¿Fomentando el abandono o la formación?

Me gustaría hablaros sobre otra de las intenciones del nuevo anteproyecto de ley tan sonado últimamente. Con esto hago referencia a las reválidas que los alumnos deberán superar para obtener el título de la ESO y a la intención de que solo puedan repetir un curso en Educación Secundaria.

Según palabras de Fernández Enguita (sociólogo del que hablamos en la última clase) "Es como decir: tiene usted una segunda oportunidad y sólo una, si no la aprovecha es que no vale para esto", y comparto la idea del sociólogo ya que llevando a cabo este mecaniso lo que se consigue es que los alumnos y alumnas deriven antes a la Formación Profesional, y no de dar esperanzas o oportunidades al alumnado, ya que en caso de no aprobar esta reválida al final de la etapa, los estudiantes deberán esperar un año para volver a presentarse a éstas.

De este modo, a pesar de que un alumno tenga toda la secundaria aprobada, si no supera esta prueba final, es decir, si no obtiene el 5 en esta reválida los alumnos y alumnas no podrán acceder ni al Bachillerato ni a la Formación Profesional, de forma que si el alumno no puede repetir (porque ya tiene el último curso aprobado) y tampoco puede seguir adelante en su formación (por no haber aprobado la reválida), deberán pasarse un año en casa preparando las pruebas siguientes, desperdiciando un año de su vida en todos los sentidos, optando así, bajo mi punto de vista, por un abandono del proceso formativo y abriendose paso al mundo laboral, bien por aburrimiento o porque no puede permitirse echar un año a perder, sobre todo en la época en la que estamos, que nadie podemos permitirnos estar un año de brazos cruzados.

Además, todos sabemos que la adolescencia es un periodo díficil, en el que muchos alumnos y alumnas presentan dificultades a la hora de superar cursos, pero que a pesar de haber repetido dos o más veces, al final consiguen centrarse y llegar lejos, sin embargo, la intención de la LOMCE es enviar directamente al alumnado que no cumpla los requisitos (tan exigentes) que se plantean, a la formación profesional sin tener en cuenta lo que ellos quieran.

Bajo mi punto de vista, se deberían ofrecer más alternativas y no limitarse a aprobar o no un exámen. Retomando una cita del sociologo Enguita "cuando el acceso a un edificio entraña cierta altura, se ponen, además de escaleras, ascensores y rampas. Es decir, más maneras de llegar al mismo sitio, y no se limita uno a decir a quienes tienen menos fuerzas que vuelvan a intentarlo. Tratándose de la enseñanza común, la cuestión es esa: encontrar vías cuantitativa o cualitaticamente distintas para llegar al mismo objetivo".

Este tema es algo que me llama la atención, y más ahora que se elimina el plan PROA (al que hago referencia en un bog anterior), que tanto ayudaba a los alumnos y alumnas a prevenir el abandono temprano entre otras cosas. Ya que disponíamos de este tipo de programas de ayuda, ¿como es posible dejar de contar con ellos? sobretodo teniendo en cuenta que el alumnado solo tendrá una oportunidad de repetir.

Por esta razón, me pregunto si realmente este anteproyecto de ley pretende fomentar la formación de calidad, como su propio nombre indica, o en realidad lo que pretende es un abandono temprano al mundo laboral para limitar la formación a los sectores con más posibilidades, lo que al final acabaría desencadenando en una educación para ricos. Cuanto más leo sobre esta ley, más tengo clara la respuesta.

A continuación os dejo la dirección de un artículo que hace referencia a este tema y del que he extraído las citas del sociologo de la Universidad Complutense de Madrid.

http://www.publico.es/espana/447440/los-alumnos-de-secundaria-solo-podran-repetir-curso-una-vez