Rosa Sensat y la Escuela de verano

La escuela de maestros “Rosa Sensat” nace de una necesidad. Según Marta Mata una necesidad hacía que brotara una respuesta, una solución o un proceso de solución cosa que es posible en la historia de Rosa Sensat. Ella explica que  “La Escuela Nueva : infundiendo la Escuela Pública resistió la guerra, pero no podía resistir una derrota de la democracia y sus instituciones, ni de sus actores más importantes y débiles, los maestros renovadores.”

 

Rosa Sensat

Lo que pretendía era recuperar, en la escuela catalana, la escuela de la República una escuela de todos y para todos, tanto de las niñas y niños de familias castellanohablantes como de catalanohablantes sin discriminación de ningún tipo. Situadas en barrios y poblaciones diversas, se coordinaban, compartiendo principios pedagógicos y sociales de la Escuela Nueva, en consecuencia activa, coeducativa, laica; en ellas se trabajaba en equi- po, las familias participaban activamente en la gestión y se creaban nuevas formulas para que todas las niñas y niños pudiesen acceder a ellas, como por ejemplo, el establecimiento de cuotas indicativas, es decir, que cada familia pagaba según sus posibilidades.

La proliferación de este tipo de escuelas “privadas”, realizando un servicio público y una renovación pedagógica en la clandestinidad, se encontró con el problema de que los maestros eran jóvenes que desconocían la educación que este tipo de escuela pretendía dar. Ante esto, nació la idea de crear una escuela de maestros que tanto en su organización como en sus contenidos permita a las maestras y maestros jóvenes descubrir por sí mismos una nueva educación y, con ella, otra concepción de escuela.

Ante esta necesidad, en septiembre de 1965 se crea la escuela de maestros Rosa Sensat. En esta escuela todo se realizaba con austeridad y escasez de recursos materiales, pero con una gran esperanza y confianza en los jóvenes maestros a quienes en poco tiempo, en un solo curso, era posible generarles conocimiento y entusiasmo a favor de una nueva educación.

 

Escuela Rosa Sensat

Para poder estudiar en la escuela de maestros Rosa Sensat se necesitaba un requisito: trabajar en una escuela, no importaba si esta era de infantil o de primaria, lo fundamental era tener libre la tarde para asistir a la escuela de maestros.

Marta Mata fue un ejemplo del tipo de maestros de esta escuela. Ésta junto a otros maestros, en julio de 1966, inician una nueva formación, la Escuela de Verano, para maestras y maestros que durante el curso escolar, por razones diversas, no podían asistir a la escuela de maestros. “En las escuelas de verano podemos encontrar la prueba de cómo en las décadas de los sesenta y los setenta aflora la sed, la inmensa sed de Renovación Pedagógica, en la escuela para todos, que reunió en la Universidad Autónoma de Barcelona el encuentro más numeroso y prolongado de maestros que se ha celebrado en el mundo, nueve mil maestros, durante dos semanas. Aquella sed es la que permite justificar una respuesta tan potente a una oferta tan simple, como lo que se ofrecía desde Rosa Sensat. El carácter de la formación de maestros, como una invitación a un trabajo colectivo que da sus frutos en el deseo de seguir trabajando y que facilita la proliferación de escuelas diversas, en barrios y poblaciones diversas, autocoordinándose y dotándose de unos principios de cambio y continuidad, en la ya vieja corriente de la Escuela Nueva o Activa” como explicaba ella.

La escuela de verano es un espacio de encuentro, especialmente adecuado para la reflexión, la renovación y el intercambio de ideas y de experiencias. Desde siempre ha ido ligada al desarrollo profesional del docente y, más orientada hacia la formación individual que a la de centro, ha permitido a muchos maestros y profesores canalizar inquietudes, encontrar algunas respuestas y compartir conocimientos y proyectos. Es pues una tradición arraigada en Catalunya y patrimonio del mundo educativo catalán.

Escuela Rosa Sensat (actualidad)

Es muy importante seguir con estas iniciativas ya que, la actividad de la  escuela de verano basada en la idea de Rosa Sensat es algo del que podemos tomar ejemplo para formar a nuestros profesores actuales para poder progresar en todos los ámbitos dentro de nuestro país, sobretodo en el educativo. En esta escuela se forman a los profesores teniendo en cuenta las ideas de educación de la revolución pedagógica adaptándolas a nuestro tiempo. Además, se intercambian experiencias con profesionales de otros países, lo que hace que este proceso de formación sea más enriquecedor. Es muy importante la formación permanente del profesorado pero más importante es darles a este colectivo una educación de calidad basada en las ideas de la escuela de verano Rosa Sensat que se preocupa por la educación tanto de maestros como, de forma indirecta, de los alumnos para crear una educación de calidad.

Estos centros deberían proliferar por todo el país para que todos los maestros de todos los rincones pudieran asistir a las mismas para formarse, obligados muchas veces a asistir a cursos de formación permanente que carecen de carácter pedagógico e innovador.

 

 

http://www.educacion.gob.es/revista-cee/pdf/esp-mm-balaguer-felip.pdf

http://www2.rosasensat.org/es/pagina/escola-d-estiu-2012