• Blogs
  • -------
  • Análisis de la entrevista a José Antonio Marina

Análisis de la entrevista a José Antonio Marina

 

Tras leer detenidamente la entrevista al filósofo José Antonio Marina, procederé a realizar un análisis de la misma y extraer aquellos aspectos que considero más cruciales.

 

Como primer punto, me centraré  en la necesidad de un Centro de Estudios en Innovación y Dinámicas Educativas que destaca el entrevistado.  José Antonio Marina considera  que los profesionales de la educación  deben, según sus palabras, “ponernos a trabajar en lugar de seguir quejándonos”. Pretende mantener a los docentes formados e informados de los avances en educación que se hacen a nivel mundial para que a través de este trabajo colaborativo, teniendo en  cuenta a los que se van a dedicar a la docencia, mejore el sistema educativo.

 

En este punto me gustaría hacer especial incisión en las problemáticas que destaca el entrevistado que se podrían solucionar a corto plazo. Se destacan la tasa de abandono y fracaso escolar, así como, los niveles bajos en los que está instalada la educación en España.

 

En este punto, José Antonio Marina considera que es un problema de gestión educativa y que para mejorar esa gestión hay que formar a profesores y directores de centros, así como, mejorar las relaciones familia-escuela. Desde mi punto de vista, el entrevistado da en la clave, ya que como ya he mencionado en otras entradas el cambio se debe producir desde la base, aunque siempre contando con la ayuda de los órganos superiores ya que la colaboración de todos es la única forma de superar las dificultades. En este aspecto me refiero a que es fundamental el papel que tiene la familia en la educación, puesto que si la escuela toma una postura y la familia otra, jamás lograremos alcanzar nuestros propósitos. La familia debe colaborar con los docentes y en mayor grado con los centros escolares y desde ese punto se debe comenzar el cambio. Es fundamental para este proceso, en palabras de José Antonio Marina, que “Tenemos que librarnos del discurso trágico de la educación, basado en la impotencia y la dificultad", ya que la única forma de avanzar es con motivación y trabajo.

 

En cuanto a los docentes, deben tomar conciencia de la necesidad de aprender día a día y adaptarse a las nuevas situaciones que les vayan surgiendo, ya que el acercamiento a los alumnos debe ser mayor, por lo que deberán llevar a cabo múltiples adaptaciones.

 

En cuanto al sistema de evaluación, el entrevistado considera que tienen que tener sistemas de evaluación a todos los niveles: a los alumnos, a los profesores y a los equipos directivos” y por otro lado “las evaluaciones tienen que formar parte del proyecto educativo, tienen que ejercerse siempre con un papel educativo, no con un papel de control”. Este aspecto lo considero clave ya que por un lado, los alumnos no deben ser los únicos evaluados, puesto que es necesario evaluar a los diferentes miembros que forman parte del sistema educativo y que forman parte de los resultados obtenidos. Por otro lado, las reválidas no se deben convertir en el objetivo a conseguir del curso académico en el que estén instauradas. Esto propiciaría centrar al alumno en unos aspectos muy específicos, dejando a un lado otros aspectos fundamentales en su desarrollo. Las pruebas deben servir para mejorar diferentes aspectos, sin ser el aspecto central del curso en el que se instauren. Si se pierde este carácter educativo se generaría una función evaluadora de control, para lo cual hay que formar a los docentes e inspectores y poder así impedirlo.

 

Ya para finalizar y como conclusión me parece importante la relevancia que el entrevistado le da a la gestión educativa. En este sentido considero fundamental aprender de los errores del pasado, cuando en época de bonanza económica se utilizaban los recursos sin sentido. Es fundamental explotar aquello de lo que disponemos y darle la mayor funcionalidad ya que ello nos permitirá progresar y aprender. Pese a esto, es innegable que los recortes afectan, además de que si nos centramos en el aumento del número de alumnos por aula es evidente que la dedicación por alumno será mucho más limitada y por lo tanto se verá afectada la calidad educativa.

 

Webgrafía