Sindicato Anpe- Defensor del profesorado

En una de las sesiones de la materia se mencionó el sindicato Anpe. Yo la verdad no conocía su existencia por lo que decidí indagar acerca del mismo.

 

Anpe es el nombre del sindicato defensor del profesorado. Esta figura (defensor del profesor) nace en Noviembre del año 2005 en la Comunidad de Madrid, como respuesta a algunas de las conclusiones de una encuesta realizada por el sindicato Anpe en todo el Estado Español. Esta encuesta puso de manifiesto la creciente preocupación del profesorado por el clima de acoso y violencia que se empezaba a vivir en algunas aulas o centros educativos. Era un problema que causaba un gran malestar no solo por las implicaciones y consecuencias tan negativas que tenía para la enseñanza en sí, sino por la sensación de impotencia e indefensión ante la que se encontraban los docentes.

 

Este es un servicio a disposición de todos los docentes que necesiten ayuda, apoyo y orientación ante cualquier tipo de acoso en las aulas. Cada caso que se produzca, se le atiende de manera individual, en función de la problemática de cada profesor.

 

En Galicia el teléfono del defensor del profesor permanece en funcionamiento desde el 24 de Abril del 2006, fecha desde la cual hasta el año 2011 recibió 801 llamadas.

 

En relación al informe del curso académico 2010-2011 realizado por Anpe Galicia se recogen los siguientes datos: el número de llamadas ha sido de 137, de las cuales 83 de mujeres y 54 de hombres. En cuanto a la distribución de estas llamadas por niveles, se destacan los siguientes:

  • E.O.I.= 0%

  • Adultos = 0%

  • Ciclos formativos = 13%

  • Secundaria = 58 %

  • Primaria = 27%

  • Infantil = 1%

  • Otros = 1%.

El estado anímico de estos docentes es de:

  • Ansiedad = 43%

  • Depresión = 20%

  • Baja laboral = 5%

  • No presentan problemas anímicos = 32%

 

El motivo de la llamada es:

  • Hablan de abandonar la profesión: 0%

  • Conflictos con compañeros:1%

  • Presión para modificar notas: 1%

  • Denuncia de padres: 4%

  • Problemas administrativos con la dirección: 6%

  • Problemas con dirección derivados de otras situaciones: 5%

  • Acoso, insultos y amenazas de padres: 12%

  • Agresiones de padres: 0%

  • Daños causados a propiedades o pertenencias: 9%

  • Grabaciones, fotos e internet: 2%

  • Acoso, insultos, amenazas de los alumnos: 8%

  • Faltas de respeto: 21%

  • Falsas acusaciones de alumnos: 4%

  • Agresiones de alumnos: 3%

  • Problemas para dar clase: 18%

 

De estos datos se concluye que: el 82% administrativas, 6% jurídicas y el 12% psicológicas.

 

En cuanto a las actuaciones del servicio del defensor del profesorado fueron las siguientes:

  • Necesidad sólo de asesoramiento general: 69%

  • Necesidad sólo de apoyo psicológico: 8%

  • Actuación directa de la Asesoría Jurídica: 4%

  • Información telefónica de la asesoría jurídica: 6%

  • Defensa y reclamación jurídica ante los Tribunales: 0%

  • Intervención directa ante la Administración: 13%

  • Intervención directa en el centro: 0%

 

Con estos datos, se puede ver la necesidad de actuar ya, de prevenir desde la situación excepcionalmente privilegiada que tiene Galicia en relación a otras CC.AA en lo que a los problemas de convivencia se refiere.

 

Este profesorado necesita gozar de medidas más eficaces y específicas para enfrentarse con seguridad y solvencia a esas situaciones difíciles que por desgracia son más comunes en los centros educativos.

 

Para esto es necesario que la Administración educativa proporcione al profesorado gallego un servicio de Asistencia Jurídica y Seguro de defensa al profesorado, el cual ya existe y está en funcionamiento en otras CCAA.

 

En conclusión y teniendo los datos presentes se destacan 10 síntomas de la indefensión del Profesorado ante la conflictividad escolar, como son:

  1. Se pierde mucho tiempo de cada sesión de clase en conseguir un mínimo de silencio y una actitud de trabajo, y de esta una vez conseguida mantenerla.

  2. Es imposible reaccionar ante un insulto, por grave que sea, con una sanción inmediata. Al terminar la clase, se debe comenzar un proceso administrativo.

  3. La actitud de los alumnos conflictivos y el tiempo dedicado a su atención perjudica a quienes desean aprender, lo cual es una verdadera injusticia.

  4. La adquisición de conocimientos se ha ido desprestigiando gradualmente y esto impide a los alumnos alcanzar la capacitación adecuada para su futura vida laboral.

  5. Los profesores están menos valorados, no sólo por los alumnos sino por buena parte de la familia, a pesar de verse obligados a asumir sus funciones en muchos casos. No se reconocer la profesionalidad.

  6. Las decisiones del profesor son cuestionadas. Se deben justificar actitudes como la exigencia, la seriedad, el fomento del estudio. Justificarse continuamente ante la incomprensión general resulta frustrante.

  7. En muchas ocasiones resulta imposible tomar decisiones serias y coherentes sobre el funcionamiento de la propia clase. Se depende de una interminable serie de procedimientos burocráticos, y la última palabra siempre corresponde al Consejo Escolar.

  8. La situación de vulnerabilidad dificulta la actuación inmediata en conflicto entre alumnos. La normativa no deja hacer nada, ni por el profesor ni por lo alumnos.

  9. La repercusión de estos conflictos en la salud obliga a veces a recurrir a bajas que distorsionan el funcionamiento del centro y perjudican al alumnado.

  10. Por todo esto, el estado anímico de los profesores es cada vez menos adecuado para hacer frente diariamente a la delicada tarea que ha emprendido por vocación.

 

 

¿Qué opináis al respecto? ¿Os llama algún dato significativamente la atención? Teniendo en cuenta estos datos, ¿Qué medidas llevaríais a cabo?

A mi personalmente no me llama significativamente ningún dato la atención, ya que son los que están presentes cotidianamente en los informativos. Por desagracia son datos preocupantes, porque dice mucho de la sociedad en la que vivimos y del papel del docente en las aulas, pero tanto por parte del alumnado como por parte de las familias.

En cuanto a que exista más número de llamadas por parte del profesorado femenino que másculino pienso que es por cuestión de sexos, ya que a la mujer se la ve como más indefensa, mientras que al hombre se le ve más como una autoridad, al que se le suele tener más respeto.

Con respecto a los niveles educativos donde más conflictos vive el profesorado es en Educación Secundaria, la cual es la etapa revelde de los alumnos, en la que están formando su propia identidad.

En mi opinión pienso, que es por esto el concederles a los docentes el papel de autoridad, aspecto que no comparto, ya que en mi opinión y como medida que llevaría a cabo, sería el conocer las causas de los problemas y poner soluciones para que estas no se vuelvan a producir; es decir; prevenir los problemas para que así no se produzcan, y no dar soluciones a los mismos. Porque muchas veces estas soluciones lo único que hacen es apaciguar un poco lo que está ocurriendo pero no se le está poniendo una solución al problema.

Por último me gustaría destacar, que lo que realmente me resultó gratificante fue el hecho de que a pesar de que el docente tenga una serie de dificultades para impartir docencia, no piensa en ningún momento abandonar su profesión docente. Ya que se juega con este aspecto a favor, pienso con más motivo que se debería de prevenir estos conflictos lo antes posible y que se debería de motivar y valorar más la función docente.

 

 

Webgrafía:

http://www.empresas.mundo-r.com/268535W0001/10-11_inf_defen.pdf

http://www.anpe.es/sin-categoria/2011/12/anpe-presenta-el-informe-2010-2011-del-defensor-del-profesor/