"ACTUAR en lugar de ACUSAR"

"Los malos resultados de los licenciados en Magisterio están relacionados con los desvaríos de la nueva pedagogía" Así es como el catedrático Enrique Moradiellos de la Universidad de Extremadura comienza su artículo Primero aprende y después enseña, publicado en el periódico El País (22/04/2013).

A raíz de conocer la noticia sobre los conocimientos que poseen algunos aspirantes a profesor/a en las oposiciones, dicho catedrático no ha tardado en buscarle una respuesta a tal noticia, exponiendo lo que muestro al principio de esta entrada.

La noticia, la he conocido a través del artículo que José Gimeno, catedrático y pedagogo de la Universidad de Valencia, realiza en respuesta a las acusaciones que Moradiellos efectúa sobre la pedagogía.

Así pues, Enrique Moradiellos, deja claro a lo largo de todo su artículo que la pedagogía es una ciencia que carece de conocimientos y, que debido a la implantación de ésta en las Facultades de Educación, existe tal fracaso obtenido en las oposiciones. Ante esto, José Gimeno responde con el porcentaje de que solo un 12% de las materias troncales de los futuros profesores/as, son responsabilidad de los pedagogos/as, dando por hecho, que el error, no es nuestro.

Finalmente, Moradiellos, no quedándose corto con las acusaciones hacia la pedagogía, concluye su artículo de la siguiente forma:

"En resumidas cuentas, todo maestro y profesor y todo alumno y estudiante que aspire a ser maestro-profesor (siempre de algo: desde la especialidad de formación para pedagogo y educador infantil a la de instructor de vuelo aeronáutico o experto latinista; no hay profesor “de todo y para todo” ni educación “en todo y de todo”) debe conocer los fundamentos básicos de sus disciplinas y algunos más específicos del saber acumulado por las investigaciones pedagógicas y las experiencias didácticas. Pero también debe desconfiar, rebatir, ponerse en guardia y mantener a raya la verborrea pretenciosa y vacua de una supuesta ciencia holística de la educación formal, inmaterial e incontaminada de contenidos efectivos conceptuales y empíricos. Y es preciso y urgente que esta evidencia penetre en las aulas de las Facultades de Formación del Profesorado. Por mera razón de supervivencia propia y autoestima profesional."

Me parece increible que un profesor, catedrático, acuse de tal manera a la profesión de pedagogo/a y más aún, que inculpe a la pedagogía como la única resposanble del fracaso de los conocimientos que adquiere el futuro profesorado. Además, termina el artículo con: "Por mera razón de superviviencia propia y autoestima profesional" Autoestima profesional... parece pues, que el pedagogo es su principal enemigo, profesionalmente hablando, teniendo la opinión de que éste interfiere negativamente en su trabajo.

Sinceramente,  me entristece ver que en el sigo XXI, en el cual vivimos en una sociedad del conocimiento, cada vez más avanzada, sigan existiendo tales acusaciones. Parece que lo único que preocupa tanto en educación, como en política... es el señalar culpables y atacar al contrario en lugar de buscar soluciones.

Si se han obtenido tales resultados en estas oposiciones tan sonadas, y me supongo que así habrá sido anteriormente, no será mejor, ¿Evaluar la gravedad de tal problema para topar con la solución acertada? en vez de ¿Señalar culpables y acusarlos?

Utilizando la mesa y la estabilidad de sus cuatro patas como metáfora, está claro que ante estos resultados hay una pata que cojea.

Estoy en el último año de carrera de pedagogía, y desde el principio y tras adquirir los conocimientos precisos, he creído en la importancia del trabajo cooperativo y participativo entre los profesionales de toda institución educativa. Pienso que el trabajo individualista de cada cual, no obtendrá buenos resultados, pues, del mismo modo que el pedagogo necesita al profesor, éste necesita del pedagogo, un director no conseguirá el éxito en su cargo ni en su escuela, sin contar con la ayuda, mínima, de un equipo directivo... y que la educación no alcanzará la calidad, sin la ayuda de toda la comunidad educativa, es algo que veo muy obvio.

Podrá sonar a utopía, pero realmente considero importantes valores tales como la cooperación participación para hacer frente al problema que coloca a España en el puesto nº 26 de 34 países, según datos que recoge el Informe PISA (2010) y, que actualmente, sigue sin mejorar.

Con esto, concluyo esta estranda alzando interrogantes al aire como, ¿Será  la educación, un ámbito de continua guerra entre profesiones? ¿Habrá algún año, en el que las cosas cambien? ¿El gobierno tendrá entre sus prioridades, la educación? ¿Existirá un informe PISA, que sitúe a España entre los 10 primeros puestos?

"Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado." (Epicteto de Frigia)
 

Para conocer de forma más detallada ambos artículos os dejo los siguientes links:

http://elpais.com/elpais/2013/03/19/opinion/1363725498_641538.html

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/03/28/actualidad/1364475200_338215.html

 

Un saludo.

Beatriz Venancio.