¿Otra forma de enseñar?

Leyendo un artículo del New York Times, nos situamos en California, concretamente en “Whaldorf School” una escuela completamente diferente a las que estamos acostumbrados actualmente. En este centro, no existen aparatos tecnológicos como ordenadores, televisiones, pizarras electrónicas, etc. Además, los alumnos/as aprenden habilidades cada vez menos arraigadas como coser, cocinar pan, tejer… Por lo que enlaza elementos de educación práctica con conceptuales y artísticos de un modo interdisciplinar.

Esta escuela sigue la filosofía de Rudolf  Steiner.  De acuerdo a la filosofía de Steiner, la escuela debe llevarse a cabo en un ambiente libre y creador. La primera escuela que seguía estos principios se abrió en 1919 en Alemania, posteriormente estas escuelas se fueron abriendo en múltiples y distintos lugares por todo el mundo.

Volviendo concretamente a la emplazada en California, destaca que tres cuartos del alumnado matriculado en esta escuela son trabajadores en torno a las altas tecnologías, concretamente de Silicon Valley. A la mayoría nos sorprende que este tipo de personas elijan una escuela para sus hijos totalmente contraria a lo que se podría esperar. A lo largo del escrito aparecen distintas aportaciones de padres que tienen a sus hijos en este colegio y alegan que para la formación es necesario el contacto entre los humanos, no sólo con aparatos electrónicos además de la necesidad de la práctica para comprender todo lo que nos rodea, no sólo ver los objetos o la naturaleza a través de fotografías o prototipos en ordenadores. Además, dicen que no sabremos cómo podrá cambiar el mundo de aquí a unos años por lo que es necesario preparar para la vida en general y no sólo para responder ante las comodidades de las tecnologías. Por otro lado, todos los alumnos cuentan con altas tecnologías en sus viviendas por lo que lo principal es la decisión de la limitación y la responsabilidad hacia ellas.

Con esto, no quiero defender que sea necesaria la supresión de las tecnologías en la escuela, ya que una enseñanza sobre ellas es necesaria en cualquier centro educativo, debido a que estamos en una Sociedad Tecnológica y es necesario mostrar las competencias y habilidades de estos recursos. Lo que debería de controlarse es el acceso que se les da a los alumnos desde muy temprana edad, esto puede propiciar que dejen de valorar cualquier elemento que no esté relacionado con este ámbito dejando cada vez más las prácticas lúdicas al aire libre y de interacción con otros y aferrándose desproporcionadamente a los juegos de ordenador, consolas y demás, es decir, a estar sólos en casa en su mundo virtual.

 

Además, destacar que no sólo es un ámbito que afecta a la infancia si no que cada vez está absorbiendo a mayor parte de la sociedad llevando incluso a conductas de dependencia absoluta por lo que se debe comenzar desde la base de la educación para intentar compaginar el mundo tecnológico y analógico de un modo compensado y responsable. Vuelvo a recalcar, que lo único que quiero mostrar es otra forma de enseñar, no que lo correcto sea enseñar en la ausencia de tecnología, sino que todo en exceso es malo.

 

Webgrafía

http://www.colegioswaldorf.org/

http://www.nytimes.com/2011/10/23/technology/at-waldorf-school-in-silicon-valley-technology-can-wait.html?_r=1&pagewanted=all

Comentarios

  • Lourdes Montero

    Hola Rubén: Si quieres seguir profundizando sobre la experiencia de las escuelas Waldorf-Steiner tienes una buena oportunidad en la revista Cuadernos de Pedagogía, de noviembre de 2012, un número monográfico dedicado a las escuelas alternativas entre las que se encuentran las Waldorf-Steiner. Escuelas innovadoras con profesores y profesoras innovadores.

    Saludos

    Lourdes

  • Ruben Estevez

    Muchas gracias Lourdes, lo revisaré cuando pueda.