Autoridad de los docentes (Galicia)

Hoy voy a hablar acerca de la autoridad del docente, concretamente en la Comunidad Autónoma de Galicia.

 

En el DOG (Diario Oficial de Galicia) nº 136, Viernes 15 de Julio de 2011 en la página 19676 aparece recogida la Ley 4/2011, de 30 de junio, de convivencia y participación de la comunidad educativa. Yo de esta me voy a centrar en el título II (Derechos y deberes de convivencia y participación directa) y en el Título III de dicha Ley (Normas básicas de convivencia en los centros docentes), Capítulo I (Disposiciones Generales)

 

Para empezar voy a centrarme en el artículo 8 (Título II: Derechos y deberes de convivencia y participación directa). En este artículo 8 aparecen recogidos los deberes y derechos de los docentes, los cuales expondré a continuación.

 

En cuanto a los derechos que tienen los docentes son los siguientes:

  • A ser respetado, recibir un trato adecuado y ser valorado por el resto de la comunidad educativa y la sociedad en general en el ejercicio de sus funciones.

  • A desarrollar su función docente en un ambiente educativo adecuado en el que se preserve en todo caso su integridad física y moral.

  • A participar y recibir la colaboración necesaria para la mejora de la convivencia escolar y de la educación integral del alumnado.

  • A que se le reconozcan las facultades precisas para mantener un adecuado ambiente de convivencia durante las clases y las actividades y servicios complementarios y extraescolares.

  • A la protección jurídica adecuada a sus funciones docentes.

  • A participar directamente en el proceso educativo cuando sea consultado por la Administración educativa, en los términos previstos en el título IV de la presente ley.

  • A acceder a la formación necesaria en la atención a la diversidad y en la conflictividad escolar y recibir los estímulos más adecuados para promover la implicación del profesorado en actividades y experiencias pedagógicas de innovación educativa relacionadas con la convivencia y la mediación.

 

Y son deberes del profesorado:

  • Respetar y hacer respetar las normas de convivencia escolar y la identidad, integridad y dignidad personales de todos los miembros de la comunidad educativa.

  • Adoptar las decisiones oportunas y necesarias para mantener un adecuado ambiente de convivencia durante las clases y las actividades y servicios complementarios y extraescolares, corrigiendo, cuando le corresponda la competencia, las conductas contrarias a la convivencia del alumnado o, en caso contrario, poniéndolas en conocimiento de los miembros del equipo directivo del centro.

  • Colaborar activamente en la prevención, detección y erradicación de las conductas contrarias a la convivencia y, en particular, de las situaciones de acoso escolar.

  • Informar a las madres y padres o a las tutoras o tutores sobre el progreso del aprendizaje e integración socioeducativa de sus hijos o hijas o pupilos o pupilas, cumpliendo las obligaciones de disponibilidad dentro del horario establecido en el centro para la atención a los mismos que le imponga la normativa de aplicación.

  • Informar a los responsables del centro docente y, en su caso, a la Administración educativa de las alteraciones de la convivencia, guardando reserva y sigilo profesional sobre la información y circunstancias personales y familiares del alumnado.

 

 

Después de tener claro cuales son los deberes y derechos de los docentes, voy hacer referencia al Título III de dicha Ley (Normas básicas de convivencia en los centros docentes), Capítulo I (Disposiciones Generales) concretamente en el artículo 11, el cual hace mención a la condición de autoridad pública del profesorado.

En ella aparece recogido lo siguiente:

  • En el ejercicio de las funciones directivas y organizativas, docentes y de corrección disciplinaria, el profesorado ostenta la condición de autoridad pública y disfruta de la protección reconocida a tal condición por el ordenamiento jurídico.

  • En el ejercicio de las funciones de corrección disciplinaria, los hechos constatados por el profesorado y que se formalicen por escrito en documento que cuente con los requisitos establecidos reglamentariamente tienen presunción de veracidad, sin perjuicio de las pruebas que en su defensa pudiera señalar o aportar el alumnado o sus representantes legales cuando fuese menor de edad.

  • El profesorado está facultado para requerir al alumnado, dentro del recinto escolar y también durante la realización de actividades complementarias y extraescolares, la entrega de cualquier objeto, sustancia o producto que porte y que esté expresamente prohibido por las normas del centro, resulte peligroso para su salud o integridad personal o la de los demás miembros de la comunidad educativa o pueda perturbar el normal desarrollo de las actividades docentes, complementarias o extraescolares.

     

El requerimiento previsto en este apartado obliga a la alumna o alumno requerido a la inmediata entrega del objeto, que será depositado por el profesorado en la dirección del centro con las debidas garantías, quedando a disposición de la madre o padre o de la tutora o tutor, si la alumna o alumno que lo porta fuese menor de edad, o de la propia alumna o alumno, si fuese mayor de 18 años, una vez terminada la jornada escolar o la actividad complementaria o extraescolar, todo ello sin perjuicio de las correcciones disciplinarias que pudieran corresponder.

 

 

Como se puede observar, esta Ley de convivencia y Participación de la Comunidad Educativa fue creada con el fin de otorgarle mayor seguridad jurídica al profesorado, recuperar valores esenciales al sistema educativo, como la responsabilidad y el respeto, a la vez que mejora la convivencia en los centros.

En concreto la de Galicia (Ley 4/2011 de 30 de Junio) reconoce como tal a los profesores y el derecho a asistencia jurídica de los docentes y del personal que dependa de la administración educativa. La normativa incorpora también la regulación de la participación, régimen y procedimiento disciplinario. La norma habilita también al profesor para poder requisar objetos, productos o sustancias peligrosas o prohibidas.

 

  

Indagando sobre esto, he encontrado una noticia en el periódico “20 Minutos” en la cual me llamó la atención una frase expresada por el sindicato CCOO (Confederación Sindical de Comisiones Obreras): "La autoridad que realmente necesita el profesor es el reconocimiento de su labor diaria, por parte de los gobernantes y del resto de la sociedad".(http://www.20minutos.es/noticia/1268922/0/ )

 ¿Qué opináis acerca de esto? ¿Creéis que tienen razón?¿Es verdad que la profesión docente está desvalorada? Y acerca de la autoridad del profesor ¿estáis a favor o en contra?

Desde mi punto de vista pienso que tienen razón en que la profesión docente está desvalorada por la sociedad, pero pienso que esto no tiene tanta relación con la autoridad docente; ya que opino que para respetar a los docentes hay que tener una serie de valores y una educación que en la sociedad de hoy en día estos son muy escasos; por lo tanto, por mucho que se reconozca el labor profesión de estos docentes no se va acabar con el bulling, el acoso al profesorado, etc. Primero hay que educar en valores, educación y así se conseguirá respetar al docente y valorar su profesión.

 

 

Webgrafía utilizada:

http://www.xunta.es/dog/Publicados/2011/20110715/AnuncioC3B0-050711-4046_es.html

http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/educacion-saca-adelante-ley-refuerza-autoridad-docente/idEdicion-2011-06-29/idNoticia-683059/

http://www.larazon.es/noticia/6521-los-profesores-ganan-autoridad

http://www.20minutos.es/noticia/1268922/0/