Malestar docente

Actualmente el cuerpo docente se ve sometido a diversas demandas muy intensas, complejas e incluso algunas  veces contradictorias por parte de las autoridades educativas, sociedad, directivos, padres de familia y alumnos. Todo esto llega a provocar un malestar docente en casi todo el cuerpo de profesores de la educación básica, afectando a su bienestar físico y psíquico.

Todo este conjunto de facotres negativos como puede ser el alto número de alumnos en las aulas, las presiones recibidas por parte de las Administraciones o de los padres, etc.  pueden hacer que los profesores queden literalmente “quemados” padeciendo el conocido síndrome “burnout” que es una patología de desgaste profesional y se considera como una fase avanzada del estrés laboral considerado este como un factor importante que interacciona con otras variables biológicas y sociales, dando lugar a numerosas enfermedades físicas y mentales.

Algunas investigaciones sobre esta patología señalan que la dimensión de despersonalización se perfila como una estrategia de afrontamiento en la fase inicial del síndrome (dado  que puede disminuir la percepción de baja eficacia e incapacidad) trasladando la responsabilidad del aparente fracaso a los destinatarios del servicio, el alumnado. Los efectos de esta actitud de enfrentamiento y rechazo hacia los alumnos son altamente perjudiciales para la satisfacción y motivación docentes, y especialmente para el desarrollo de patrones de indefensión y daños en la autoestima.

Con el paso del tiempo muchos docentes pueden dejar de hacerse cargo de ciertos compromisos como por ejemplo la sobrecarga de trabajo, sin embargo lo que sucede con el paso del tiempo es un aumento de los niveles de estrés, aumentando la percepción de dicha sobrecarga de trabajo. Actitud que han adoptado muchos profesores ante la falta de reconocimiento de su labor docente

También puede darse la situación en la cual los docentes decidan abandonar su puesto en base a este malestar, en base a nuestras características personales, cada uno puede ser más propenso que otro docente a abandonar su puesto de trabajo, pero en general las causas por las que deciden llevar a cabo este abandono son las siguientes: falta de disciplina, escasa motivación de los alumnos, pobres actitudes en los alumnos, pérdida de respeto de la comunidad hacia el docente, inadecuadas condiciones de trabajo, insuficientes retribuciones, escasa efectividad en el trabajo, aburrimiento debido a la rutina, estrés y frustración e incompetencia y falta de cooperación de la administración, entre otras múltiples causas.

Un buen aspecto para mitigar el estrés son las relaciones interpersonales, concretamente la relación del profesor con sus alumnos constituye uno de los elementos esenciales sobre los que se asienta la capacidad de afrontamiento de situaciones de conflicto y de estrés en el entorno académico. El grado de conexión afectiva que ambos puedan tener  y la percepción de apoyo que el profesor  reciba en su puesto de trabajo, constituyen uno de los factores clave tanto para el alumno, como para el profesor.

En consecuencia, las estructuras de apoyo afectivo, que valoren y reconozcan el trabajo del profesor y que a su vez sean capaces de responder a las necesidades que éste puede presentar, constituyen un elemento esencial en el desarrollo de estrategias de afrontamiento positivas en el profesor, y en el mantenimiento de su implicación, compromiso y motivación hacia las tareas que realiza. 

"Profesor quemado"

Considero que puede ser un buen tema de formación, me refiero, que empiece a haber más gente especializada en este campo que puede ser de gran ayuda para la profesión docente. En un trato directo con personas nunca sabemos con que nos podemos encontrar ni qué resultados tendremos con la persona que trabajamos, por tanto creo que  requiere una mayor carga emocional que muchos otros puestos de trabajo y que, tanto si queremos una educación de calidad como un profesorado con el mismo adjetivo, también nos deberíamos preocupar un poco más por ellos y cubrir las necesidades que demandan.


  • Fuentes:

http://www.estres.edusanluis.com.ar/

http://www.colposgrado.edu.mx/memorias/guzman.pdf