una intervención prioritariamente indirecta, grupal, interna, proactiva, la intervención directa se hace sobre programas. Gira entorno el modelo de programas potenciado por el modelo de consulta. La función del orientador es prioritariamente indirecta. La directa se concreta en el plan de acción tutorial. Es prioritariamente grupal, e interna. La integración curricular de los contenidos de orientación son el objetivo último como estrategia de intervención. Es proactiva enfocada a la prevención y desarrollo. Se realiza por programas, siendo opuesto al modelo clínico. La consulta es un elemento esencial, pretendiendo potenciar la intervención, lo que constituyen sistemas de programas integrados (SPI).

Es un modelo relacional ya que añade la consideración del contexto escolar del alumnado a la hora de realizar la intervención sobre el mismo. El objetivo principal es ajustar la enseñanza a la diversidad de usuarios existentes por lo que la finalidad no sería la prevención de las dificultades para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje.


·Modelo sociopsicopedagógico:o socio-comunitario que se diferencia del anterior en el alcance de la intervención. La idea principal es que parte de una intervención que abarca las relaciones que tiene la escuela con la comunidad. Es un trabajo coordinado entre profesionales del servicio de orientación e intervención psicopedagógica con profesionales externos.

Consideramos que los dos últimos modelos son los más apropiados, con más utilidad, aunque también deben tenerse en cuenta otros modelos en ciertos casos, como el clínico, cuando la situación lo requiere y los factores externos no influyen en el alumno.

Por lo tanto, la contextualización es realmente importante, a lo que los profesionales deben hacer siempre referencia, por eso consideramos que el modelos socio-psicopedagógico abarca no sólo al contexto escolar sino a las diferentes variables que influyen en los alumno.


2. Modelos de Asesoramiento:


Al tratar de analizar los diferentes modelos de asesoramiento, nos hemos visto con una gran variedad de definiciones, nosotros haremos referencia a las siguientes: En primer lugar la clasificación de Montero y Sanz, en segundo la llevada a cabo por Vélaz de Medrano y por último el aportado por Domingo Segovia.

Un documento que nos ha resultado interesante sobre los modelos de asesoramiento existentes es el de Montero y Sanz (2008) “Entre la realidad y el deseo: Una visión del asesoramiento” en el que se recogen cuatro modelos de asesoramiento:

-Técnico reparador

-Modelo de consulta triádica

-Colaborador animador o modelo cooperador

-Transformador, investigación o  modelo transformador


- Técnico operario “reparador” o modelo reparador:

Se percibe al alumnado como “problemático” y no como a un alumno con “problemas” o circunstancias familiares, educativas, comunitarias, sociales, globales… que están influyendo en él, son derivados por el profesor a un orientador que actuará en solitario para solventar ese problema. El objetivo principal es el diagnóstico de la deficiencia cara a la toma de decisiones y la elaboración de programas individualizados. Es evidente la similitud con el modelo clínico.image

 

- Modelo de consulta triádica:

Se produce una consulta tras la que el profesor lleva a cabo la intervención. Un aspecto relevante de este modelo es el papel de mediación que el profesor hace entre los otros dos elementos de la relación. El agente que actúa, el profesor. Asesor-profesor-alumno, modelo de consulta triádica en palabras de Jiménez Gámez y otros (2005)image





- Colaborador animador o modelo cooperador:

El asesor ayuda al profesor y lo asesora ante una dificultad  con el sujeto, que es objeto de la consulta, para que sea él quien actúe con el  alumno; pero además, como profesional, el asesor no duda en intervenir  directamente con el alumno si es preciso, pero sin perder de vista un enfoque  global, sistémico de la intervención, incluso haciéndolo de forma colegiada, en  equipo y desplegando los recursos humanos y materiales necesarios; tal vez  también de fuera del centro, del entorno, de la comunidad. Estamos ante lo que  se denomina consulta colaborativa, clara superación de modelos anteriores y  una de las bases del trabajo actual de asesores y asesoras.image


- Transformador, investigación o  modelo transformador:

 Hace referencia a un modelo más complejo que se basa en una una mezcla de todos ellos.

Son fundamentales las buenas relaciones -incluso la cordialidad- con los  diferentes miembros de la comunidad educativa, para potenciar el nivel de  colaboración. No es tarea fácil, pero se deben propiciar actitudes hacia un cultura colaborativa del profesorado frente a la balcanización e individualismos predominantes. La comunidad está relacionada y produce un trabajo más sistémico y más productivo. Hay que destacar el trabajo en red para que las propuestas se lleven a cabo y para que se puedan alcanzar las metas educativas que un centro se propone. La interrelación de los elementos implica que cuando uno de ellos se mueve el conjunto también lo hace por lo que el asesor debe estar atento a todo el proceso no tanto para poder interpretar los cambios sino para favorecer la comunicación entre todo el conjunto y la búsqueda de soluciones en un sistema de trabajo colaborativo, se identifica con un modelo sociopsicopedagógico.image



En el documento de Velaz Medrano, “El asesoramiento en educación no formal: una mirada desde los orígenes de este modelo de intervención”, también hemos encontrado otros dos modelos de asesoramiento entendidos desde una perspectiva diferente. Ambas modalidades están vinculadas con las teorías sociológicas del desarrollo, y las metas últimas del asesor están marcadas por valores como: igualdad de oportunidades, justicia social y el cambio social. En ellas, la intervención del asesor se centra en grupos sociales o comunidades desaventajadas como unidad básica de prevención y promoción del cambio social.


- Asesoramiento comprometido: Desde este marco teórico, el trabajo del asesor es un proceso de ayuda a la liberación y emancipación sociocultural de personas/colectivos desde el análisis y el conocimiento de las dinámicas sociales y la mentalidad de los grupos participantes. El objetivo a alcanzar es la emancipación de las personas o grupos participantes rompiendo con las claves de la cultura, que han sido establecidas inconscientemente por la influencia de la estructura social. El asesoramiento debe llevarse a cabo desde dentro del grupo y no desde fuera. El asesor trabaja con, y no sobre las personas. Los participantes deben ser considerados agentes de cultura y por ello el asesor debe pretender que ellos también se consideran así, pudiendo vencer el pesimismo y siendo activos en el cambio de su propio grupo del contexto de este.

- Asesoramiento comunitario: Compartiendo el compromiso social con el que se plantea su trabajo el asesor desde el enfoque comprometido, el asesoramiento comunitario aporta un elemento de gran importancia: la idea de asesorar es facilitar poder a una comunidad y sus miembros o una organización, es decir, aumentar su capacidad para tomar decisiones sobre su propia vida y lograr sus objetivos. En definitiva, la idea de desarrollo comunitario y de empoderamiento. El grado de este último va a depender de las necesidades detectadas en la comunidad.


Si atendemos a la situación del asesor también podemos citar estos distintos modelos de intervención extraídos del documento de Lourdes Montero y Ma Dolores Sanz Lobo Entre la realidad y el deseo, una visión del asesoramiento.

- Asesoramiento interno. El asesor se encuentra totalmente dentro del sistema, trabaja siempre dentro de la misma institución y depende orgánica y administrativamente de ella. Podríamos incluir en esta categoría a los tutores, profesores, especialistas de AL o PT...

- Asesoramiento externo. El asesor responde a una demanda concreta y puntual de la institución y no existe ningún tipo de dependencia respecto a dicha institución. Este apoyo puede darse desde la administración como por ejemplo desde CFRs, equipos específicos de apoyo...; otras administraciones como los Servicios Sociales, Servicios Culturales, Deportivos y de Ocio; otras instituciones y organizaciones privadas como asociaciones culturales . El apoyo externo tiene la función de “proporcionar oportunidades” de comunicación, de revisión teórica, de reflexión cooperativa y de presentación de experiencias a otros profesionales de la educación.

Desde esta perspectiva, podríamos apuntar que la relación de asesoramiento que se produce se caracteriza por ser voluntaria, de colaboración, en la que el poder, la responsabilidad y el compromiso son compartidos por los integrantes del grupo, donde los agentes internos mantienen el control sobre su proyecto, y los agentes externos aportan sus conocimientos y habilidades para hacer posible el desarrollo del mismo dando solución a situaciones escolares identificadas como problemáticas.

- Asesoramiento interno-externo. El asesor es un profesional de una entidad independiente pero trabaja periódicamente en una institución determinada, colabora con ella, sin que exista dependencia administrativa, pero sí funcional de la misma. Esta puede ser la filosofía del trabajo por programas cuando intervienen junto a los miembros del centro, responsables ajenos a él, como respuesta a una necesidad, como consecuencia de un trabajo en red (Grau, 2007).


Por último la aportación de, Domingo Segovia (2010: 70) hace referencia a dos modelos, el generalista y el especialista, cada uno de ellos representado por un tipo de asesor.

El gene contempla el papel del asesor como práctico reflexivo (Práctico/Generalista) centrado en los procesos, no directivo, interno y próximo, que lleva a cabo innovaciones de modo crítico y que es visto como un “colega crítico/espejo”. El otro de ellos es contemplado como un experto infalible (Académico/Especialista) centrado en los contenidos, que lleva a cabo intervenciones de tipo técnico, directivo, externo, cuya función es la implantación de medidas y que es visto como un experto.


3. ¿Son los mismos o existen diferencias?, ¿por qué esta división?

En nuestra opinión los modelos de orientación y de asesoramiento no son los mismos,aunque es cierto que podemos tomar dimensiones muy similares para clasificarlos. Por ello podemos encontrar ciertos paralelismos entre ambos tipos de modelos, vinculados tal vez a la relación existente entre ambas prácticas. En todos casos existen modelos más reduccionistas centrados en intervenciones de corte más individual y con un propósito más remedial y desde una perspectiva del asesor o el orientador como experto. Por el contrario unos son dirigidos a una mayor audiencia y con un enfoque más proactivo y desde una posición del agente, bien sea de orientación o asesoramiento, al mismo nivel que el beneficiario. La única diferencia que podemos ver es que habitualmente el asesoramiento se produce más de la segunda manera que de la primera, especialmente en lo relativo a la relación de igualdad entre los participantes en el asesoramiento. Pero también debemos añadir que la orientación cada vez va tomando posiciones más cercanas al trabajo con personas y no sobre o para personas por lo que parece que orientación y asesoramiento son prácticas que tienden a converger.


4. Referencias Bibliográficas


  • Vélaz de Medrano, C. (2005): El asesoramiento en educación no formal: una mirada desde los orígenes de este modelo de intervención. En C. Monereo e J.I. Pozo (coords.): La práctica educativa del asesoramiento a examen. Barcelona: Graó.
  • Pardo, J.C. y  García Tobío, A. (1997): Modelos de escuela y modelos de orientación. T.E., 185, 5-8.
  • Solé, I. (1998): Los modelos de intervención. En I. Solé, Orientación educativa e intervención psicopedagógica. Barcelona: ICE-Horsori.
  • Parras Laguna, A. et al. (2008): Orientación educativa: fundamentos teóricos, modelos institucionales y nuevas perspectivas. Madrid: OMAGRAF S.L.
  • Montero, L. y Sanz Lobo, M. D. (2008): Entre la realidad y el deseo: una visión del asesoramiento. En Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado.