Comentario de casos de acoso escolar.

   

Las relaciones y las experiencias con los iguales son imprescindibles para el buen desarrollo de niños y adolescentes. Este tipo de relaciones, junto a las familiares, las escolares y las vecinales, contribuyen al bienestar, la seguridad y ajuste social, emocional y cognitivo.

image

 

En relacion a esta breve introducción y respecto de las noticias que nos presentó en la última clase Lourdes, quiero profundizar un poco más y aclarar algunos aspectos principales sobre el bulling o acoso escolar, fenómeno que siempre ha existido, pero que actualmente ha adquirido gran importancia.

Se entiende por acoso escolar un tipo de violencia escolar que debe cumplir los 4 requisitos siguientes: ha de ocurrir entre compañeros, debe darse en un marco de desequilibrio de poder (el agresor suele ser un grupo de compañeros, cuando es un solo compañero, es más fuerte que la víctima), debe presentarse de forma reiterada, la víctima se siente intimidada.

image

 

 

Al hilo de los casos que se comentaron en clase, surgieron dos grandes interrogantes: ¿Qué pudo fallar? Y ¿Qué responsabilidad tiene el asesor?

Entre todos llegamos a varias conclusiones. En primer lugar, salió el tema de dejar pasar las cosas aspecto que bajo ningún concepto podemos permitir, debemos estar MUY ALERTA para detectar los problemas cuanto antes, hay que desarrollar la proactividad es decir, tenemos que intervenir aunque en la mayoría de ocasiones se ve reflejado que este tema no va con los profesionales del centro.

Puesto que es un tema de responsabilidad, ¿es únicamente el centro quien se tiene que hacer cargo de esta problemática?, rotundamente no. Tenemos que entender la visión de centro como la totalidad de profesores, orientador, familias, alumnos, director…. Las responsabilidades son de todos, no únicamente recaen en el orientador. No podemos aludir a nadie las exigencias y obligaciones de nuestro trabajo, no podemos echar la pelota fuera de nuestro tejado. La responsabilidad es de más de una persona y a veces por esto puede diluirse, pero alguien siempre la tiene, siempre hay responsabilidades.

También se hizo alusión a que es igual de preocupante la actitud de los compañeros, que estos dejen que el grupo le acose. Hay algo de base que falla, tenemos que trabajar la educación en valores, la empatía, la posición moral con los alumnos desde pequeños. Nuestros alumnos no pueden desarrollar ese elemento de pasividad ante fenómenos como este. Por otro lado, es necesario también, fortalecer a los alumnos frente a la resistencia a la frustración. Aspectos ambos, interesantes para trabajar.

 

Pero entonces… ¿Qué tipo de intervención se debe de llevar a cabo?

Sobre el fenómeno del bullying no es fácil actuar ya que cuando se descubre suele haber existido de forma latente durante bastante tiempo (el silencio es su mayor nutriente) y porque es un fenómeno multicausal, son muchos ámbitos los que se ven implicados más allá de los personajes protagonistas.

Cabe señalar dos aspectos previos que se consideran fundamentales para afrontar la intervención con ciertas garantías:

• Es necesario cambiar actitudes sobre este fenómeno y nuestras valoraciones sobre él. Situarlo en su justo punto. Darle la importancia que tiene y lo que supone desde el punto de vista educativo y social. Sin este cambio de actitud nuestras actuaciones estarán mediatizadas y condicionadas. Esto afecta al profesorado, a las familias, a la Administración, a los poderes públicos y al alumnado.

Debemos reflexionar sobre el modelo de intervención que queremos aplicar (Sullivan, 2001). Hay modelos que cargan las tintas en lo punitivo, lo legal, lo moral, las consecuencias, los sentimientos de los participantes, etc.

La cuestión de los modelos de intervención es un aspecto crucial. Todos tienen puntos positivos y también desventajas. Cuando la comunidad educativa se decide a intervenir contra el bullying conviene que reflexione y valore los fines explícitos e implícitos que conseguirá con esa intervención. Os adjunto en este documento los principales modelos de intervención que se llevan a caco en casos de acoso escolar. ¿Por cual os decantaríais y porque razones?

MODELOS DE INTERVENCIÓN PARA CASOS DE ACOSO ESCOLAR

 

A modo de conclusión quiero resaltar que, aprender a convivir es una de las finalidades de la educación, por ello en la actual sociedad no tiene cabida el acoso escolar, la violencia de género, el maltrato,….

Esta educación para la convivencia responde a la necesidad de formar una ciudadanía que se respete a sí misma y a los demás. Desde mi punto de vista los centros educativos son espacios donde compartir vivencias y donde lo que allí pasa adquiere carácter educativo. Por ello, cuando en un centro educativo aparecen problemas de convivencia, TODAS las personas de la COMUNIDAD EDUCATIVA deben formar parte de su solución.

Para finalizar, pienso que aunque es necesario que como psicopedagogas estemos preparadas para solucionar este tipo de problemáticas en un centro escolar, así como un adecuado diagnóstico y detección de información, lo que considero más importante es trabajar desde la perspectiva de la prevención, actuando antes de que suceda el problema. Y no me refiero solamente al contexto escolar, sino que se debe interaccionar paralelamente con la comunidad y la familia, ámbitos relevantes en el desarrollo del menor.

 

 

WEBGRAFÍA:

 -http://www.sc.ehu.es/ptwgalam/meriales%20docentes%20curso%20verano%202008/1.%20Bullying%20aproximacion%20al%20fenomeno%20Onederra.pdf (última consulta: 16/12/2012)

-http://213.0.8.18/portal/Educantabria/RECURSOS/Materiales/Biblestinv/Revista_El%20maltrato_entre_escolares_Bullying.pdf (última consulta: 16/12/2012)