• Blogs
  • Beatriz
  • "La profesión docente desde el punto de vista Internacional."

"La profesión docente desde el punto de vista Internacional."

Buscando artículos de educación, una vez más me paro en la Revista de Educación del MEC, en el cual encuentro un artículo muy interesante escrito por Francisco Imbernón, 2006: La profesión docente desde el punto de vista Internacional. 

He de decir, que desde la primera frase hasta la última, estoy totalmente de acuerdo con dicho autor. Francisco Imbernón, desde que lo dio a conocer la profesora Lourdes Montero en una de sus clases, se ha convertido para mi, en uno de los autores más interesantes sobre el tema educación y profesorado, puesto que considero que tiene una gran capacidad de reflexión y conocimiento sobre el tema. Así pues, el artículo escogido, además de este factor, me interesó conocer la visión que se tiene sobre el profesorado internacionalmente.

Me han gustado muchas ideas y cuestiones que ha expuesto Imbernón, empezando por la pregunta ¿Por qué hay tanto estudio internacional sobre la profesión docente? Bajo dicho interrogante, señala una serie de respuestas que lo justifican:

- La profesión docente ha adquirido mayor complejidad en esta sociedad del conocimiento.

- Ha aumentado la diversidad de usurarios.

- El docente es un elemento fundamental para promover valores tales como la tolerancia, diversidad...

- Hay mayores problemas de aprendizaje y de disciplina.

- Existe un mayor énfasis en la calidad.

 

Paro un momento en esta pregunta para reflexionar sobre ello. Es cierto. Cada vez, a la figura docente se le presentan mayores retos a los que se debe enfrentar, retos acompañados por una nueva sociedad del conocimiento que está en continuo cambio. De ahí a que existan nuevos y mayores problemas de aprendizaje, existan diferentes perfiles de docentes... y, sobre todo, haya una mayor preocupación por la búsqueda de la calidad.

A todo ello hay que buscarle una solución, pues creo que algo está fallando en el sistema y que por ello, no conseguimos avanzas hacia nuestro objetivo princial: una educación de calidad. Así pues, veo positivo los numerosos estudios que se están dando sobre el profesorado, su formación y la educación, pues espero que de esta forma, se entiendan o se vean bajo otro punto de vista para dar respuesta a las cuestiones que se presentan en el sistema educativo.

Otra de las ideas que refleja el autor es: no solo debemos cambiar al docente, sino que también debemos cambiar el contexto en el que trabaja éste. Dicha idea, creo que se nos suele escapar a la hora de pensar en cómo mejorar la formación y función docente pues, esto de nada vale si el centro en el que trabaja, no le permite poner en práctica las competencias y conocimientos adquiridos. Así pues, hay que mejorar en una doble vertiente: FORMACIÓN y CONTEXTO.

¿Por qué hay que mejorar en la formación docente? ante esta cuestión me valgo de la respuesta que da Imbernón en su artículo, pues:

- Existen competencias y saberes inadecuados.

- Hay lagunas <cualitativas> para dar respuesta a la educación del presente y del futuro.

- No existe una preocupación por parte de los gobiernos sobre dicho tema, ya que numerosos países carecen de programas sistémicos de integración de profesores principiantes.

Hace poco salía a la luz una noticia que levantó polémica entre el profesorado, pues diversos medios de comunicación flitraron resultados obtenidos en las oposiciones de futuros profesores/as de nuesto país. Algunos de ellos no sabían situar el Río Ebro en el mapa de España o no sabían realizar algún tipo de cuenta matemática, entre otros.

Ante esto, que tampoco sé hasta qué punto los medios han podido modificar la noticia para hacerla más atractiva... y tampoco pienso que los resultados expuestos valgan de muestra representativa de nuestro profesorado, me replanteo qué falla exactamente en nuestro sistema educativo particularmente. Debido a estos resultados ¿existen ya fallos en el periodo de secundaria o, por la contra, habría que mejorar la formación en el sistema universitario? Lo que sí se, es que debemos mejorar y que la formación del profesorado como la educación en general, debe ser una de las prioridades del gobierno, lo cual no lo es, ya que la educación, en mi opinión, en la base de un país.

¿Cómo hacer frente a la calidad del docente? tal y como expone F. Imbernón:

- Establecer mejores criterios de selección, tanto en la entrada a los estudios como en el puesto de trabajo.

- Introducir una evaluación a lo largo de la carrera docente y apoyando al docente con mayores recursos.

- Hay que reaccionar sobre profesores/as ineficaces.

- Brindar apoyo al principiante.

- Dejar autonomía al profesorado.

- Mejorar la motivación del docente poniendo empeño tanto en las recompensas salariales, como en su reconocimiento profesional.

 

¿Cómo mejorar el contexto? según mi opinión:

- Hay que brindar al centro de mayor autonomía y flexibilidad.

- Hay que fomentar la comunicación y participación de toda la comunidad dentro de éste.

- Buscar la innovación continua para la mejora de su funcionamiento.

 

Concluyo esta entrada con uno de los retos que proponen Bernchea, González y Morgan (1994):

“Hay que construir herramientas para que los profesionales expliciten tanto los
conocimientos en que han sustentado su acción, como aquellos que se han ido
produciendo en ella. Esto se realiza a partir de una reconstrucción de los supuestos
iniciales, de la práctica misma y, luego, de la interpretación de su sentido, para
descubrir los razonamientos que explican por qué se hicieron las cosas de esa
manera, contrastar y criticar los supuestos de la acción y ordenar lo que se ha
aprendido de manera que oriente una intervención futura (y para que se proyecte
más allá, como un conocimiento útil a otros)” 

 

 

Un saludo.

 

Beatriz Venancio.