Otra clasificación de los modelos de asesoramiento

Con el fin de completar la entrada anterior, y más concretamente, en respuesta a la pregunta modelos de asesoramiento- modelos de orientación. ¿Hablamos de lo mismo? hago referencia a los modelos de asesoramientos propuestos por Nieto Cano (2001).

Dichos modelos de asesoramiento nacen en base a los ejes estructurales del asesoramiento: el eje de contenido y el eje de relación. El eje de contenido hace referencia al conocimiento y experiencia de las partes implicadas en relación con los problemas que se abordan. La cuestión que debe responder este eje es: ¿cuál es y de quién procede el conocimiento y experiencia que se utiliza para identificar y resolver el problema? El eje de relación engloba la estructura de interacción que se construye entre las partes implicadas que regulan el proceso de asesoramiento. Responde a la pregunta: ¿quién domina las relaciones de ayuda que se establecen y construyen en el proceso de asesoramiento?

En base al grado de implicación de cada uno de los ejes, nacen tres modelos de asesoramiento: de intervención, de facilitación y de colaboración.

  • Modelo de intervención

En este modelo, el asesoramiento se centra en el punto de vista del asesor, entendiendo al asesor como una persona experta que diagnostica el problema y propone una solución. Se orienta a la medición de logros mediante la implantación de programas preelaborados y se establece una relación jerárquica con el implicado, siendo responsable de las decisiones el asesor.

  • Modelo de facilitación

En este caso, el asesoramiento se centra en el punto de vista de la persona asesorada, teniendo como referencia su conocimiento y experiencia y siendo él quien domina la relación. El esquema de relación se establece de abajo hacia arriba en base a las necesidades particulares, de forma que el asesoramiento resulta flexible, individualizado, contextual y asume un estilo no- directivo.

  • Modelo de colaboración

El asesoramiento se fundamenta en una relación de interdependencia entre el asesor y asesorado, donde las decisiones se toman consensuadamente entre ambas partes. De esta forma, se establece un asesoramiento en condiciones de igualdad de estatus y responsabilidad compartida.

 

En ambas clasificaciones, puedo destacar la similitud entre el modelo curriular y el modelo de colaboración, al considerar el asesoramiento como una acción conjunta entre asesor y asesorado con el fin de optimizar el proceso de diagnóstico y, en consecuencia, de toma de decisiones.

 

 

Bibliografía y Webgrafía:

  • Nieto Cano (2001): Nieto Cano, J.M. (2001): Modelos de asesoramiento a  organizaciones educativas en VV.AA. Segovia, J (Coord.): Asesoramiento al centro educativo. Colaboración y cambio en la institución, Barcelona, Octaedro-EUB.
  • Romero, C. (2006): Funciones del asesoramiento escolar en los procesos de cambio educativo en la sociedad del conocimiento: un estudio de caso en escuelas secundarias de la ciudad de Buenos Aires. Madrid: Facultad Complutense de Madrid. En http://eprints.ucm.es/tesis/edu/ucm-t%2029346.pdf (10/03/2012)