¿ Colega dónde esta mi móvil ?

La nomofobia es el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono movil. El termino es una abreviatura de la expresión inglesa " no-mobile-phone phofia, y fue acuañado durante un estudio realizado por la Oficina de correos del Reino Unido, para estimar la ansiedad que sufren los usuarios de teléfonos móviles.

Buscando por la red me encontré con este articulo de el  ABC que nos muestra más al detalle sobre este tema de la nomofobia.

 

Día 31/05/2012

Nomofobia: El 53% de los españoles sufre ansiedad o miedo si olvida el móvil en casa

Una persona consulta su teléfono móvil una media de 34 veces al día, lo que delata la dependencia de la tecnología

 

Quizá usted también haya padecido esa desagradable sensación de ansiedad (pánico en el peor de los casos) si ha olvidado el teléfono móvil en casa. Esa enfermedad tan moderna como los teléfonos móviles se llama nomofobia.

La nomofobia, dicen los expertos, es el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil. El término es una abreviatura de la expresión inglesa «no-mobile-phone phobia».

El padecimiento procede de un hecho bien conocido: el 96% de los españoles tiene móvil, cifra que supera a la registrada en Estados Unidos, China o Francia. Y, aún más, el 26 por ciento de los usuarios tiene dos móviles, y el 2% hasta tres teléfonos. El 33 por ciento de los españoles navega en Internet a través de su teléfono. España es el país con más teléfonos móviles por habitante, y casi 10 millones de españoles utilizan whatsapp para enviar mensajes o fotos. La nomofobia tiene, sin duda, un buen caldo de cultivo.

Estudios realizados por el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad revelan que casi el 53% de los usuarios de teléfonos móviles tienden a sentir ansiedad cuando "pierden su teléfono móvil, se les agota la batería, el saldo, o no tienen cobertura en la red", explica Marina Dolgopol Directora de CEETA en España.

Salir a la calle sin móvil puede crear inestabilidad, agresividad y dificultades de concentración (síntomas típicos de los trastornos de ansiedad). Suele estar acompañada de síntomas tales como malestar general, hipervigilancia, inquietud, temor a estar desconectado o aislado: sentir que el teléfono o las conversaciones mantenidas generan tranquilidad, comprobación constante de la recepción de mensajes, mails y visitas a las aplicaciones de redes sociales, pérdida de oportunidades laborales, consulta permanente de noticias, preocupación desmedida por lo que pudiera suceder si la persona no está conectada, crisis de pánico, agorafobia.

Este padecimiento creció el 13% en los últimos cuatro años

Este padecimiento creció el 13% en los últimos cuatro años, debido a que cada vez son más los consumidores que se ven atados a sus teléfonos inteligentes y a que la tecnología es cada vez más accesible y económica. “Una persona consulta su teléfono móvil una media de 34 veces al día”, explican desde CEETA.

“Las personas que padecen de nomofobia expresan que su teléfono es su vida, que lo es todo, y les brinda la sensación sobre todo de sentirse acompañados”, asegura Marina Dolgopol.

Las mujeres y los adolescentes suelen ser más propensos a padecerla. Los adultos ejercen una influencia importantísima en la vida de los niños a través de su comportamiento llevando a situaciones tales como no poder dejarlo incluso en los momentos de reunión familiar como puede ser compartir una cena o reunión. Los jóvenes de entre 18 y 24 años son los más propensos a padecer nomofobia. Dentro de este rango, el 8% de los universitarios son los que más lo sufren.

El tratamiento

Según Marina Dolgopol, “La clave es aprender a controlarse, desprenderse del móvil de forma gradual, afrontar de forma aislada las sensaciones y pensamientos negativos derivados de este padecimiento como pueden ser las crisis de pánico”.

Para prevenir este problema, se recomienda a los padres evitar que los hijos tengan conexión a la red desde su habitación y establecer unos horarios para un uso correcto de las tecnologías.

“Hay que separar momentos. La noche es para dormir y, por lo tanto, el móvil debe de estar apagado; del mismo modo, que la cena es para comer y no para estar con el móvil”, explica la Directora de CEETA

 

Leyendo este articulo me siento identificada con muchas de las actitudes que en el se cuentan, yo tambien me senti mal por dejar el telefono en casa, alomejor no llegue a puntos de crisis de ansiedad pero si me sentia que me faltaba algo. La adicción del telefono móvil cada día es mas común en la sociedad en la que vivimos y como toda adicción no es buena para nuestra salud. Me sorprenden los datos puesto que muestran una sociedad cada vez más dependiente de la tecnología y en este caso de los moviles, puesto que se supone que estan echos para facilitarnos la vida, no para crearnos ansiedades y adicciones. Pero donde empieza la responsabilidad a la hora de el uso de las tecnologías? ¿ En las empresas creadoras? ¿ O en los consumidores?

Para finalizar me planteo esta cuestion: 

¿ Uso o abuso de las tecnologías?

Comentarios

  • Lorena Garcia Pazos

    Reflexionando sobre lo que tu dices, yo también me he sentido identificada en muchas ocasiones, que he olvidado el mobil en casa, con una sensación de incerteza, pero porque realmente lo necesitaba en ese momento, entonces yo creo que tenemos que aprender a diferenciar, cuando realmente queremos el mobil por necesidad, o simplemente para  pasar el tiempo, como dice en este artículo estoy de acuerdo en que debe haber unos límites en el uso de las tecnologías, dem¡bemos a aprender a usarlos para hacernos independientes de nuestras acciones, y no como se dice dependientes de nuestra vida, sólo con la tecnología... Está claro que es una realidad actual, que la tecnología está presente en todas partes, pero también está claro que para usarla deben establecerse unos límites o lo que he venido diciendo una alfabetización en información para su adecuado uso.

  • coral lopez lozano

    En relación co que comentas, no meu caso non acostumo saír sen o mobil da casa. Non me considero adicta, mais ben, vexo a posibilidade de ter o mobil como un recurso para localizarme ou localizar a alguén, así como para sentirme máis segura. con todo comprendo o que di Lorena e estou con ela en que o grao de importancia que lle des a levar o mobil contigo depende dun mesmo, mais neste momento limitar o uso deste, considero que é unha tarefa complexa.

  • Beatriz Lopez Muniz

    Comparto moi ben a túa reflexión final, o meu caso é parecido ao teu; pese a nunca sentir nunca ataques de ansiedade, por sorte, si que noto que me falta algo se salgo sin o teléfono movil da casa. Ao igual que Lorena penso que os verdadeiros culpables somos nos memos, somos nos que temos que marcar uns limites pero vendo a sociedade na que vivimos donde todo sucede tan rápido poñer esos límites é moi dificil, posto que utilizamos o movil para absulutamente todo ou case todo.

    Por outra banda, creo que neste punto xoga un papel moi grande a publicidade a cal se encarga de vendernos cada día máis e máis facendo a nosa vida cada vez máis dependente de todo tipo de productos sexan ou non tecnolóxicos.

  • arminda

    Totalmente dacordo co que comentas Sheila, hoxe en día saes da casa sen móbil e sénteste case incomunicada aínda que só sexa ó principio. No meu caso, como din as compañeiras, non considero que sexa para tanto coma para sufrir crises de ansiedade por non ter o móbil en todo momento pero sí que me xera certa incomodidade non poder estar sempre conectada ben sexa por whatsapp, facebook ou twitter. 

    Como di Lorena, cada un temos que saber poñernos uns límites e permitirnos disfrutar duns momentos sen móbil que á fin e ó cabo, non deixan de ser só un recurso e deberiamos empregalos como tal.

  • Enelina

    Pues yo en este aspecto soy un poco contradictoria, ya que para ir a cualquier sitio suelo llevarlo aunque no lo necesita, y no me inmuto si le dejo en casa; pero cuando salgo con el coche y me lo olvido en casa me pongo de los nervios, pues nunca se sabe lo que me puede pasar y en que lugar. 

     

    Aun asi si que considero que a día de hoy la mayor parte de la sociedad no es capaz de salir de casa sin el móvil, pero al igual que con todo, y como bien afirma Lorena, deberíamos saber ponernos límites, ya que en ocasiones es bueno romper la rutina y hacer cosas nuevas, sin ser tan tecnológicodependientes.

     

    Un saludo chicas.