Parémonos a reflexionar en el cambio. Máquina de la Escuela y el Paradigma del Sistema Educativo

Hace aproximadamente treinta años, un profesional de la educación llamado Francesco Tonucci, por medio de una viñeta titulada "La máquina de la escuela" hizo una fuerte crítica a la escuela de esa época (1970). Me remito a ella por el siguiente motivo. En la última sesión hemos tratado la temática del cambio de una óptica similiar, desde las propias organizaciones entendidas como pequeñas culturas que no están aislada del entorno que les rodea. El cometido del asesoramiento en las organizacións que quieren cambiar, se parte de las propias inquietudes, necesidades e intereses de las personas implicadas, y aunque semejan ser pequeños cambios -de una manera u otro- irán afectando de forma positiva a la organización, al centro escolar.

Remitirme a esta viñeta tiene una razón importante. Como asesoras y asesores debemos reflexionar sobre la práctica asesora, sobre las prácticas que se llevan a cabo en los centros escolares, informarnos de las necesidades y expectativas que la sociedad deposita a las escuelas, y al llegar a los centros escolares, transmitirle la importancia del trabajo colaborativo y comunicativo, practicando esa ética del hablemos pero también del escuchemos para coformar un planteamiento de mejora y cambio en el que se vean reflejadas aportaciones de cada una de las personas implicadas.

http://alberlopez81.blogspot.com.es/2011/03/tonucci-y-su-maquina-de-la-escuela.html

En primer lugar, se debe tener clara que la crítica que pretende expresar Tonucci se ambienta en una etapa distinta pero que, si nos detenemos a reflexionar, podemos encontrar ciertas similutes con lo que aconte en la actualidad.

Podemos ver en un primer lugar, al alumnado diverso (diferentes intereses, motivaciones, personalidades, conocimientos, niveles de aprendizaje, etc) que entra en el centro escolar (haciendo un símil con una máquina, recordemos los planteamientos iniciales por los cuales se crearon las escuelas). Ese alumnado se sitúa de forma pasiva, recibiendo unos conocimientos que les son inyectados; hablamos por tanto no de una producción de conocimientos sino una mera reproducción que alguien ha seleccionado como necesarios y suficientes para todo el alumnado (homogeneidad), situándose como meros espectadores. Sin embargo, la escuela fracasa en sus esfuerzos, por lo que tiene una vía de escape (tubo de desechos) para el alumnado que no es capaz de adaptarse, de seguir ese ritmo, que tiene diferentes capacidades, etc. Por esa vía de escape saldrían las clases especiales, los retrasos, la ignorancia, etc. 

Por otro, el alumnado que consigue asimilar lo enseñado sale del centro escolar (máquina) como si hablásemos de meros robots, con unos conocimientos iguales. Sería la clase de alumnado que estaría en condiciones para adaptarse de forma óptima a la sociedad (carretas, cultura, dignidad, poder, bienestar,etc.). En sus inicios la escuela tenía una meta muy diferente a las pretensiones actuales de la educación.

También se puede sustraer la nula comunicación que existe entre el personal que trabaja en la escuela/máquina de la escuela. Al mismo tiempo que existe una jerarquía entre ellos, donde los trabajadores/as o profesionales que se sitúen en escalones más bajos actúan conforme a esa cadena de montaje. 

Cumple también señalar el desecho del material didáctico de tipo, no siendo necesario para la educación o, más bien, domesticación y sumisión.

Igualmente, también reivindica la prohibición de acceso la comunidad, calificándolos como "personal ajeno", donde se incluye a: padres, periódicos, política, cultura popular. Se habla entonces de un aislamiento de la escuela de su entorno próximo, como si no fuese ni necesario ni adecuado la comunicación con la comunidad escolar y otros sectores implicados en la educación.

En la actualidad, la situación ha cambiado -por suerte-, sin embargo, nos situamos ante la misma estructura organizativa (tiempos marcados, espacios organizaciones de la misma manera, alumnando organizado por edades, el timbre, etc.); algunos de los muchos de los elementos desde los que debemos reflexionar tanto docentes como asesoras y asesores. 

Debemos caminar a conseguir aprendizajes significativos (y alejarnos de la reproducción sistemática). Debemos caminar acorde a los valores que proponemos (igualdad de oportunidades, equidad), donde el sistema de evaluación final, sumativa no es ni útil para formar y mejorar ni para atender a esa diversidad y riqueza de alumnado -hablamos de una educación de calidad con todos y todas y para todos y todas-. Debemos contemplar perspectivas distintas, en que los profesionales debemos tener nuestras responsabilidades y funciones individuales, que los demás deben respetar y nosotros igualmente a las labores de los demás. Otra esencial es el trabajo colaborativo de todos los agentes implicados en la educación, formando verdaderas comunicades de aprendizaje, donde poder coimplicarse y dar una coherencia interna y complementen las actividades profesionales indiduales que debemos tener -marcadas por nuestro perfil profesional-. Igualmente debemos contemplar otras miradas y disponernos para la escucha, entendiendo que la escuela es parte de la sociedad y, de cualquier manera, debemos rendirle cuentas al igual que debemos satisfacer sus necesidades y expectativas realistas y coherentes. En suma, debemos crear redes de trabajo colaborativo para caminar todos en la misma dirección. Dirección que, tras reflexionar sobre ella y debatirla, llegamos a consenso de que era la que todos queríamos.

Para finalizar, y ya con lo señalado, también dejo un pequeño vídeo titulado "El Paradigma del Sistema Educativo" (

) de Ken Robinson (experto internacional en el desarrollo de la creatividad, innovación y recursos humanos). En el mismo se puden extraer reflexiones, que siguen la misma línea de las ya planteadas, como:

  • El sistema educativo está planteado desde una mentalidad de cadena de montaje, como si los niños tuviesen una fecha de fabración.
  • Se precisa un cambio de paradigma, alejándonos de la estandarización de exámenes y currículums, y valorando la creatividad y el pensamiento divergente.
  • ¿Cuántos usos tiene un clip? Si se le plantea esta pregunta a un escolar puede, o bien imaginarse en su mente la forma de un clip convencional o bien, imaginar un clip grande y que midiese nueve metros. Debemos preguntarnos ¿Hay una única respuesta?
  • En relación con ello hace referencia a un estudio longitudinal de los mismos niños desde el jardín de infancia, a los 8 o 10 años y 13 o 15 años. Se puede ver como progresivamente la capacidad creatividad se deteriora. 
  • El sistema educativo que quiere representar entiende que está modelado del interés de la industria a su imagen y semejaza. Ejemplos de ello son: el timbre, agrupar los niños por edades, los tiempos y espacios rígidos, etc.
  • En favor a los profesores y profesoras, señala que esta situación es así no por ellos sino por la reserva de la genética de la educación. 
  • Señala, a este respecto, tres aspectos condicionantes: a) quitar la distinción entre lo académico y lo no académico (relativo a lo emocional), b) a veces se aprende mejor en grupos pues la colaboración potencia el crecimiento (no atomiarlos, separarlos y juzgarlos por separado de su ambiente de aprendizaje natural) y, por último, b)  hay que tener en cuenta cultura de la institución (sus costumbres y los entornos que ocupan).

 

Aunque estoy segura que muchos de vosotros en algún momento ya habéis visualizado estos dos recursos, quisiera retormarlos para reflexionar sobre ellos y poder conocer más y diferentes lecturas sobre un mismo hecho, la educación.