¿COMPRAR PARA TIRAR?

A lo largo de nuestra etapa educativa, y especialmente desde que estamos realizando estudios universitarios, se nos ha hecho hincapié en el término obsolescencia, y concretamente en el término obsolescencia programada; pero mi mente fue más allá, y he intentado dar respuesta a la pregunta: ¿Existen más tipos de obsolescencia?

 

La respuesta es clara, si hay otros tipos, entre ellos encontramos:

-              Obsolescencia autoimpuesta: concepción que tienen los consumidores de que un producto está obsoleto, aunque este pueda ser perfectamente útil, derivado de la aparición de una nueva versión.

Esta obsolescencia va a mi modo de entender asociado a la frase “estar a la última moda en tecnología”; pues seguro que muchos de nosotros tenemos móviles antiguos que todavía podrían cumplir las funciones básicas de llamada y envío de mensajes, pero como no tienen 3G, ni otras aplicaciones no nos sirven.

 

Además esta concepción puede llevar a una compra y consumo compulsivo de determinados elementos, pues hay mucha gente, que está esperando a que salga el último modelo de un determinado objeto, para ir a comprarlo.

 

-              Obsolescencia impuesta: esta modalidad de obsolescencia aparece con ciertos productos electrónicos que son útiles, pero que los fabricantes no permiten su actualización; esto ocurre por ejemplo con algunos Smartphone, cuyo software no se puede actualizar.

 

Pero estas dos tipologías están vinculadas con la denominación hecha por otros autores que las define como:

 

-              Obsolescencia percibida: es aquel tipo de obsolescencia que se produce cuando la maquinaria publicitaria empresaria se pone en marcha para crear en los consumidores la necesidad de poseer el último modelo de un determinado objeto o aparato tecnológico, aunque las nuevas características sean superfluas.

-              Obsolescencia planificada: es un concepto que se remonta a 1920,  y que alcanzó una gran popularidad hasta la década de 1950. Su principal finalidad es crear el aumento de las ventas y obligar a los consumidores a comprar de modo continuo nuevos productos.

 

Sea como sea, yo creo que lo único que se pretende conseguir con la obsolescencia, real o creada, es que los consumidores gasten dinero así como que se acaben alterando los recursos del medio natural en el que vivimos y que son tan necesarios para hacer la vida lo más placentera posible.

 

 

Espero que estos términos os ayuden, y os hagan reflexionar sobre aquello que compráis, y que realmente no es necesario para satisfacer las necesidades básicas del día a día.

 

REFERENCIAS

http://obsolescenciaycrecimiento.blogspot.com.es/2012/03/tipos-de-obsolescencia.html (consultada el día 25 de marzo de 2013)

http://www.cienciapopular.com/n/Ecologia/Obsolescencia_Programada/Obsolescencia_Programada.php (consultada el día 25 de marzo de 2013)

http://psicoencuentro.wordpress.com/2011/02/20/consumo-compulsivo/ (consultada el día 25 de marzo de 2013)

http://www.mitecnologico.com/igestion/Main/ObsolescenciaPlanificadaYPercibida (consultada el día 25 de marzo de 2013)

http://salamancablog.com/2008/10/19/obsolescencia/ (consultada el día 25 de marzo de 2013)