Mi clase de informática en el colegio

           Después de la última clase expositiva de Tecnología Educativa, me quedé pensando mucho en cómo era mi clase de informática en la escuela. Pues como bien dijo la profesora, las clases de informática no eran más que viejos laboratorios o pequeñas clases sin ventanas que antes no tenían ningún uso. Después de esto me puse a pensar un poco en como era mi clase de informática en mi antiguo colegio.

            Iba a un colegio público en las afueras del casco histórico de Lugo llamado “Sagrado Corazón”. Me acuerdo que a partir de 3º o 4º de primaria contábamos con un aula de informática donde el profesor era nuestro tutor de aquel momento (el que nos daba matemáticas, lengua castellana, conocimiento del medio, etc), por lo que teníamos mayores posibilidades para ir allí, tanto en las horas “muertas” cuando por ejemplo faltaba algún profesor como en otras horas que nuestro tutor decidiese. Nuestro profesor le daba mucha importancia al comportamiento en esa clase, decía que los ordenadores eran muy delicados y que los teníamos que tratar muy bien, que no podíamos correr ni gritar por la clase que sino no volveríamos a ir nunca. Después de esta amenaza y con el entusiasmo que teníamos por ir, nuestro comportamiento solía ser siempre bueno.

            La clase estaba localizada en un módulo fuera del edificio principal del colegio, donde también teníamos la clase de inglés y donde estaba el comedor de los niños que se quedaban a comer en el colegio. Pues si mal no recuerdo esa clase tenían bastantes ordenadores con diferentes juegos educativos y programas en inglés. Era una clase bastante amplia, pintada de blanco de la mitad para arriba y tenía gran parte de azulejos. En el fondo de la clase había grifos, que nunca me había preguntado el porqué de unos grifos en un aula de informática, pero ahora me doy cuenta de que era uno de los viejos laboratorios. Me acuerdo que tenía ventanas, situadas encima de estos grifos pero que estas siempre estaban cerradas. Contaba con infinidad de adornos de laboratorio en las paredes además de las típicas vitrinas de cristal. Una cosa que recuerdo con mucha ilusión es a “Manolito”. Manolito era un esqueleto a tamaño real (bastante más grande que unos niños de 9 años), el profesor le había puesto unas gafas de sol y un sombrero y siempre nos hacía bromas con el, nos dejaba darle la mano, tocarle con cuidado, hacía que se movía…en definitiva ¡nos encantaba Manolito! Pero la verdad es que nunca me pregunté qué hacía un esqueleto en un aula de informática, ¿simple decoración?

           Como bien comentamos en clase, nos encantaba ir a informática, era una hora que se pasaba el tiempo rapidísimo, aprendíamos cosas nuevas, estábamos con ordenadores y jugábamos a juegos ¡qué más podemos pedir! Pero es una pena, que esta clase solo la utilizáramos, si no recuerdo mal, cincuenta minutos a la semana y porque teníamos la suerte de que nuestro tutor era el encargado; ya que las demás clases iban, con suerte, una vez al mes. ¿Cómo no nos va a gustar estar en una clase de informática? Si casi no nos dejaban pisarla. ¡Claro que era como un premio para nosotros! Nos poníamos contentísimos cuando nos enterábamos de que tocaba informática.

          Pero yo ahora, pasados unos años desde aquel entonces y viendo todo lo que ha evolucionado la sociedad y lo útil que son las tecnologías hoy en día, me pregunto si sería consciente la sociedad de aquel entonces de la importancia que iba a tener la tecnología en general y la informática en particular en nuestra formación. Y lo más importante, ¿son conscientes de esta importancia en los colegios de hoy en día? Yo creo que no y eso es un gran error.

Comentarios

  • Enelina

    Sinceramente me parece increíble, pues yo no he tenido la suerte de contar en el colegio con un aula de informatica, solo había unos ordenadores en la biblioteca, que casi nunca nos dejaban utilizar.

  • Yurena Fernandez

    Yo no recuerdo tener aula de informática en el colegio, la verdad es que parece mentira que siga sucediendo hoy en día que se tengan tantos recursos y no se sepa utilizarlos...

  • Talia Rodriguez Arribas

    Estoy segura que vuestros colegios también contaban con ordenadores, pero seguro que no había un profesor, como fue el caso de mi tutor que se encargó de todo lo que concernía a esa aula.Por ello y al ver vuestros comentarios me tengo que sentir afortunada. Es una verdadera pena que no se aprovechen los recursos que se facilitan.

  • Berta Varela Garcia

    No meu caso si que había aula de informática, pero é o que di Talía, empregabámola poucas veces, como premio máis que nada, ou para pasar o tempo na alternativa a relixión. E do mesmo xeito ca vós, considero que non se é consciente nos colexios da relevancia da tecnoloxía, e máis que nunca hoxe en día que, xa non se pode vivir sen ela.