Animaros y opinar!

http://www.e-faro.info/CASTELLA/EChistes/EChedu.html

Animaros y opinar!

 

¿Qué pensáis acerca de esta viñeta? ¿Creéis que esto todavía ocurre hoy en día? ¿Y del papel del director, os parece el más adecuado? ¿Alguien cree que algunos profesionales del ámbito educativo siguen viendo la pedagogía desde la perspectiva de este director? En la institución en la qué estáis realizando el Prácticum, ¿observasteis algo de esto hasta el momento?

 

En mi opinión y doliéndome mucho como futura pedagoga me parece que todavía siguen existiendo en las escuelas algunos profesionales del ámbito educativo qué opinan cómo este director; ya que le sigue dando más importancia a los contenidos, planificación, etc. que a la propia motivación de los alumnos a la hora de abordar un tema, que al trabajo en equipo, que a relacionar todos los contenidos con la vida cotidiana de los alumnos, etc. Pero pienso que muchas veces esto es debido a la resistencia que ofrecen algunos docentes por cambiar su metodología de trabajo.

 

Y en relación a la última pregunta qué plateé, en mi institución (Centro Penitenciario de La Lama) no existe por parte del director esta actitud además de que por el contexto en el que estoy es imposible, ya que el número de alumnos no es constante a lo largo del curso (ya que algunos van de permisos, otros salen en libertad, etc; es decir; hay altas y bajas en el número de alumnos todos los días) y eso imposibilita mucho el seguir una programación estricta.

Por último añadir que debido al contexto en el que están es fundamental trabajar la motivación para que así vuelvan a asistir a la escuela (ya que en dicho contexto van de manera voluntaria), como por ejemplo, llevarle todos los contenidos a la práctica; es decir; a su vida diaria, para que vean la importancia qué tienen; trabajar con ellos el respeto, la empatía, etc.

Sin embargo es muy difícil trabajar en equipos ya que la conducta de los internos es muy variada y esto les lleva a grandes conflictos (esto a los internos no les interesa que ocurra, porque sino se abre un parte de incidencias)

Por lo tanto como se puede observar, aquí los docentes tienen que combinar los contenidos con la motivación, el interés de cada alumno, los aprendizajes previos que tengan, etc. Por lo tanto no se puede seguir una programación de manera estricta, sino que el docente se tiene que adaptar a los cambios que le van surgiendo a lo largo del curso.

Comentarios

  • Isabel Cristóbal Armas

    Hola Lorena!

    Me ha gustado mucho tu viñeta. En un pricipio te quedas pensando, ¿Esto es una broma?¿De verdad esto sigue pasando? y lamentablemente es así, aunque gracias a Dios no es algo generalizado.

    Muchas veces, las prisas por llegar a los objetivos mínimos de los colegios, hace que se trabaje solamente pensando en completar una libreta de notas, como quien desea terminar de rellenar folios y listas. Y esta manera de trabajar no es buena para un profesor y ni para sus alumnos ya que no es lo mismo trabajar con números que con personas.

    Cuando salimos de magisterio, no nos dicen que, al llegar a un centro educativo, tendremos poco tiempo para cumplir una serie de objetivos mínimos y que no tendremos tiempo para disfrutar de nuestros alumnos y de nuestra labor. De esta manera nos desbordamos y la ilusión que traíamos a la escuela para compartirla con el alumnado,  se desvanece en una nube de preocupaciones.

    Pienso que a pesar de nuestras obligaciones, debemos mantener ese espíritu de profesor real, profesor que sabe que trabaja con personas, no con números y que al ser así sabe que, si no hay motivación, no hay aprendizaje real.

    Un saludo.

  • iris

    Hola Lorena, pues en entradas anteriores en mi blog hablé de la importancia de la motivación en el aula por parte del profesor; ya que no se trata de trasmitir conocimientos sino de que los conocimientos lleguen al alumnado. Por lo que considero que los objetivos de los profesores no se trata sólo de dar el programa que tengan sino que los alumnos y alumnas lleguen a comprender lo máximo posible de los puntos del programa; por lo que considero que la tarea del profesor es trasmitir los conocimientos con técnicas de motivación ya que son imprescindibles para captar la atención del alumnado. Un ejemplo, puede ser introducir videojuegos educativos en el aula.