"Arresto domiciliario virtual"

"La generación actual de jóvenes es la que menos tiempo pasa al aire libre. En EE.UU. los chicos permanecen entre siete y once horas delante de las pantallas." Si te paras a pensar eso por un momento, la adicción a las tecnologías está marcando, mucho más de lo que pensamos, la infancia y la vida de muchos jóvenes en la actualidad.

Hace un par de semanas, 'zappineando' por la noche (no sabía que televisaban Documentos TV a altas horas de la madrugada) descubrí este documental que muestra el gran impacto de la tecnología en la vida de los jóvenes. Frases como "para mí pasar el tiempo con los videojuegos es más divertido que jugar fuera, porque estoy inmerso en mi pequeño mundo, controlo lo que está pasando" o "el valor de la vida humana está disminuyendo, hoy en día quitar una vida vale un punto, diez puntos, en realidad no conozco a ningún joven que no sepa disparar un arma, ahora que lo pienso" o "no puedo imaginarme sin el teléfono, me parece deprimente, me sentiría sola", me asustan, y más aún sabiendo que vienen de boca de personas de 12-17 años. En este documental, se muestra la experiencia de diferentes chicos estadounidenses a los que sacan literalmente de sus casas para comenzar su "ayuno de pantallas" y conectarlos directamente con la naturaleza, ya que tal y como fundamentan en el vídeo: "los expertos advierten de que se está creando un mundo de personas desconectadas de la vida natural y que esto tiene un impacto muy profundo."

Aquí os dejo el avance del vídeo, y más abajo el enlace del vídeo completo para que podáis ver la experiencia de lo que se intentó con el programa Vuelve a jugar (dura 50 minutos, no os asustéis).

- Versión completa:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentales/documentos-tv-vuelve-jugar/1741092/

Para finalizar me quedo con este testimonio de uno de los chicos después de dicha experiencia: "la forma en la que me he planteado el mundo virtual y este mundo totalmente natural representan dos extremos en cuanto a la forma en que me sumerjo en ellos, y ahora que tengo esta idea en la cabeza tengo que conseguir un equilibrio entre los dos". A lo mejor puede sonar un tanto tremendista, pero ¿creéis que este tipo de adicciones acabarán creando también nuevos ámbitos de actuación educativa? (si es que no los han creado ya). Y, ¿está en nuestras manos, pedagogos y educadores, actuar para que los chicos y chicas del siglo XXI alcancen ese equilibrio entre mundo virtual y mundo natural del que hablan?