Fernando Neira Gomez

Gustame saber un pouco de todo, quizas por iso os diversos campos de estudio nos que me adentrei ao longo da miña etapa educativa tanto formal como informal.

Parilla, Modelos de asesoramiento

Me gustaría empezar esta entrada hablando de los cuatro modelos de asesoramiento que establece Parrilla, bajo los cuales este autor nos intenta acercar con dicha clasificación a una clara diferenciación de los roles que se pueden llevar a cabo en los diferentes centros y en función de los profesionales que desenvuelven dicha profesión. Los ejes centrales de actuación de dichos modelos son muy diferentes
Los modelos establecidos por Parilla en cuanto al asesoramiento son los siguientes:
En el apoyo terapéutico: entiende el asesoramiento como una respuesta técnica; asume que un lugar en la educación es mejor que otro; y, parte de la base que una respuesta a las necesidades especiales de un alumno es mejor cuando se realiza en un entorno protegido. Se le critica a este modelo su escasa contribución a la aceptación de la diversidad y su foco en la búsqueda de respuestas individuales y parciales y su dependencia del asesor.

En el de apoyo colaborativo-individual. Al igual que el anterior mantiene una visión individualista centrada en el alumno pero incorpora el apoyo de un equipo de asesores a un mismo nivel jerárquico que colaboran en el análisis de casos individuales. A pesar de seguir centrado en la intervención sobre el alumno, los asesores procuran el desarrollo de programas y estrategias de intervención.

Un tercer modelo es el de consulta-recursos. Este modelo concibe las dificultades de los alumnos como indicadores de la necesidad de reforma en la escuela. De manera global podríamos decir que este modelo le otorga un carácter institucional al problema, toma una opción experta y técnica del asesoramiento e interviene en las estructuras a través de los asesores.

Y finalmente asesoramiento o apoyo curricular. En él las dimensiones colaborativa e institucional se juntan generando un modelo de apoyo colaborativo dentro del cual la escuela destaca por su capacidad de aprender. Destacaría este modelo entre todos los que en general establece Parilla, ya que las dificultades de los alumnos denotan problemas que se encuentran en las bases institucionales y que se concretan curricularmente; es la escuela la que debe transformarse, no el alumno, adaptarse, renovarse, adecuarse a los tiempos y espacios en función del contexto en donde se encuadre cada centro, siendo ese el que se adecue a los alumnos, a sus circunstancias y características.