La educación del futuro.

            A continuación os dejo el enlace a un vídeo muy interesante que he encontrado en la Red, titulado “La educación del futuro”: http://juanjoyraquel.blogspot.com.es/2012/01/la-educacion-del-futuro.html.

            En él, se explica la situación del sistema educativo, y como deberíamos romper con él para evolucionar hacia una educación adecuada para el futuro. Voy a tratar de resaltar los puntos más relevantes del mismo, aportando a la vez mi opinión personal.

             El sistema educativo actual está intentando afrontarse al futuro utilizando la misma metodología que en el pasado, y eso constituye un grave error, porque la sociedad, el ambiente, la cultura, etc. ya no es igual. Todo ha cambiado. Antes se les decía a los alumnos que si estudiaban y sacaban buenas notas llegarían a tener un buen trabajo. Eso, en la actualidad, no se les puede decir a los niños porque no lo creen, porque no es verdad; tener estudios no garantiza el encontrar trabajo (aunque también es cierto que es mejor poseer una titulación que no tener nada).

            El sistema educativo actual fue diseñado para una era diferente. Fue concebido en la cultura intelectual de la Ilustración y en las circunstancias económicas de la Revolución Industrial. Antes de la mitad del siglo XIX no había sistemas educativos publicos. La idea de educación pública era una idea revolucionaria y no la aceptaban, ya que pensaban que enseñar a leer y a escribir a los niños pobres de la calle era perder el tiempo. Este pensamiento me parece aberrante, pero teniendo en cuenta la cultura de la época en la que sólo aprendían a leer y escribir los más poderosos tiene su lógica.

            El modelo educativo que se ha venido siguiendo,  ha causado un caos en la vida de la gente. A algunos les ha ido bien con el pero a la mayoría no. Ha provocado que mucha gente, por el hecho de no tener unos estudios académicos se considere inferior.

            En esta sociedad que nos ha tocado vivir, nuestros hijos están siendo acosados por la información y se les está pidiendo su atención desde todos los medios; y nosotros les penalizamos por distraerse… pero, ¿distraerse de que? Porque realmente no se están distrayendo, sino que están prestando su atención a aquello que se la demanda.

            En el caso de niños con TDH, hemos observado que en algunos países de EEUU, el trastorno aumenta a medida que aumenta los tests estandarizados en ese país. Debido a esto, los médicos optan por medicarlos para adormilarlos y que no se den cuenta de lo que sucede a su alrededor, cuando lo realmente adecuado sería lo contrario; pero claro, el sistema es así…

            Además, lo único que importa para agrupar a los alumnos en las aulas, es la “fecha de fabricación de los mismos”, cuando hay niños de la misma edad con capacidades diferentes, que puede que sean más similares a otros compañeros más mayores o más pequeños. Pero como se puede observar a simple vista, este sistema educativo se basa en la estandarización, ya sea de exámenes, currículums, etc.

Hay que ir en la dirección opuesta.

            El pensamiento divergente del que se habla en el vídeo, es la capacidad para ver montones de respuestas posibles a una cuestión. Este sería un pensamiento que podría servir de mucho para avanzar hacia una dirección más adecuada pero, por desgracia, esta capacidad se deteriora con el tiempo, al obtener los individuos una educación académica, oyendo una y otra vez, que solo hay una respuesta correcta.

            Lo único bueno que sí se debe conservar de cara a modificar este sistema es el aprendizaje basado en la colaboración y que siempre se debe tener en cuenta el contexto y la cultura de nuestras instituciones.

            Por lo tanto, sólo decir que debemos luchar por un cambio en la educación. No debemos seguir educando a nuestros hijos de la misma forma que se educaron a nuestros padres. La sociedad es cambiante y transformadora, y los modelos y formas de educar deben ir adaptándose a esos cambios. Debemos potenciar las capacidades de cada alumno, y educarlo, en base a sus necesidades y a las características del contexto.

Debemos promover una evolución del sistema educativo entre todos.