"Crowdfunding"

Esta noche me decidiré por hablaros sobre un tema novedoso y en pleno apogeo. El título de este post dice su nombre: “crowfunding” . Seguramente, la mayoría ya sabréis de qué se trata. Yo os lo repito:

  • Crowd (masa) +  Funding (finaciamiento): Financiación en masa.

 

 

Este fenómeno también conocido con el nombre de financiación colectiva, tiene sus orígenes en el mecenazgo. Dicha actividad se remonta al Renacimiento en donde la archiconocida familia de los Médici costeaba todos los gastos de artistas de la talla de Donatello, Brunelleschi o el propio Miguel Ángel.

Dicho esto, es una obviedad decir cuanta importancia ha tenido la financiación colectiva en la historia del arte. ¿ Podéis imaginaros a Florencia sin la cúpula de Santa María de las Flores, sin el David de Miguel Ángel o sin sus frescos de la Capilla Sixtina? De poder hacerlo, la imagen mental que habréis conseguido estará, seguramente, más vacía que un gimnasio el día de año nuevo.

Hagamos otro esfuerzo e intentemos ahora trasladarnos siete siglos más adelante. Aquí nos encontramos. Principios del s. XXI y el mecenazgo se ha convertido en “crowdfunding”. Nombre y energía renovados.

La primera manifestación cultural en tiempos modernos registrada como “crowdfunding” se dio en el mundo de la música. Corría el año 1989. Un tal “Robe” y sus colegas montaban “Extremoduro” y el dinero escaseaba…

“(...) se nos ocurrió una locura que fue empezar a vender el disco antes de hacerlo, ¿no?, pa sacar perras pa hacerlo (...) Entonces, con eso sacamos 250.000 pesetas y con eso nos vinimos a Madrid a un estudio a grabarlo”[1]

Claras, concisas y sin “barrocadas” pedantes, estas líneas del viejo rockero definen muy bien lo que la gente – y cada vez más – busca en el crowdsourcing: dinero adelantado para costear su proyecto. ¿Se imaginan a un músico callejero presentándose en una sucursal bancaria con la pretensión de un crédito para costear su ilusionante proyecto? Sí, esa risilla burlona otra vez.

El crowdfunding consiste en hacer donaciones desinteresadas de particulares para proyectos creativos, campañas políticas, pequeños negocios o financiación del nacimientos de pequeñas compañías. Todos ellos, retos harto-complicados en este período de “crisis”.

El crowdfunding tiene su principal presencia en internet. La facilidad para difundir el proyecto aquí, es algo que posibilita una mayor acogida por parte del público. Las redes sociales tienen gran parte de culpa.

De este modo, todo aquel que quiera podrá informarse acerca de las características de los proyectos e indagar acerca de sus pretensiones y objetivos. Dependiendo de la sagacidad de los interesados – aquí entran en juego factores como el marketing, o la capacidad de persuasión-, la cantidad de donaciones podrá ser mayor o menor atractiva.

Los principales portales dedicados a esta tarea en España son www.universocrowdfunding.com www.lanzanos.com y www.verkami.com  aunque los hay especializados, también, en distintos ámbitos: social, audiovisual, empresarial...

Hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya sido de interés. En los próximos días volveré a postear acerca de las distintas manifestaciones de mecenzago que existen…

Permanezcan atentos!!

Comentarios

  • Martín Fernández Pérez

    P.D.: Atentos a los primeros minutos de la entrevista que os dejé en la referencia y en donde Robe explica cómo fue la financiación de su primer disco "Rock Transgresivo". No tiene desperdicio!

  • Sara Cancelo Pereiro

    Gran entrada y gran grupo de referencia ;)!La entrevista ahora mismo no la puedo ver, pero pronto me pondré a ello, sin embargo en base a lo que has comentado me parece muy interesante, ya que yo no conocía ese término, aunque si el proceso (obviamente). Me gustaría destacar el papel preponderante de las redes sociales, como has dicho, ya que en muchos casos son el medio que hará que estas lleguen a millones de personas, lo cual amplían las posibilidades de financiación. Sin embargo y supongo que desde mi óptica bastante desconfiada, creo que en muchas ocasiones también pueden existir intereses ocultos y que siempre deberían ser conocidos por las personas que visitan estas páginas. No sé si sabes algo más de esto y si es solo una idea que tengo yo desde mi desconocimiento. 

  • Martín Fernández Pérez

    Gracias Sara. Respecto a lo que comentas, haces muy bien en matizar... Hay que investigar antes de financiar una actividad, por muy atractiva que parezca. 
    Si bien es cierto, la mayoría de estos mecenazgos se difunden entre personas con vínculos bastante cercanos ( amigos, familiares, conocidos... ) y por lo general, estos proyectos suelen ser bastante " de fiar ".
    También existen alternativas más seguras. Por ejemplo, en algunas ocasiones, sobre todo para grandes proyectos donde la cuantía de dinero es alta, los emprendedores se comprometen a recompensar con algún bien o servicio a todos los donantes.
    Otro dato que se me había escapado... Si no se consigue la cuantía total de dinero para el proyecto (aunque falten 2 céntimos ), éste no podrá utilizado para el mismo y la actividad no se podrá llevar a cabo.

    Gracias de nuevo! Anímense a comentar!