Resiliencia

En las últimas clases tratamos diferentes aspectos sobre el malestar y el bienestar de los profesores, para empezar a tratar el tema en los blog, os hablaré del concepto resiliencia con el fin de conocer un poquito más la importancia que tiene para los profesores esta palabra.

La resiliencia podemos entenderla como la capacidad de transformar el sufrimiento de tal forma que, en lugar de dificultar nuestro bienestar, potencie nuestro desarrollo y despliegue nuevas opciones de mejora. Por tanto podemos decir que, es la capacidad afrontar la adversidad y sobreponerse a ella absorviendo aspectos positivos de la experiencia.

La resiliencia se presenta como un campo bastante interesante dentro de la formación docente. Por un lado, se busca responder a las constantes presiones y problemáticas que a día de hoy sufren los profesores. Por otro lado, cada vez se apuesta más por formar a alumnos resilientes, dentro de una educación integral en el alumno, por tanto, para formar la resiliencia en alguien antes hay que ser resiliente.

Para ser un docente resiliente hay que tener 6 factores conocidos como "constructores":

  1. Enriquecimiento de los vínculos prosociales: Adaptándose positivamente a las situaciones, aumentando el sentimiento de pertenencia a la institución educativa. Sus principios se basan en la solidariedad y en la tolerancia. Busca la resolución de conflictos desde un prisma positivo y acepta sus errores sin proyectarlos a otros.
  2. Fijación de límites claros y consensuados: Considera valiosa la opinión de los demás, no “acata” si no está de acuerdo, es democrático, no es contradictorio entre su manera de pensar y su accionar, no se rinde hasta lograr su propio aprendizaje y el de sus alumnos, es abierto ante el surgimiento de nuevas y diferentes situaciones, su firmeza no se confunde con rigidez, flexibiliza, trata de “atemperar” los conflictos.
  3. Enseñanza de habilidades para la vida: Tiene capacidad de asombro, es curioso, contagia interés y estímulo, no se detiene ante la duda, busca aprender y capacitarse por propia satisfacción.
  4. Brindar apoyo y afecto: Se siente valioso, quiere a su trabajo, estimula y busca recibir estímulos, siempre está sumando y no restando cualidades en sí mismo y en los que lo rodean, confía en su propio potencial y en el de los demás.
  5. Establecer y transmitir expectativas elevadas: Busca la calidad sobre la cantidad apunta al desarrollo del aprendizaje significativo, tiene en cuenta los procesos centrados en el esfuerzo, proyecta con avidez y no por cumplimiento burocrático, promueve y pone en ejercicio constantemente el pensamiento crítico y creativo, rescata los aportes que construyen y desecha los que invalidan o paralizan al otro.
  6. Brindar oportunidades de participación significativa: Participa con alegría porque sabe que su aporte es valioso, es tolerante ante el disenso, se involucra, nivela para “arriba”,no toma al alumno como un ser pasivo, no interpreta el desacuerdo del otro como algo personal, sino simplemente como otra “mirada” de la misma situación, hace uso de su participación porque guarda una relación de compromiso con su rol.

Una vez conocidas estas características, podemos identificar un profesional implicado, positivo y afectivo con lo que hace y que contagia a los demás su entusiasmo. Es muy importante formar profesores que tiren de la gente mediante su forma de ser, mediante su carisma. Y que sean lo suficientemente duros como para superar las piedras del camino docente sabíendo que su trabajo tiene más elementos positivos que negativos.

Páginas consultadas:

http://yoaprendo.wordpress.com/2006/12/16/reconocimiento-de-personas-resilientes-docentes-y-alumnos/

http://es.shvoong.com/social-sciences/education/1876532-profesor-resiliencia-la-importancia-la/

http://www.elrepuertero.cl/admin/render/noticia/14803

http://es.wikipedia.org/wiki/Resiliencia_(psicolog%C3%ADa)