Proyecto Ponte dos Brozos

Continuando con la indagación acerca de los proyectos para incluir las nuevas tecnologías en las escuelas me di cuenta de que tenía un ejemplo mucho más cerca de lo que pensaba. En el año 2004 se llevó a cabo el llamado “Proyecto Ponte dos Brozos”, en el ayuntamiento de Arteixo (A Coruña), introduciendo, por primera vez, en todos los centros de este las nuevas tecnologías. A continuación describiremos brevemente el dicho proyecto, gracias a la información extraída de su página web.

El proyecto:

Es en los primeros años cuando el alumno aprende a construir su pensamiento, sin duda uno de los factores que condicionan el desarrollo de la sociedad, es la educación, y es a través de la enseñanza donde se escribe su futuro, de manera especial en las etapas de educación no universitaria. Las repercusiones de todo tipo que se derivan de las llamadas Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, son las que más interesan actualmente al ámbito de la nueva aplicación técnica en la educación. El Proyecto Ponte dos Brozos, nace en el seno de la Fundación Amancio Ortega y gracias al apoyo de la misma institución, con la misión de favorecer la educación del entorno educativo del Ayuntamiento de Arteixo, consolida la participación formación y continuidad de los profesores en los centros educativos, transfiere la gestión a los propios beneficiarios con apoyo de la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de Arteixo, que suponen una firme garantía para alcanzar las metas del Proyecto Ponte dos Brozos.

Formación de los Profesores

El programa de motivación y formación permanente para profesores de la comunidad escolar Ponte dos Brozos constituye uno de los rasgos substanciales del Proyecto. De la correcta puesta en práctica de este programa depende en buena medida el éxito del Proyecto. Porque, entre otras razones, la introducción a las nuevas tecnologías, ocasiona cambios profundos en las relaciones entre las personas que conforman una determinada comunidad, y los centros educativos no son ajenos a estos cambios.

Aspectos Pedagógicos

La introducción de las nuevas tecnologías en la vida diaria del aula provoca, inevitablemente, una revisión de los métodos pedagógicos de aprendizaje. No se trata de enseñar lo de siempre con otros medios, sin duda más rápidos, atractivos y cómodos, sino de enseñar y aprender de forma diferente. Tecnología y pedagogía son factores del necesario proceso de renovación de nuestro sistema de enseñanza, dentro y fuera de las aulas. La presencia de tecnología en los colegios es conveniente pero, por atractiva que sea, no debe dejar en segundo plano a lo que constituye el principal reto: la renovación del método pedagógico.

A continuación se muestra la entrevista hecha a uno de los alumnos que vivió este proyecto desde el año de su creación, cuando iba en primero de la E.S.O.

P- ¿Cómo influyó el proyecto Ponte dos Brozos en tu forma de aprender?

R- Fue un cambio radical, de estar acostumbrado a los libros y las libretas, pasar a hacerlo prácticamente todo utilizando un ordenador, es muy diferente, la clase se hace mucho más amena, y tienes acceso a muchos más contenidos, sin la limitación de disponer solamente de lo que haya escrito en el libro. Aunque por otra parte, he de reconocer que las distracciones aumentan.

P- ¿Sabían los profesores utilizar los medios que le eran ofrecidos de forma provechosa?

R- Pues en gran medida sí, pero de todas formas, se le podría sacar muchísimo más partido. No obstante, la mayoría de ellos, hacían cursos de aprendizaje por las tardes, para intentar aprender más acerca del uso en clase de los portátiles.

P- ¿El uso del ordenador: era un premio, algo puntual o realmente era un método constante de aprendizaje?

R- Era algo constante. Lo utilizábamos prácticamente en todas las clases, exceptuando algunos casos puntuales. Aun así, el prohibirle a un alumno el usar el ordenador como un castigo, era algo bastante habitual, es decir, que aunque no se utilizase como un premio, si se utilizaba como un castigo.

P- ¿En qué aspectos de tu formación te ayudo?

R- Pues obviamente, la familiarización con el mundo de la informática y el mundo de las nuevas tecnologías es lo fundamental. Además de ser un aprendizaje mucho más motivador.

P- ¿Te ayudaron realmente a sacarle el máximo partido al ordenador?

R- Pues en la medida que podían sí. Aunque he de reconocer, que utilizábamos herramientas bastante elementales. Pienso, que se le podría sacar mucho más partido a los ordenadores si realmente pusiesen más empeño en ello.

P- ¿Destacarías algún aspecto negativo de la utilización de los ordenadores en las aulas?

R- ¡Desde luego! Niños de 13 años con ordenadores en clase, las distracciones eran constantes… Pienso que a pesar de ser una herramienta muy útil, si no se hace un uso responsable de ella, puede ser un arma de doble filo. Además, con personas de esas edades, la falta de responsabilidad y de buen comportamiento, acaba traduciéndose en piezas rotas, y daños en los ordenadores casi a diario.

P- ¿Cuál es tu valoración personal de esta experiencia?

R- Pienso que a pesar de ser una herramienta muy útil, hay que mirar muy bien en manos de quien la ponemos; tanto por parte de los profesores, teniendo en cuenta la formación que ellos tienen, como por parte de los alumnos, que como ya he dicho antes, a esas edades, es un compromiso muy grande. Además, provoca demasiadas distracciones, y se descuidan un poco temas como la escritura manual. En general creo que antes de llevar a cabo un proyecto así se debería de preparar para ello tanto a profesores como a alumnos, para un uso responsable y un buen provecho de estas tecnologías.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que la introducción de la tecnología en las escuelas es un tema complicado, que requiere preparación, responsabilidad y compromiso por parte de toda la comunidad educativa, para hacer un uso productivo de estas.