Responsabilidad del profesor...¿si o no?

            Como referencia al debate que se inició en la pasada sesión de clase, acerca de si los profesores de educación infantil deben cambiar a los niños o no cuando no controlan sus esfínteres, me dispongo a aportar mi humilde opinión en cuanto al tema.

            He estado indagando y la verdad es que no he encontrado gran cosa en cuanto a legislación se dice. No aparece ninguna normativa explícita, que diga si los maestros/as de Educación Infantil tienen o no que cambiar a los niños si no controlan sus esfínteres. En la LOE se deja entrever algo, pero más que nada, establece un vacío legal en cuanto al tema:” Las funciones del profesorado son entre otras, las siguientes:(...) e) La atención al desarrollo intelectual, afectivo, psicomotriz, social y moral del alumno. (LOE, Título III, Cáp I Art. 91. Si consideramos que no cambiarlos puede suponer un desequilibrio o que puede afectar al nivel afectivo del niño, entonces sí estaríamos incumpliendo esta ley. Por otra parte, las únicas instrucciones específicas sobre la labor de los educadores, redactadas por la dirección general de Personal de la Conselleria de Educación en el año 2002, advierten textualmente de que: “el educador no está para el control de esfínteres del alumnado de Educación Infantil”. En relación con esto, la LOGSE  prometía la figura del auxiliar técnico de infantil, que se encargaría de apoyar al profesorado en cambios, alimentación etc.  Pero el ministerio ha decidido utilizar nuestros impuestos para otros menesteres y ahorrarse ese personal, agobiando a profesores a los que les ha aumentado la ratio,  como si de niños de 5 o 6 años se tratase y sin ningún tipo de apoyo.

            Lo único que está claro es que, por ley, los profesores no deben, y digo deben porque si quieren pueden hacerlo aunque no es recomendable, cambiar a los niños/as si no controlan sus esfínteres, ni desabrocharles un botón si ellos no pueden, ni ayudarles a bajarse los pantalones, etc. La verdad, es que estos profesionales se encuentran en una situación un tanto difícil, entre la espada y la pared diría yo. Si cambian a los niños podrían ser denunciados por intento de abuso sexual o algo por el estilo, por eso algunos prefieren lavarse las manos, pero quién soporta ver a un pequeñín todo mojado… Además de que, si por cambiarlos pueden denunciarlos, por esto, y yendo por las malas, también podrían, ya que no están prestando ayuda a un ser “desamparado” en ese momento, ni cubriendo un derecho fundamental del niño. Además, en ciertos colegios, buscando y buscando, he encontrado que si se llama a los padres, y estos no acuden ni mandan a nadie que pueda encargarse del niño en cuestión, el colegio puede avisar a Servicios Sociales por “abandono”. Esto ya me parece excesivo.

            Por lo tanto, si los profesores no quieren o no pueden cambiar ni limpiar a los niños, si no hay técnicos auxiliares de apoyo para que ejerzan esta función debido a los recortes, y no todos los padres pueden acudir al centro, sólo encuentro como solución que el centro proponga varias acciones, entre ellas: Llamar a los padres o a las personas que ellos designen para que vayan a cambiar al niño o niña,  elegir una madre o padre que esté disponible para ir a cambiar a los niños o niñas e irse turnando, o,  hablar con el AMPA para que busque a alguna persona que pueda cambiar a los niños y niñas.

            Lo que debemos conseguir ante todo es que no sean los niños y niñas los perjudicados, ya que ellos no tienen culpa de la sociedad en la que vivimos, ni de las leyes que se aprueban.

image

Comentarios

  • Pablo

    Ola,

    eu non estiven nesa clase, polo que non sei que é o que se comentou ou non. Pero seguindo o fío do teu comentario, gustaríame dar a miña visión ao respecto.

    É evidente que referente ao cambio do cueiro dos nenos e nenas nun colexio onde se imparta o segundo ciclo de infantil hai un vacio legal, porque se non non existiría tal debate. Pero cal é o motivo disto?

    • Por unha banda, está a incompetencia da administración de non regular e facer cumplir esta situación.
    • Outro aspecto sería o estatus do profesorado, que parece que o feito de cambiar a un neno ou nena, é algo que rebaixaría a súa calidade como docente. Parece que estas tarefas as ten que facer un auxiliar.
    • Os sindicatos, sempre pensando no ben dos traballadores/as e nunca no ben dos nenos e nenas.
    • O descoñecemento xeralizado a nivel biolóxico e fixiolóxico do desenvolvemento dun neno/a.
    • A propia universidade, falla na formación, pois as carreiras de educación infantil, a pesar de que a LOE, establece un marco educativo único, centran os seus contidos no segundo ciclo, deixando de lado o 1º ciclo de educación infantil, e fuxindo de todos os temas educativo-asistenciais.

    Temos que partir da base de que un neno/a non é algo que se poda programar. Na primavera e nos meses de verán previos a escolarización do neno ou nena no 2º ciclo, aos pais e nais entralles o agobio, pois o neno/a non pode iniciar o colexio sen ter controlado os esfínteres, polo que comeza a carreira de fondo para conseguilo.

    Esta situación ben dada pola rixidez, de non cambiar aos nenos e nenas no 1º curso do 2º ciclo, e baixo a miña opinión estamos indo contra natura, pois para que un neno ou nena controle os esfínteres teñen que darse varios condicionantes, e a presa non é un deles. No control dos esfínteres influen factores madurativos do sistema nervioso e muscular, factores de desenvolvemento cognitivo e factores de equilibrio afectivo-emocional.

    • A nivel madurativo, o control voluntario de apertura e peche dos músculos efinterianos prodúcese ao redor dos dous anos. A maduración destes esfínteres ponse de manifesto, cando o neno ou nena comeza a regularizar as súas deposicións e a manterse seco durante tempos cada vez máis prolongados. Estes son os primeiros indicios a nivel madurativo, de que se aproxima o momento de comezar a controlar os esfínteres a propia vontade.
    • Esta maduración muscular e nerviosa ten que ir acompañada dunha capacidade cognitiva suficiente, que lle permitan relacionar as sensacións producidas pola acumulación de ouriños na vexiga, ou de escrementos no recto, así como a capacidade para comprender a demanda de facelo no lugar correspondente e de forma adecuada. Cando recoñecen que teñen caca no cueiro, e avisan ou o manifestan dalgunha forma, os nenos e nenas nos están a indicar que comezan a estar preparados para iniciar o control de esfínteres.
    • Outro factor fundamental é o equilibrio emocional e afectivo. Este factor se reflicte nas gañas xeralizadas dos nenos e nenas de ser maiores, de crecer, de complacer aos adultos,... que se traduce nunha boa motivación para a aprendizaxe, que neste aspecto, fai referencia ao interés e as gañas de controlar os esfínteres por si só. Por tanto, este proceso ten que ser algo motivante, e non pode ser vivido como unha situación traumática para o neno ou nena.

    Así pois, este proceso ten que ser individualizado, e a premisa temporal de cando un neno ou nena controla os esfínteres ten que ser marcada pola súa evolución, e non por outros factores externos. Ao fín e o cabo, o papel dos profesionais da educación é o de servir de axuda e de guías no desenevolvemento dun neno/a, polo que si de verdad nos importa a infancia, menos excusas (en todos os ámbitos) e mais pensar nos nenos e nenas.

    En defintiva, os pequenos e pequenas teñen o dereito a que se lles respete o seu proceso evolutivo, polo que, baixo a miña opinión, este aspecto ten que deixar de ser un tema de debate, pois os nenos e nenas teñen o dereito de acceder a unha escolarización adecuada as súas característiscas e que de resposta as súas necesidades.

    Un sáudo