Libro de texto y profesorado

                En el blog de hoy, he decidido relacionar dos asignaturas que estoy cursando este 4º año de Pedagogía: Diseño y evaluación de materiales didácticos y Formación y desarrollo profesional del profesorado. Realmente esta idea me andaba dando vueltas desde hace unas semanas, pero hoy al fin he decidido realizarlo.

                La temática se basa en la elaboración de materiales didácticos y en desprofesionalización de los docentes a través del material didáctico más utilizado, el libro de texto (no por ello el mejor material didáctico).

                El libro de texto es, hoy en día, el material básico cuando se acude al colegio, tanto para los alumnos como para el profesorado (libro de profesor). En él se explican las actividades a realizar, los textos e imágenes importantes, los ejercicios que deben hacer los alumnos individualmente, incluso las pruebas de evaluación. Se ha convertido a lo largo de los años en el material indispensable en todas las aulas, incluso el único material utilizado. En él se hace referencias a entornos que no corresponden al ambiente donde se desarrolla el alumnado, ofreciéndole el siguiente mensaje: los contenidos del libro son los que tienes que aprender, los que observas a tu alrededor no.

                El profesor adopta un rol pasivo y cede todos sus conocimientos ante el libro de texto, es decir, deja de proponer actividades, de elaborar su clases, incluso de preocuparse por las dificultades que pueda tener un alumno (es necesario dar toda la asignatura y no se puede volver a atrás). Su tarea se basa en hacer caso a un libro de texto, que en la mayoría de los casos ni siquiera lo ha elaborado un profesional de la educación. Los docentes se respaldan en que les ahorra tiempo de trabajo, les facilita la vida y no tienen que dedicarle tiempo extra a la planificación de las actividades. ¿Pero es verdad?

                ¿Realmente les han enseñado esto en la carrera de Magisterio? ¿Han estudiado para dejarse guiar y convencer por un material? ¿No deberían los docentes fomentar el aprendizaje colaborativo en los alumnos, los valores de justicia, respeto, la elaboración de actividades en grupo…? Esto me hace pensar, que el problema no se encuentra simplemente en el profesorado que se deja convencer por una editorial, sino en la falta de formación en la carrera universitaria o el máster del docente sobre la elaboración y evaluación de materiales didácticos.  Es increíble que en una carrera como ésta, no se explique a los docentes cómo evaluar un material para que se ajuste a las necesidades de los alumnos, cómo elaborar materiales didácticos para complementar el uso del material didáctico, cómo desarrollar experiencias motivadores en los alumnos a través del estudio del entorno que les rodea o de excursiones a entidades educativas.

                ¿Qué opinais vosotros de este tema? ¿Os parece necesaria la implementación de estos aspectos en la carrera de Maestro? Muchas gracias por vuestra opinión Laughing

foto.png

Fuente de la imagen: http://noticias-al-yussana.blogspot.com.es/2011/06/libros-de-texto-para-el-proximo-curso.html