Malestar docente

En la clase del 19 de Diciembre tuvimos el placer de estar acompañados por Mónica Rial Enjo que vino a hablarnos sobre el malestar docente.

Comenzamos la sesión con un pequeño debate donde media clase debería dar argumentos a favor del bienestar docente y la otra media sobre malestar docente.

Uno de los motivos principales para justificar el malestar docente son los recortes en educación, ya que afectan al profesorado en el aumento de horas lectivas y en el mayor número de alumnos y alumnas por aula, entre otras cosas; este argumento fue rebatido diciendo que los recortes están afectando también a otros sectores.

A raíz de esto, se desvió el debate hacia la valoración de la profesión docente en la sociedad, el prestigio social del docente se verá afectado también por los recortes ya que los resultados es posible que sean peores y las culpas de los resultados malos siempre se les achacan a los/las docentes.  Pero también pudimos observar que la profesión docente no está en desprestigio según la sociedad, sino que son ellos mismos que tienen un autoconcepto bajo de su profesión, a lo que se les acusa de victimistas.

La sociedad está respondiendo a los recortes, tanto en sanidad como en educación, con las mareas blancas, en el caso de la sanidad, y las mareas verdes, en el caso del profesorado.

Otra parte interesante, bajo mi punto de vista, sobre el debate, fue la satisfacción del profesorado hacia los logros de su alumnado. Había argumentos que defendía que estos profesores y profesoras deberían sentirse orgullosos de sus alumnos y alumnas cuando saben que terminan sus estudios, pero también se comentó que los docentes están siempre formando en el mismo nivel, por lo que no son capaces de ver la transición del alumno o alumna, si mal no recuerdo Ígor lo comparaba con la construcción de un edificio donde cada docente es el encargado de estar construyendo siempre la misma planta.

Después de cerrar el debate, se centró la exposición de Mónica Rial en el malestar docente, la escuela es  una organización y no deja de ser como cualquier otra institución, por lo que nos podemos encontrar las mismas problemáticas. Mónica Rial hizo alusión a la obra de José Manuel Esteve de 1987 La tercera revolución educativa, pude leer la introducción (que subiré como archivo ya que no encuentro ningún enlace apropiado) y comprobar que a pesar de ser escrito hace 25 años se mantiene actualizado.

El malestar es peligroso porque no es momentáneo, sino que afecta a la personalidad del individuo y una vez que esto ocurra es muy complicado de cambiar. Por esto debemos ser protectores de nuestra mente, no dejando que la ocupen por completo problemas de los que no somos responsables y/o que no podemos hacer nada para solucionarlos, es decir, no llevándonos culpas que no tenemos, pudiendo actuar así en lo productivo para nosotros. El malestar lleva a la persona a menospreciarse inundando de negatividad todos los aspectos de su vida, lo que puede acarrear enfermedades psicosomáticas. El docente debe estar muy preparado para trabajar en sociedad y en las relaciones con individuos, para poder así superar o evitar el malestar, por esto mismo no cualquiera persona puede ser docente.

Los locus de control hacen que interpretemos la realidad de una manera u otra:

-          Internabilidad vs. Externabilidad

-          Estabilidad vs. Inestabilidad.

-          Contrabilidad vs. Incontrabilidad.

-          Globalidad vs. Especificidad.

Debemos ver los errores como oportunidades, no como problemas, nuestra sociedad siempre ve los errores y también se extiende a la evaluación, como algo negativo, simplemente como algo que está mal y no podemos cambiar, pero debemos pensar que de los errores es de donde se aprende.

Existen dos tipos de estrés, el euestrés que es el estrés positivo que nos aporta la motivación necesaria para alcanzar nuestros objetivos, y el disestrés, estrés negativo que no controlamos y que nos puede llevar a enfermedades físicas.

El docente debe ser una persona resiliente, es decir, que sea capaz de afrontar y superar las adversidades de su día a día para salir fortalizado de los problemas, los componentes que se deben desarrollar para ser resiliente son: la flexibilidad psicológica, ser activo, participar en diferentes actividades, tener capacidad de reiniciarse, ser tolerante con uno mismo y con los demás.

Malestar docente

Viñeta de Forges