Profesores, escuela privada y LOMCE

Me gustaría aportar en esta entrada una reflexión personal y una serie de cuestiones que me surgieron tras leer la siguiente noticia:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/12/03/actualidad/1354563530_084457.html

Me llamó la atención el siguiente extracto:

obliga a las comunidades con lengua cooficial a garantizar "en todas las etapas educativas obligatorias que las lenguas cooficiales sean ofrecidas en las distintas asignaturas en proporciones equilibradas en el número de horas lectivas". Si no lo hacen, dice el nuevo borrador de la reforma escolar, al que ha tenido acceso este periódico, deberán ofrecer a los padres la posibilidad de “escoger la lengua vehicular” y, si no hay oferta de la que los padres quieren en la escuela pública o en la concertada de su localidad, los Gobiernos autonómicos deberán “sufragar los gastos de escolarización” en “centros privados”.

Es decir, la norma admite que una comunidad dé “un trato diferenciado a la lengua cooficial respecto del castellano en una proporción razonable, sin que en ningún caso pueda suponer de hecho la exclusión del castellano”. Pero, si lo hace, debe ofrecer las alternativas arriba mencionadas, aunque en ningún caso establece concreción alguna sobre los elásticos términos de “proporciones equilibradas” o “proporción razonable”.


Y quitando la aberración que me parece que una administración pública se encargue de pagar a centros privados para responder a una "supuesta" necesidad, que en ningún momento se piense en los centros públicos como la alternativa a esa "problemática", sino que sea siempre enfocada como el propio problema. Aparte de esto yo quiero reflexionar sobre el propio papel del profesor, sobre sus sentimientos y pensamientos. Un profesor trabaja con palabras con vocabulario, se tiene que sentir ágil en la lengua que usa para transmitir conocimiento y enseñanzas a sus alumnos, de la misma manera que nos parece una locura obligar a un profesor a impartir una asignatura en ingles (si su conocimiento no es lo suficientemente avanzado como para enseñar su materia con soltura o responder a los problemas que tengan los alumnos con la propia materia o el idioma). Creo que también es una mala práctica el obligar a los profesores a impartir su asignatura en una lengua de las dos cooficiales de su  territorio. Todos tuvimos profesores que impartían clases en castellano o en gallego independientemente de el idioma con el que esté escrito el libro de la materia, todos sabemos hablar perfectamente gallego y castellano despues de pasar por el colegio. ¿Es posible que exista tal discriminación cuando los principales medios de comunicación sólo usan un idioma? ¿Un profesor que lleva 30 años impartiendo su materia en gallego, catalán, euskera o castellano se sentirá cómodo cambiando de idioma por obligación? Se está generando un debate muy controvertido y que no lleva a nada, sólo al odio, a la imposición cuando la educación debería llevarnos justo a lo contrario. 

Comentarios

  • Iria Rodríguez Iglesias

    Estoy de acuerdo con tu opinión sobre la noticia, estamos discriminando a lenguas, es decir, cultura y que se haga desde el propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte me parece algo inconcebible. Por otra parte, haciendo esto se producirán muchas migraciones hacia la enseñanza privada, no exclusivamente por el idioma que se utilice, sino por el supuesto prestigio de estas instituciones, lo que acarreará más gasto a las administraciones públicas en un momento en el que se están produciendo muchos recortes en derechos básicos como la sanidad y la educación.