Comunicación virtual Vs Comunicación personal

    Las redes sociales son un aspecto importante a tratar a raíz del cambio social, que se está produciendo. Estas nos permiten tener una nueva concepción de la comunicación, siendo un aspecto destacable la pérdida de la distancia y la posibilidad de la comunicación asincrónica. Estos aspectos me llamaron especialmente la atención, cuando tocamos el tema de las redes sociales en clase. Bajo mi punto de vista, la novedad es que ahora estamos conectados a nivel mundial, entonces ampliamos el rango de las personas con las que nos relacionamos, pero que al ser virtualmente perdemos directamente señas de identidad propias de nuestra expresión corporal, es decir de nuestra comunicación no verbal, a veces tan esencial para una buena comunicación o al menos real. Con real me refiero a los numerosos casos de perfiles falsos, que hay en la red.


   Otro aspecto a analizar  es la dedicación temporal que establecemos para relacionarnos virtualmente. Entiendo que las redes como “facebook”, “twitter”, “whatsapp”… nos permiten comunicación constante con aquellos que no tenemos a nuestro lado en todo momento, pero ¿Qué pasa con la comunicación con el que sí, tenemos al lado? ¿Ya no se prioriza este tipo de comunicación? Se trata de un tema controvertido, donde se dan variedad de opiniones.


   Sin embargo hay algo de lo que puedo partir para darme razones de ello, y esque las redes sociales nos dan voz, es decir para mí las redes sociales están sirviendo más que para una apertura de conocimiento o de nuevas vías de comunicación (que ya es bastante), están fomentando  la toma de conciencia de que la acción individual sirve expresar una idea que puede ser apoyada y cambiar el mundo.
Veamos un ejemplo esclarecedor de lo que digo:



En definitiva, “Crecen las oportunidades a nuestro alrededor” pero con ello también crece la necesidad de capacitar a todos el uso crítico de los medios tecnológicos. Creo pues que partiendo de lograr un equilibrio de comunicación social en persona y virtualmente, realmente llegaremos a enriquecernos de los beneficios de ambas. Educarse pues en el cuánto, cómo, con quién y con qué nos debemos comunicar puede llegar a ser, realmente valioso.

 

Comentarios

  • Jorge Boga Martínez

    Buen post. Creo que la tecnología puede ser nuestra amiga si la utilizamos con cuidado y, por supuesto, con fines positivos. En cuanto a la comunicación, pienso que es un avance imprescindible el hecho de poder comunicarte, casi cuando quieres, con cualquiera, sin importar en dónde esté. Así como poder compartir información en las redes que llegue a todo el mundo y que en algunos casos llega a ser una forma de vida.

    El problema está en lo que tu dices, "nos permiten comunicación constante con aquellos que no tenemos a nuestro lado en todo momento, pero ¿Qué pasa con la comunicación con el que sí, tenemos al lado?¿Ya no se prioriza este tipo de comunicación?". En el momento en el que dejamos de lado nuestras relaciones "físicas" cercanas, se crea un problema. Creo que lo ideal ( y posible) es encontrar el equilibrio entre nuestra vida diaria y nuestra vida en la red.

  • MartaValcarcelRubinos

    Sí, realmente creo que la clave es esa. Pero también es verdad, que a veces es más difícil de lo que parece. Y hablo desde mi experiencia cuando digo, que muchas veces he asimilado mi tiempo de descanso de estudiar, con estar en "Facebook" o "Twitter", cuando quizás estaba mejor dando un paseo. Si realmente podemos llegar a ese equilibrio es teniendo mayor autocontrol de  cuánto y en qué, invertimos nuestro tiempo.

  • Sara Cancelo Pereiro

    Creo que todo lo que habláis refleja lo integradas que tenemos las tecnologías en nuestras vidas, y sobre todo el papel preponderante que estas tienen para crear nuevas formas de comunicación, interacción e imagen personal, que en muchos caso afecta a nuestro modo de vida en actos tan inconscientes como pasar horas de “descanso o tiempo libre” pegado a ellas. Una gran experiencia es hace un viaje, dejando el móvil apagado en la maleta y no conectándose en ningún momento, sino disfrutando de las relaciones sin un soporte tecnológico (aunque, por propia experiencia siempre acabas cayendo en la tentación de conectarte…), por lo que apoyo la idea de que hay que saber buscar un equilibrio y disfrutar de lo positivo que nos dan ambas comunicaciones.