Día de la Infancia

            Ayer, día 20 de noviembre, se celebró el día internacional de la infancia, por ello voy a dedicar esta entrada a ello.

            Considero necesario empezar explicando el porqué de esta fecha. En 1948, la recién fundada Naciones Unidas, la mayor organización internacional existente, aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un documento que contenía implícitamente los derechos del niño, aunque sin concederles toda la relevancia que se merecen. Poco más de una década después, en 1959, la Asamblea General de la ONU, consciente de la importancia que había que otorgarle a la normativa infantil, aprobó una Declaración de los Derechos del Niño que explicitaba, a lo largo de 10 principios, los derechos contemplados en la Declaración de 1948.

            Poco después, la ONU determinó que fuera el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para los niños (UNICEF) el organismo encargado de la protección de los menores. Desde entonces se ha empleado a fondo para proteger jurídicamente a la infancia, y fruto de sus debates nació, el 20 de noviembre de 1989, la Convención sobre los Derechos del Niño.

            Desde que se ha aprobado el documento en la Asamblea General de las Naciones Unidas han ido poco a poco ratificándolo los diferentes países de los cinco continentes. En la actualidad son 191 los países que han ratificado la Convención. A lo largo y ancho del mundo, todos los países se han dado cuenta de que es sumamente importante proteger al colectivo más inocente de la sociedad. Los niños, valga la redundancia, son niños, y hay que cuidarles y protegerles jurídicamente de una forma rígida y contundente hasta que cumplen los 18 años y se convierten en adultos. Así, los niños y niñas son sujetos de sus derechos, pero es tarea de los adultos velar por su cumplimiento.

            Tal y como explica UNICEF, la Convención describe los derechos infantiles a lo largo de 54 artículos y dos protocolos facultativos o disposiciones adicionales. Y esos Derechos del Niño se rigen por cuatro principios fundamentales:

  • Los niños no deben sufrir discriminación. 
  •  El interés del niño debe ser lo más importante cuando se tomen decisiones que le afecten. 
  •  Todos los niños tienen derecho a la supervivencia y el desarrollo; esto incluye el derecho al bienestar mental y físico. 
  • Los niños tienen que expresar sus puntos de vista y siempre tienen que tomarse en consideración sus opiniones en los temas que les afectan.

            Entre todos los Derechos que recoge la Convención de 1989, algunos de los que considero más importantes e imprescindibles para que todos los niños crezcan en un ambiente adecuado son:

Derecho a la vida
Derecho al juego
Derecho a ofrecer sus opiniones
Derecho a tener una familia
Derecho a la diversión
Derecho a la salud
Derecho a la protección contra el trabajo infantil
Derecho a un nombre y una nacionalidad
Derecho a disfrutar y conocer la cultura
Derecho a la alimentación y la nutrición
Derecho a vivir en armonía
Derecho a la educación.

            Pienso que este día es muy importante porque nos recuerda a todos la importancia que implica el respeto y cuidado a los niños y niñas. Pero creo que no sólo deberíamos tener en cuenta los derechos de los niños en este día por ser especial, sino que tendríamos que tenerlo presente todos los días de nuestra vida. Estas criaturitas indefensas necesitan una serie de cuidados y una educación, así como un respeto claro. Por desgracia, a día de hoy muchos de estos derechos y principios que he mencionado son violados. Así, como ejemplo de esto, me gustaría destacar una noticia que vi en un periódico ayer, y que decía lo siguiente: “Unos 2.226.000 niños viven en España por debajo del umbral de la pobreza, según manifestó Save The Children con motivo del Día Internacional del Niño, que se celebra hoy. Según la responsable de Incidencia Política de la organización, en el contexto económico actual los niños son el colectivo social más castigado por la pobreza, el más vulnerable y el que mayor atención requiere, ya que en España la tasa de pobreza infantil se sitúa en el 27,2% de la población”. “Aunque el Gobierno reconoce la alarmante situación, todavía no se han adoptado medidas específicas y contundentes, añadió. A pesar de las recomendaciones de las Naciones Unidas y las peticiones de las organizaciones de infancia, no se ha conseguido apoyo parlamentario para comprometer al Ejecutivo a elaborar un plan contra la pobreza infantil que implique a todas las administraciones” (http://noticias.lainformacion.com/politica/organizaciones-no-gubernamentales/dia-infancia-mas-de-dos-millones-de-ninos-viven-en-espana-por-debajo-del-umbral-de-la-pobreza_FBlJacdjeJ7RhOeEkEKAK2/) Además de esto, otros problemas afectan a la infancia en la actualidad: discriminaciones, maltrato, exclusión social, marginación, malos cuidados, violaciones, abusos en el colegio o en su hogar, etc. En concreto, me gustaría aportaros algunas cifras que he encontrado en la red:

-          Más de un millón de menores son víctimas de trata con fines de explotación sexual.

-          Un total de 180 de cada mil niños pierden la vida en Somalia, frente a los dos de cada mil en Islandia.

-          Más del 90% de los niños con discapacidad en África no va a la escuela.

-          Más de 1,7 millones de pequeños trabajan en la industria del tabaco en la India.

-          La malaria acaba con la vida de un niño cada minuto.

            Parece mentira que, con lo que avanza la sociedad en algunos aspectos, sucesos como estos sigan ocurriendo. Todavía queda mucho por hacer y mucho por mejorar.

            A pesar de todo, algo tenía que haber mejorado en la infancia, y en relación a esto me gustaría destacar cinco grandes logros. Así, en el último año ha aumentado el número de niños escolarizados, se ha reducido la tasa de mortalidad infantil y materna, se ha puesto fin al estado de hambruna en el Cuerno de África, se ha cumplido la meta sobre agua potable que marcaban los Objetivos de Desarrollo del Milenio y se ha celebrado el primer Día Internacional de la Niña. Todo esto supone un gran avance con respecto a este colectivo, pero aun así debemos luchar para garantizar los derechos a la infancia y que no sean solamente frases escritas en un papel, sino derechos escritos con mayúscula y respetados.

 

        image