De la vieja escuela a la escuela de las tecnologías

Trabajando en el vídeo que hemos de realizar sobre cómo las nuevas tecnologías influyeron en nuestro aprendizaje, me he dado cuenta de los enormes cambios sucedidos en los últimos años, que revolucionan por completo desde el ocio y el tiempo libre al campo de la educación e incluso las relaciones sociales. Por eso es tan necesario que estemos formados para poder aprovechar esta enorme revolución, y que no nos deje fuera de juego.

En el campo de la educación, la revolución ha sido tal, que en menos de un siglo pasamos de un mundo en el que los pocos niños de las clases trabajadoras que recibían educación formal, abandonaban la escuela a muy temprana edad para ir a trabajar, a un mundo en el que la escolaridad es obligatoria, para todos, hasta los 16 años.

En aquellos tiempos el aprendizaje en la escuela se realizaba básicamente a través de libros, en los que sólo había letras, sin apenas ningún tipo de ilustración, y la explicación magistral del maestro. Los grandes cambios nos conducen, a través de una escuela en la que se ilustran los libros con fotografías y demás, se utilizan vídeos para ilustrar lecciones, y comienzan a utilizarse ordenadores e internet, básicamente con el fin de buscar un aprendizaje más autónomo por parte de los alumnos teniendo que realizar trabajos de investigación a través de búsquedas en la web, pudiendo cumplimentar su aprendizaje acerca del tema a investigar a través de vídeos documentales, artículos de opinión… de modo que al mandarse investigar acerca de un tema el alumno finaliza por aprender mucho acerca del tema a través de sus búsquedas, quedándose con lo que más interesa o llama la atención, centrándose cada uno en diferentes aspectos, que luego compartirán en clase, enriqueciendo el proceso de aprendizaje a la vez que el alumno cobra un mayor protagonismo en la clase, consiguiendo así un mayor interés y motivación por el aprendizaje.

Se produce una gran adaptación del aprendizaje a las tecnologías, de las pizarrillas a los iPad y ordenadores, de los libros sin fotografías a los eBooks, de los encerados a los PDI, de la enseñanza en una misma aula a una gran variedad (aula de tecnología, laboratorio, gimnasio…), hasta los patios de recreo han sufrido grandes cambios, de parques con columpios y niños que juegan entre ellos a enormes patios con pistas de fútbol y baloncesto, y niños que juegan con sus videoconsolas.

Cambian los libros, las asignaturas, los cuadernos, incluso los bolígrafos… ¿Qué podemos hacer?