Marta Vázquez Torre

A nivel profesional considérome unha persoa traballadora, tenaz e entusiasta, este último adxectivo esixe o requisito de que se brinden as circunstancias necesarias para espertar o meu interese e motivación.

Caramba, no escuchan!!

En consonancia con las relaciones entre el profesorado y los asesores/as publicaba, anteriormente, una recopilación de las ideas clave de un artículo de Jesús Domingo Segovia que venía a plantear la necesidad de escuchar al profesorado, dándole voz y valorando sus necesidades. Esta necesidad de escucha me ha hecho repasar una aportación que había realizado con respecto a la tarea del asesoramiento en relación con el alumnado, para lo que rescataba la opinión de Rodríguez Romero que, a través de uno de sus artículos, proponía abrir la relación del asesoramiento, sin limitarla al profesorado y ampliándola hacia el alumnado, colectivo fundamental y protagonista de la tarea docente y tambíen de la asesora.

Este comentario viene a enriquecer la propuesta de las voces que deben ser escuchadas: escuchemos al profesorado, como dice Jesús Domingo Segovia, pero también al alumnado, como nos propone Mª del Mar Rodríguez Romero.

La voz del alumnado