Comparativa LOE-LOMCE

Comparativa LOE-LOMCE

 

Para comentar el borrador de la LOMCE , con respecto a la LOE, me basaré en el siguiente documento proporcionado por el sindicato de docentes, ANPE.

Primeramente me gustaría resaltar que, más que una ley en sí misma, esta es una modificación de la LOE, ley que actualmente seguimos en educación. Por esta misma razón hai apartados que no varían y otros que cambian sustancialmente.

Como aspecto importante a resaltar me gustaría mencionar la formación continua del profesorado, aspecto que no se ve afectado por esta nueva ley de educación. Esta no modificación puede venir dada por dos cosas, primeramente porque tal y como está planteada nos parece correcta o porque no le damos importancia a este tipo de formación en los docentes.

Si hablamos de este último caso, creo que, estaríamos cayendo en un grave error, puesto que al no preocuparnos de la formación continua de nuestros docentes, estamos también dejando de actualizar la educación. Es decir, si no formamos a los profesores continuamente, estos quedarán atrasados con referencia al estilo de vida de la sociedad y consecuentemente estaremos contribuyendo al fracaso de la escuela, puesto que la escuela debe resoponder a las necesidades actuales de la sociedad, y si los docentes no están formados de una “manera actual” esto no sucederá.

En cuanto a los aspecto que si varían me gustaría resaltar algunos, que, en mi opinión, desfavorecen a aquellos alumnos con más dificultades para alcanzar los mínimos académicos necesarios.

Por un lado encontramos la desaparición de las Diversificaciones Curriculares, sustituyéndolas por programas de mejora del aprendizaje y el rendimiento, que en esta ley se concretan muy poco o nada.

Y por otro lado desaparecen los Programas de cualificación Profesional Inicial, programas que permitían a los alumnos adquirir unas competencias profesionales a pesar de su bajo rendimiento académico. En sustitución de esto aparecen los ciclos de Formación profesional inicial, con unos requisitos diferentes y quizás más excluyentes para sus destinatarios.

Por último me gustaría comentar la división de la educación secundaria obligatoria, en dos ciclos de diferente duración, y la adquisición de una certificación académica una vez finalizado el primer ciclo, creo que esto no hace más que diferenciar a aquellos alumnos que pretenden dirigirse al mundo “del trabajo” y a los que deciden continuar estudiando.

En mi opinión estas tres últimas medidas no hacen más que romper con la equidad, que en otras líneas pretende esta ley, porque, en mi opinión , alcanzar una educación de calidad no pasa por hacer una criba más temprana de aquellos alumnos que acudirán a la educación superior y aquellos que no, sino que se trata de que los alumnos que no  van a acudir a la educación superior adquieran unas competencias y conocimientos mínimos igual que los que si acudirán a dicha educación, pero el mérito del sistema reside en que los consigan y no abandonen su período educativo sin conseguirlos.