PRACTICUM II

PRACTICUM II: Un paso hacia el mundo laboral.

Realice el Practicum II en el Centro de Día de la Asociación de Daño Cerebral de Compostela, Sarela. El objetivo principal es la rehabilitación terapéutica de los usuarios (afectados de daño cerebral adquirido) para la reinserción social, familiar y laboral. Mi actuación en el Centro era dentro del Departamento de educación Social donde desempañaba diferentes funciones, aunque destacaba la de supervisión y apoyo en la distintas actividades.


Esta experiencia “semi-profesional” supuso un cambio de óptica sobre las posibles salidas laborales de Pedagogía, contemplando otras posibilidades que en la carrera apenas se mencionan. En el Grado de Pedagogía, el ámbito de atención a la discapacidad, en general, y la reeducación de personas adultas, en particular, son elementos formativos “de muy poco peso”.

Será por esta realidad o por otras (falta de un Colegio Profesional de pedagogos) que en el Centro de Día no está contemplada la posibilidad de que un pedagogo trabaje allí. No obstante, la formación que recibí me dotó de unas determinadas competencias, así a la hora de afrontar diferentes situaciones pude resolverlas.

En cuanto a la cultura dentro del Centro, cabe destacar la importancia del trabajo cooperativo y el apoyo mutuo, importante para evitar la desmoralización de los profesionales. Es una cultura imperante que rápidamente te “contagias” de ella, en cierta medida se crea un ambiente de una “gran familia” (entre los profesionales y los usuarios), donde los problemas se resuelve a través del diálogo. Esta realidad, facilita que los profesionales trabajen con comodidad, ayudando así, a la creatividad y innovación en los procesos rehabilitadores. Esto es, en cierta medida, gracias a la concepción de que están en un procesos de enseñanza/aprendizaje entre iguales (aunque, naturalmente, existe diferencia de roles y status), sentimiento compartido por los usuarios que reconocen la gran labor que están los profesionales desempeñando.

Todo esto me hizo reflexionar. En nuestro contexto el profesor esta perdiendo su status, tanto dentro como fuera del aula, generando conflictos que dificulta su labor. Naturalmente, esto afecta a la calidad educativa que paradogicamente incide mucho más en la devaluación del profesorado.Extrapolando lo vivido en la experiencia del Practicum II y la cultura dentro del Centro me pregunto: ¿Se podría contemplar un ambiente dentro del aula más “familiar” y “desenfadado”? y ¿Qué resultados se obtendrían?