La confluencia de caminos a lo largo de nuestro viaje

La confluencia del asesoramiento y la orientación como prácticas de apoyo

Para poder abordar un tema tan complejo como el que nos aborda, es necesario revisar diversa literatura existente sobre el mismo.

Existe un artículo titulado La confluencia del asesoramiento y la orientación como prácticas de apoyo (Rodríguez Romero, 1998), que para muchos autores es la obra por excelencia para afrontar dicho reto. De hecho, en palabras de Juan Manuel Moreno Olmedilla (2004) esta obra constituye un “artículo fundamental para comprender los lazos de parentesco de ambas prácticas de apoyo [en la cual se] describe argumentalmente las discrepancias y afinidades entre ambas [y finalmente, se] articula un espacio de confluencia [donde ambas prácticas se encuentran]”

Por tal motivo, y “siguiendo las huellas” de esta autora, he elaborado una síntesis clarificadora de todo, lo que bajo mi punto de vista, este artículo nos revela. Para ello, me ha parecido adecuado comenzar exponiendo aquellos puntos que acercan y alejan los caminos del asesoramiento y de la orientación a confluir en un mismo punto; para posteriormente, adentrarme en ese espacio de confluencia.

                                                       Seguir las huellas de los demás

Así, en primero lugar, expondremos aquellos aspectos en  los caminos del asesoramiento y la orientación parecen confluir. Estos son:

  • El asesoramiento y la orientación están consideradas como prácticas de apoyo: surgen con el pretexto de ayudar, mejorar o sustentar las acciones implicadas en el proceso de enseñanza aprendizaje.
  • El asesoramiento y la orientación tienen un marcado carácter reformista: la aparición de estas prácticas de apoyo está ligado a la escolarización de grandes masas, proceso que implicó una serie de cambios sociales y educativos.
  • Los profesionales de apoyo, son un grupo de especialistas pedagógicos con un conocimiento legitimado de las prácticas educativas que se consideran oficialmente apropiadas.

                                                              caminos que se unen.jpg

 

Sin embargo, como pudimos comprobar y aunque no podemos obviar los lazos de parentesco existentes entre ambas prácticas de apoyo, es necesario especificar que cada una de ellas, asesoramiento y orientación,  muestran una personalidad propia que marca claras diferencias entre ambas. Estas diferencias son las siguientes:

 

La orientación…

  • Históricamente aparece ligada con el término “guidance” (labor orientada hacia asuntos profesionales) y posteriormente con el “couseling”(labor orientada hacia asuntos académicos y personales).
  • Actualmente, puede decirse que es una práctica relativamente nítida con una personalidad bastante consolidada: presenta estrategias y herramientas bastante delimitadas y su trayectoria está legitimada por directrices fundamentalmente psicológicas.
  • Es concebida como una estrategia unidireccional de detección, tratamiento y prevención de problemas (personales, vocacionales, de aprendizaje…) que inciden de forma negativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje y siendo tratados mejorarían  la vida de quienes los presentan.
  • Es  una práctica directa: está realizado por un profesional de la educación que actúa directamente con el sujeto/s que presenta/n los problemas.
  • Se trabaja con sujetos en “desventaja” que debido a su minoría de edad, clase social, etnia o personalidad sienten dependencia respecto el saber y las formas del orientador/a.
  • Es una práctica de “expertos con una cualificación específica que establece diferencias con el profesorado en cuanto a su estatus profesional (ligada al conocimiento experto)
  • Ha estado marcada por la tendencia terapéutica y diagnóstica, donde el ajuste, la categorización  y la estandarización de sujetos se han convertido en sus líneas principales de actuación, a través de procedimientos objetivos.

 

 

El asesoramiento…

  • Históricamente aparece ligada con el término “consultation”, “adviser” y “advisory services” que aluden a la consideración, deliberación  y reflexión en relación con consejos, recomendaciones o sugerencias promovidas a partir de la interacción con otros sujetos que no tienen el problema o  de una situación que desencadena la petición de ayuda o apoyo.
  • Presenta una identidad difusa: En palabras de Rodríguez Romero (1995): “El asesoramiento en educación se ha  configurado sobre la base de prácticas más arraigadas en la enseñanza  y   los profesionales que se han ocupado de ella han ido construyendo su modo de trabajo a partir de su experiencia en otras labores, como profesores, formadores, orientadores, etc.”
  • Es concebida como una interacción o comunicación bidireccional dedicada a la ayuda y va más allá de la simple resolución de problemas, porque además persigue la capacitación (“empowerment”) de los sujetos para lograr enfrentarse a problemas similares en un futuro.
  • Es  una práctica indirecta que recae sobre el profesional que trata con la clientela y no directamente con esta.
  • Traslada el foco de atención del estudiante al profesorado: es un servicio que trata de mejorar la situación de los escolares u otros clientes, comunicándose con el profesorado y brindándose a resolver sus problemas estrictamente profesionales.
  • Se produce entre profesionales del mismo estatus sin diferencias de poder ni posición. Se le otorga al profesional poder para definir, según su criterio, l intervención sobre su propio trabajo en relación con los escolares a su cargo.
  • En educación, el asesoramiento aparece ligado a la profesionalización de la reforma y a la aparición de agentes de cambio preparados para desarrollar en las escuelas las mejoras pensadas y alentadas por las Administraciones Educativas.
  • El asesoramiento está  más comprometido con aspectos curriculares (relacionados con la definición de propósitos del centro, estilos de enseñanza, currículum oculto, prácticas de evaluación, reglas y rituales), organizativos y de desarrollo profesional.

                                                           Caminos que se separan

Una vez analizados los diferentes aspectos que separan y unen los caminos del asesoramiento y la orientación, es necesario imaginar un espacio de confluencia en la que ambas prácticas se encuentren. Asimismo, este espacio no puede ser un espacio cualquiera sino que  ha de caracterizarse por los siguientes aspectos:

⁻         La construcción de nuevos roles profesionales a partir de la reflexión de las sus propias creencias y  de ciertas formas prácticas en la que se desenvuelvan adecuadamente el uso de poder, el ejercicio del liderazgo y su buena imagen y la de la comunidad. En este sentido se convertirán en ejes básicos del asesoramiento, aspectos tales como la colaboración, el trabajo en red o la dinamización de proyectos de innovación, tal y como argumentan Montero y Sanz en su obra titulada entre la realidad y el deseo: una visión sobre asesoramiento.

⁻         La competencia del asesor estará vinculada al conocimiento generado en la práctica. El asesor deberá poseer conocimientos específicos sobre enseñanza, organización escolar y profesorado; y además, deberá estar abierto a diferentes marcos epistemológicos interdisciplinares.

⁻         La simetría en las relaciones sólo estará garantizada a través de la colegialidad. Esta colegialidad se hará patente a través de procedimientos de trabajo participativos y puntos de vista negociados

Para finalizar este artículo, y comprobado cómo el asesoramiento y la orientación son dos prácticas de apoyo, tan semejantes como diferentes, que podrán llegar a confluir en un futuro;  me parece fundamental recoger unas palabras dichas por la propia autora. “Hay cauces para el diálogo de ambas labores, asesoramiento y orientación [pero] es esta última la que tiene un camino más largo que recorrer. Pero ambas, en tanto a prácticas de apoyo, van a enfrentarse a problemas comunes y van a compartir similares escenarios, de modo que, probablemente vamos a asistir a la creación de formas novedosas, fruto de esta interacción.”

Y María del Mar Rodríguez no va nada desencaminada si tenemos en cuenta que se está a producir un paulatino relevo de los modelos técnicos de relación  e intervención psicopedagógica y los de facilitación experta por otros más cooperativos y atentos a dimensiones curriculares, organizativas y del desarrollo profesional del profesorado;  bajo los que se empieza a establecer un prometedor terreno de confluencia entre orientación y asesoramiento (Moreno Olmedilla, 2004)

                                                   confluencia de caminos

 

Bibliografía empleada:

  • Rodríguez Romero, M.M. (1996). El asesoramiento en educación. Málaga: Ediciones Aljibe
  • Rodríguez Romero, M.M. (1998):Asesoramiento y Orientación: dos prácticas que convergen. En X. de Salvador y M. L. Rodicio(Coords). Sympsoisium sobre a orientación ¿Para onde camiña a orientación? USC: Servivio de Publicacións.
  • Moreno Olmedilla, J.M (2004): Organización y gestión de centros educativos. Madrid:UNED