Crowdsourcing

Crowdsourcing

 

En este nuevo post, vengo a hablaros de algo que con anterioridad mencioné en mi publicación sobre el Crowdfunding, pues, como veréis, son actividades que guardan ciertas similitudes empezando por su nombre.

Comenzaré por explicar la etimología de este  término compuesto:

  • Crowd (masa) +  Outsourcing (externalización)

 En español puede traducirse como colaboración abierta distribuida. A continuación explicaré en qué consiste esto.

El Crowdsourcing nace en el seno de la que es conocida como Web 2.0 y sobre la que ya hemos hablado en alguna ocasión.

Es un modelo de realización de tareas en el que una empresa, contratista, asociación , etc. expone su actividad al público de manera que, todo el que quiera participar deberá ceñirse para conseguir los objetivos marcados.

A modo de ejemplo: Nike quiere vender unas zapatillas con luces de neón pero todavía no tiene los recursos humanos necesarios para llevar a cabo la empresa y, mediante el crowdsourcing, insta a todo aquel que quiera a elaborar un proyecto en el que quede patente la implementación del mismo. Así, el que más se acerque a lo que Nike busca, se hará con el dominio de la tarea y con parte de sus beneficios. Todo ello mediante internet.

Es similar a lo que se hace con la gestión privada de los servicios públicos pero con la diferencia de que la puja aquí se hace única y exclusivamente mediante la creatividad intelectual de todo aquel que quiera participar. Sin dinero de por medio.

Es algo que ha emergido a raíz de la crisis económica y que muchos lo tildan como “La gran oportunidad”. Es una oportunidad, claro que sí, pero debemos de tener cierto cuidado con el discurso rimbombante que se ha generado en torno al emprendedurismo.

Se nos dice que ahora, cada uno, con un PC en su dominio, tiene las mismas oportunidades que cualquier hijo de vecino. Que ya todos somos iguales gracias a la tecnología. Y yo digo: en cierto modo sí y en cierto modo no.

Este tipo de discurso se escapa de todos aquellos factores que determinan principalmente la igualdad de resultados, que no de oportunidades. Casi todos podemos tener acceso a un PC, pero no por ello todos vamos a poder hacernos con el proyecto que Nike esternaliza mediante crowdsourcing. No todos hemos ido a la misma escuela ni hemos nacido en la misma familia.

No hemos de olvidar las garantías básicas que todo Estado de Derecho debe garantizar a sus ciudadanos. Una vida digna: trabajo, casa, comida, ropa.

En esta época de “recesión” se insta cada vez más al emprendedurismo como el asidero al que agarrarnos el 54% de los jóvenes desempleados. “Que lo hagan ellos”, “tienen un PC”.

Y para muestra de que el crowdsourcing es un extensible del liberalismo, las palabras de Jeffe Howe, uno de los primeros en acuñar el término:

"crowdsourcing depende esencialmente del hecho de que, debido a que es una convocatoria abierta a un grupo indeterminado de personas, reúne a los más aptos para ejercer las tareas, para responder ante problemas complejos y contribuir aportando las ideas más frescas y relevantes.”

es.wikipedia.org/wiki/crowdsourcing

Fijaos en la negrita. ¿ A qué os suena?

Exacto. Los más aptos, los más fuertes contra los más débiles. Los más voraces y salvajes ganarán, y sin árbitro (Estado) de por medio. Sólo importa que a Nike le sirva el proyecto.

Exacto. Darwinismo Social, una vez más. Darwinismo Social, everywhere.

 

http://www.maestrosdelweb.com/editorial/web2/

Aquí os dejo también un proyecto más que ambicioso que externaliza la principal empresa en la materia:


http://www.crowdsourcing.com/macroblog/2010/02/solar-stormwatch.html 

Atreveos!