Clase del 24 de octubre!

                En la clase del 24 de octubre, iniciamos la sesión con una comparación entre asesoramiento y orientación, dos prácticas emparentadas en sus metas más valiosas: la ayuda y el apoyo al sistema educativo.  Cabe destacar que este parentesco es en el sentido de apoyo al sistema educativo.

                A través de un cuadro que comparaba ambas prácticas, y mostraba sus características más destacables, nos quedó aún más claro la diferencia entre ambas. Aunque en ese cuadro, ambas columnas relativas a cada una de las actividades parecen opuestas (orientación: directa asimétrica, unidireccional; asesoramiento: indirecta, horizontal, bidireccional), no son antagónicas, sino que, en palabras de Lourdes Montero, la orientación está atravesada por el asesoramiento.

                La profesora nos mostró como el asesoramiento está, según Rodríguez Romero y Moreno Olmedilla, comprometido con aspectos curriculares. De este aspecto indagaré más y reflexionaré en posteriores entradas, así como de las orientaciones del asesoramiento curricular, y de los modelos de asesoramiento propuestos por Imbernón. También nos explicó, el papel del psicopedagogo/a como técnico operario “reparador”, como colaborador animador, y como transformador, investigado, todo ello en palabras de Fernández Sierra.

                A continuación, y en relación a la actividad grupal que tuvimos que hacer con anterioridad, Lourdes nos mandó escoger un modelo, analizar su pertinencia, poner un ejemplo de ese modelo en la vida real, y buscar en la Red algún vídeo que lo represente. Mi grupo de trabajo eligió el modelo de consulta, y después de explicarlo, pusimos un ejemplo personal, de dos chicas que vieron la representación de ese modelo en sus correspondientes prácticas. Como vídeo elegimos uno, realizado por alumnos de pedagogía, que a modo cómico, nos explicaba, como si de una película se tratase, la manera de llevar a cabo este modelo.

                Debido a esta actividad llegamos a la conclusión de que un modelo es una representación de una situación, pero que no tiene por qué ser idéntica; que los modelos se corporeizan en los profesionales que los representa, ya que un mismo modelos tiene unos determinados matices en función del sujeto que lo lleve a cabo; que no hay modelos puros, que no tenemos porqué utilizar un determinado modelo, sino que pueden complementarse en la acción, o uno u otro en función de la situación; que cada profesional puede elegir uno u otro modelo, y eso no tiene porqué significar que uno sea bueno o malo, o mejor o peor; y que hay modelos tanto de orientación como de asesoramiento, y que los de orientación también pueden ser de asesoramiento y viceversa.

                A continuación, Lourdes nos propuso llevar a cabo un ejercicio basándonos en la técnica de acuario o cáscara de cebolla, la cual implica trabajar sobre algo teniendo como elemento de referencia un conjunto de personas que se sitúan como relatores y otro grupo como observadores. La idea era profundizar en las lecturas citadas  por la profesora (“Entre la realidad y el deseo” y “Comprender y redireccionar las prácticas de asesoría”), y sacar el máximo partido a lo que el autor plantea. Para ello, nos dividimos la clase en anillo 1(relatores), anillo 2 (observadores) y grupo clase. Así, esta será la actividad a realizar en la siguiente clase.