Aprendiendo a conceptualizar...

 

Aprendiendo a conceptualizar:

Un recorrido por algunas definiciones importantes:

Cuando pretendemos delimitar la conceptualización del término asesoramiento se hace necesario revisar algunas definiciones. Por esta misma razón, a continuación presentamos cuatro de gran relevancia:

 

"El asesoramiento se puede definir como un proceso interactivo de ayuda- una serie de pasos secuenciados dados para alcanzar algún objetivo a través de las relaciones interpersonales-. Un participante en la transacción tiene un extenso conocimiento en una función específica, el asesor, y el otro, generalmente un profesional, el asesorado, se enfrenta con un problema relativo a su trabajo que requiere el conocimiento y perica del asesor para su solución o mejora" (Kadushing, 1977: 25).    


“El asesoramiento es una interacción en dos sentidos, un proceso de buscar, dar y recibir-ayudar. El asesoramiento se dirige a ayudar a una persona, un grupo, una organización o un sistema más grande para movilizar los recursos internos y externos con objeto de resolver las confrontaciones con problemas y ocuparse de esfuerzos de cambio.” (
Lippit y Lippit, 1986:1) 

“El asesoramiento es un servicio indirecto que tiene lugar entre profesionales de igual estatus. Es iniciado por el asesorado, quien tiene total libertad de aceptar o de rechazar los servicios en cualquier momento. Involucra al asesor y al asesorado en una relación confidencial y colaborativa que se configura por las siguientes metas que tiene el asesor: ofrecer un punto de vista objetivo; ayudar a mejorar las destrezas en la resolución de problemas; ayudar a incrementar la libertad de elección de acción del asesorado; apoyar al asesorado en las elecciones hechas; incrementar la conciencia del asesorado acerca de los recursos válidos para tratar con los problemas persistentes”. (Autrey, 1990:3)

“Se suele aplicar la denominación de asesoramiento a labores en las que participan profesionales de igual estatus con el propósito de resolver problemas encontrados en la práctica profesional. Uno de los participantes, justamente el que tiene el problema, demanda ayuda para resolverlo y el otro está en situación de corresponder a esta petición, ofreciendo recursos variados para contribuir a encontrar la solución. Se suele definir como un servicio indirecto, porque no recae en los clientes de la institución, estudiantes, ancianos o enfermos, sino que incide directamente sobre éstos al servir al profesional que trata con la clientela”.   (Rodríguez Romero, 1996: 16) 

Al delimitar las peculiaridades de esta labor a partir de diversas concepciones sobre el asesoramiento, nos encontramos ante una serie de concordancias en ciertos aspectos. Siguiendo la revisión realizada por Rodríguez Romero en 1996, estos aspectos son los siguientes:

-        Ser un servicio indirecto que recae sobre el profesional que trata con la clientela y no directamente sobre  ésta.

-        Ser una interacción o comunicación bidireccional dedicada a la ayuda.

-         No limitar la capacidad de elección y decisión del asesorado

-        Producirse entre profesionales del mismo estatus, sin diferencias de posición y de poder

-        Los participantes pueden ser individuos, grupos o instituciones

-        Tratar asuntos y problemas prácticos

-        Trabajar sobre la base de acuerdos negociados

-        Acompañar la resolución de problemas con la capacitación para enfrentarse con éxito a problemas similares.

 Tras analizar y revisar las aportaciones hechas por diversos autores sobre la conceptualización del término asesoramiento, podríamos elaborar una definición integradora del mismo, que recogiera todos los aspectos anteriormente citados.  Ésta se enunciaría de la siguiente manera:

El asesoramiento es un servicio indirecto que tiene lugar entre profesionales de igual estatus. Está basado en un proceso interactivo de ayuda (asesor-asesorado) y se puede concretar  con la capacitación (empowerment) del asesorado, a partir del trabajo sobre acuerdos negociados. Por tanto, el asesor cumplirá su función cuando el asesorado logre resolver con éxito sus asuntos prácticos y esté en condiciones de enfrentarse a problemas similares.

  • ¿Qué os parece esta definición?¿Sería ésta una buena reconceptualización de las anteriores?
  • ¿Añadiríais o extraeríais algo a los aspectos propuestos por Rodríguez Romero en 1996? ¿Quizás se eche en falta el carácter optimizador del asesoramiento que aparece reflejado en dos de las cuatro definiciones?

¡Ánimo con este ejercicio de inteligencia colectiva!