Relación del asesoramiento educativo con otros asesoramientos

Cuando mencionamos las palabras educación, escuela, pedagogía…no estamos hablando de terrenos completamente definidos, sino que estamos enunciando dominios poco delimitados debido al aura de complejidad en el que están inmersos. Esta complejidad proviene de la gran fuente de elementos de los que beben estos términos y todos los vocablos que se relacionan directamente con ellos. Así, contemplamos la educación como un ámbito que está cimentado en la pedagogía, psicología, sociología…y un sinfín de ciencias que comprenden las propias ciencias sociales.

Por este motivo, no debemos considerar el asesoramiento educativo como un ya pronunciado terreno completamente definido, sino que ha de cementar su mejora en la innovación y, como no, en el apoyo de otros tipos de asesoramientos, ya que estos poseerán tanto características comunes como diferenciadoras, que pueden aportar un camino hacia la búsqueda de la calidad del asesoramiento educativo.

Si observamos otras tipologías de asesoramientos (psicológico, laboral, de imagen…), vemos que todos buscan una mejora del ámbito en el que están circunscritos; pero, para conseguir esta mejora, se llevan a cabo técnicas completamente diferentes, definidas por las características de cada ámbito. Contemplando esto desde una perspectiva globalizada, podemos extrapolar esas técnicas/ actividades/objetivos de otros tipos de asesoramiento con vistas a lograr una mejora del propio asesoramiento educativo. Hasta este momento, pudimos observar como tanto la escuela como el asesoramiento educativo obtuvieron grandes avances y logros, todos derivados de las implicaciones de la reconceptualización del proceso de enseñanza-aprendizaje y de la institución educativa. Esta reconceptualización puede venir definida por una extrapolación de otros ámbitos como la ética, la psicopatología, la investigación social, etc. Por ejemplo, estoy casi convencido de que el asesoramiento educativo relacionado con el ámbito profesional no podría mejorar con tanta rapidez si no fuera por el apoyo del asesoramiento laboral (surgimiento del counseling, nacimiento de los PCPI´s…), externo a la institución educativa.

Teniendo en cuenta todo lo mencionado hasta ahora, debemos apoyarnos en los diversos asesoramientos, sobre todo los directamente relacionados con las ciencias sociales y la educación, para poder potencialmente reconsiderar la práctica educativa, y así poder definir nuestro sistema educativo como un sistema de calidad.   

Comentarios

  • Damián Varela Sánchez

    Hola Daniel.

    O primeiro de todo é darche as grazas pola túa achega a cal me parece moi interesante. Sobre o tema que propós, corríxeme se me equivoco, mellorar o asesoramento educativo a través das técnicas/actividades de outro tipo de asesoramento creo que se trata dun tema pouco explorado e traballado.

    Digo isto porque é evidente que cando unha persoa se somerxe nun ámbito profesional determinado aborda dito ámbito, xeralmente, cos saberes, técnicas e actividades propias do mesmo e non de outros que poidan ser afíns.

    O que ti propós é unha idea que podería dar lugar a un debate longo e arduo sobre se é pertinente ou non abordar un campo de coñecemento dende as técnicas de outros, pese a que estes últimos teñan elementos comúns co primeiro.

    Sobre isto quero propoñerche a seguinte cuestión: ata que punto se poden diversificar as prácticas profesionais dun determinado campo para ampliar/mellorar as mesmas introducindo elementos que non so propios deses campo? Non sei se me explico. Non estou a poñer en dúbida que se poida facer ou se deba facer senón de se sería conveniente facelo e, de ser o caso, de se sería efectivo facelo.

    Digo o de efectivo porque, evidentemente, si se pretenden abordar as necesidades que poidan xurdir nun contexto educativo por medio de técnicas doutros asesoramento, habería que ver ata que punto esas técnicas serían efectivas para dar resposta á necesidade xurdida.

    Xa sei que tal vez sería cuestión de adaptar as técnicas aos destinatarios pero creo que o verdadeiro reto do asesoramento educativo na actualidade está en capacitar ao profesorado para que non precise asesoramento permanentemente, facelo autónomo.

    En relación con isto último quero sinalar que estou de acordo de que a innovación é o principal camiño para lograr a mellora do asesoramento educativo pero discrepo respecto do emprego das técnicas de outros asesoramentos como medio para lograr un asesoramento de calidade. Creo que se debe innovar sobre as técnicas, estratexias e procedementos xa presentes no asesoramento educativo porque de algún modo xa mostraron certa eficacia en dito campo máis tamén penso que se debe estudar a posibilidade de incluír outras novas pero facendo prioritaria a innovación nas xa existentes.

    De todos os xeitos considero que a túa proposta é algo a ter en conta de cara a explorar novas vías de actuación para a mellora do asesoramento educativo e, polo tanto, da educación.

    Para rematar quixera que me resolvas unha pequena dúbida: a que te refires con PCPI´s?

    Un saúdo e grazas.

  • Daniel Blanco Carpente

    Hola Damián. Gracias por tu comentario, me alegra ver que mis ideas no son tan descabelladas.

    Contestándote a esta última pregunta, los PCPI son Programas de Cualificación Profesional Inicial, que parece que últimamente están muy de moda en los institutos.

    Seguiré intentado responder a tu pregunta que trata sobre el punto  hasta el que se pueden diversificar las prácticas profesionales de un determinado campo. Bien, según mi perspectiva, las ciencias sociales están muy relacionadas entre sí. Para mí, aunque exista un excesivo afán por catalogar las materias, ciencias, etc. (ojo, tiene su lado positivo), no considero estas como inconexas entre sí; es decir, personalmente concibo las ciencias sociales como un continuo que se puede abordar desde diferentes perspectivas. Si aunamos las perspectivas, obtenemos como resultado una estratificación del campo, al igual que pasa en el currículum. Pero, si las juntamos, podemos obtener un elemento único, desde el que se pueden aportar muchas visiones diferentes. Por este motivo, concibo que las técnicas utilizadas en cada práctica pueden tener relación con una práctica de similares características. Aún así, tendremos que contextualizarla, ya que a veces lo que falla no es la técnica, sino la manera de implementarla.

    Por último, una introducción de una técnica en un campo que no es definitorio de ella puede ser innovación. Miremos por ejemplo las competencias básicas. Desde mi punto de vista, la repercusión que está teniendo en la escuela la teoría de una educación globalizadora en todos los contextos, no sería posible sin la gran difusión que ha supuesto este término.

    Espero haberte aportado una visión complementaria. Un saludo.