bullying escolar

La sociedad de hoy en día está demasiado acostumbrada a recibir cantidades inmensas de información de toda clase y, es por esto, que intentamos discriminar temas según su importancia o actualidad.  En los tiempos que corren, es normal que centremos nuestra atención en el ámbito educativo a los recortes educativos y sus consecuencias más directas, puesto que son temas que tanto en medios de comunicación como en el día a día predominan sobre otros. Desafortunadamente, esto no quiere decir que aquellos problemas que ya existían anteriormente hayan desaparecido.

El artículo que dejo en esta entrada trata sobre un caso de bullyng llevado al extremo, trayendo consigo consecuentas nefastas. Cuando hablamos de bullying nos referimos a una agresión que se caracteriza por el repetido acoso físico, verbal y psicológico, sin mediar provocación, que un/os sujeto/os (matones)  ejercen sobre otro/s (víctimas)  con el propósito de establecer una relación de dominancia que les reporte una gratificación social o individual ( García Orza, 1995 ).

En relación con la formación del profesorado, planteo a continuación una serie de estrategias (García, 1997)que se espera que ponga el profesorado en marcha para convatir problemáticas como la tratada en esta entrada:

A nivel global:

Sería necesario generar un clima escolar de cooperación.

Generar actitudes negativas hacia la agresión.

Hacer consicentes a alumnos y profesores de los efectos negativos del matonismo.

A nivel individual:

Favorecer la toma de la perspectiva cognitiva del otro y la percepción objetiva de estímulos ( a través de técnicas de resolución de problemas, dinámicas de grupo tanto para agresores como para alumnos..)

 

A modo de conclusión decir que, sabiendo que la tarea tanto de los centros educativos como del profesorado es sumamente compleja, hay ciertos aspectos que no se deberían dejar nunca atrás, pues sus consecuencias pueden ser realmente graves.

Comentarios

  • Lourdes Montero

    Hola Alba: Vivimos en un mundo tremendamente mediatizado de manera que determinados temas saltan a los distintos medios -redes sociales incluidas- y desaparecen con la misma facilidad con que aparecieron. Y tienes razón, hay temas que deben preocuparnos como profesionales de la educación siempre y nunca, nunca, mirar para otro lado hasta conseguir que no se reproduzcan situaciones de acoso y dejemos por superada la división en matones y víctimas

    Ánimo para trabajar este portafolio con energía.

    Hay dos citas en tu comentario, García ¿es García Orza (1995)?. No olvides citar la fuente manejada.

    Saludos

    Lourdes