Burnout

En las últimas sesiones del año tratamos el malestar docente con análisis de documentos, debates, etc., para así aumentar nuestros conocimientos sobre una de las mayores problemáticas que nos podemos encontrar actualmente en la educación.

Pero antes de entrar a analizar el malestar docente, me gustaría hablar del "burnout", un síndrome psicológico que suele ir de la mano con el malestar docente.

El concepto burnout aparece en los años setenta gracias a los diversos estudios que se realizaron sobre el estrés en el campo de la psicología, durante esta década cobra importancia, pero realmente serán los ochenta cuando el estudio de este síndrome sea realmente considerable. Fue Freudemberger quien dió su primera definición en 1974 como "un conjunto de síntomas físicos y psíquicos (hundimiento físico y emocional) sufrido por el personal sanitario como resultado de las condiciones de trabajo". Tras esta primera definición y otras múltiples de diversos autores, se llega a una aceptación general de la comunidad científica sobre la conceptualización de Maslach (1982, 1999) que define el burnout como una respuesta de estrés crónico formada por tres factores fundamentales:

  • Cansancio emocional: Caracterizado por la perdida progresiva de energía, el desgaste, el agotamiento y la fatiga.
  • Despersonalización: Se manifiesta en el desarrollo de actitudes negativas y sentimientos fríos e impersonales hacia los destinatarios del trabajo (clientes, pacientes, alumnado,etc)
  • Baja realización personal: Tendencia de los profesionales a valorarse negativamente, y de forma especial esa valoración negativa afecta a la realización del trabajo y a la relación con las personas a quien atiende.

La investigación de este fenómeno en la educación se incremento cuando en las diferentes administraciones de educación se observo un aumento progresivo de bajas laborales de tipo psiquiátrico, que no se producían en otras profesiones.

El síndrome del profesor quemado produce diversas consecuencias a nivel personal como:

  • Fisiológicas: Aumento de ritmo cardíaco, elevación de la Presión Arterial, sudoración intensa, etc.
  • Sobre la salud: Dolores de espalda y pecho, trastornos gástricos y coronariosm insomnio y migrañas.
  • Conductuales: Excitabilidad, irritabilidad, impulsividad, incapacidad para descansar, temblores, etc.
  • Cognitivas: Falta de concentración, bloqueo mental, olvidos, incapacidad para tomar decisiones.
  • Subjetivas: Ansiedad, apatía o depresión, frustración, baja autoestima, tensión y nerviosismo.

Si buscamos datos, del 2000 en adelante, nos encontramos que sobre 25% de los profesores de primaria y secundaria se toman una baja. Apenas un 3% son bajas por estrés, pero muchas de las dolencias que presentan los profesores están estrechamente relacionados o aparecen a causa de dicha problemática. Debido a ésto se fueron realizando planes y estrategias para evitar el que los docentes acaben "quemados" con su trabajo.

Para ayudar a las personas que presentan este problema y para intentar evitarlo, nos encontramos tres categorías de técnicas: individuales, grupales y organizacionales.

Estrategias individuales:

  • Realización de ejercicio físico controlado.
  • Uso de técnicas de relajación, tanto de relajación física y mental, como ejercicios de respiración.
  • Técnicas cognitivas: intentando volver a evaluar y reestructurar las situaciones problemáticas para que dejen de serlo.
Estrategias organizacionales:
  • Rediseñar la realización de tareas, organizarse mejor la agenda de trabajo.
  • Clarificar la toma de decisiones.
  • Establecer objetivos claros para los roles profesionales.
  • Mejorar las redes de comunicación organizacional.
  • Aprovechar las oportunidades que favorezcan desarrollo de la carrera profesional.
  • Involucrarse en la toma de decisiones.
  • Participar e implicarse en el trabajo en equipo.
  • Establecer líneas claras de autoridad y resposabilidad.
Estrategias sociales:
  • Apoyo social de compañeros.
  • Separar los tiempos laborales y extralaborales.
  • Incrementar la vida social (paseos, reuniones, asistencia a eventos...)
Con esto creo que ya tenemos unas breves referencias sobre una problemática que es necesario solucionar para poder tener profesionales competentes y contentos en nuestras aulas que realmente se sientan gratificados con su actividad profesional.

image

 

Fuentes consultadas:

http://www.slideshare.net/cjbl1958/burnout-docente-presentation

http://www.aepc.es/ijchp/articulos_pdf/ijchp-126.pdf

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portal/com/bin/salud/contenidos/RiesgosProfesionales/RiesgosComunes/burnout/1160561555449_burn_out_en_el_mbito_docente.pdf