• Blogs
  • Patricia Romero Rey
  • ¿Para qué introducir las TICS en la Educación Infantil? (II). Importancia de la lectoescritura con...

¿Para qué introducir las TICS en la Educación Infantil? (II). Importancia de la lectoescritura con el uso de las nuevas tecnologías

En uno de mis anteriores blogs, tanto para la educación infantil en particular como para la educación en general, he hecho alusión a la lectoescritura, sólo nombrado su importancia para el plan de vida de cada persona, y ligada íntimamente al mundo de las tecnologías, pero sin adentrarme en este tema. Ahora bien, creo que es el momento de reflexionar y profundizar en este concepto de la lectoescritura teniendo como base las nuevas tecnologías.

Bien es cierto que las culturas a lo largo de toda la historia han tratado de llevar  a sus sociedades el conocimiento de la lectoescritura mediante las enseñanzas básicas y han aplicado diversos métodos para conseguir el objetivo de la alfabetización, siendo el contexto predominante para desarrollar esta capacidad la escuela con la figura permanente del profesor. Así, para poder aprender a leer y a escribir se han desarrolla diversos métodos, que hoy en día, podemos considerar ya antiguos, ya que gracias a los diferentes recursos telemáticos implementados se han aumentado las posibilidades de la lectoescritura, y sobre todo para aquellas personas que tienen o poseen algún tipo de discapacidad (visual, sordos, hipoacúsicos, parálisis cerebral..).

Así, se da el acceso a la lectoescritura de maneras diferentes, pero esto no quiere decir que se deje de lado el libro, el lápiz y el papel, sino que simplemente se usan otras estrategias que los estudiantes tienen a mano, aprovechando que ellos disfrutan a hacerlo, como con el uso del computador, con diversos programas, etc.

Volviendo a lo expresado antes, vemos que las tecnologías nos ofrecen una gran ventaja, en tanto que nos muestran una nueva manera de atender la diversidad, ofreciendo nuevas respuestas y posibilidades educativas a alumnos con déficit visual, por ejemplo. Así, nos permiten utilizar con ellos distintos instrumentos que potencian la calidad de la escritura y lectura, como pueden ser el soporte teclado para Braille, el termoform, optacon, libro hablado, etc.

También, es necesario mencionar los recursos hipertextuales, los cuales pueden ser una gran herramienta de trabajo ya que nos permiten la utilización simultánea de textos, vídeos, audios, grafía, imágenes… Así, esta lectura hipertextual no habría sido posible sin la informática, por lo que nos refleja esa idea de no ser solo un complemento, un recurso o que tienen importancia por sí mismo, sino porque constituyen un medio para poder conseguir un fin que tenemos ya preestablecido.

Desde mi punto de vista, el estudio de la lectura en pantalla o en red, puede hacer que nos sobresalgamos de lo habitual, llamando más la atención del alumno en cuanto a la manera de aprender haciendo que profundicen más sobre su proceso de aprendizaje-enseñanza, además de aportarles las habilidades específicas básicas para aprender a comprender, a redactar y a escribir de manera correcta, fomentando el desarrollo de las habilidades psicológicas y los procesos cognitivos de compresión.

Tampoco estoy afirmando con ello, que se deben eliminar aquellos recursos considerados como “tradicionales”, ya que pienso que son también esenciales junto con la presencia del docente que nunca debe ser excluida, pero sí  estos pueden aumentar las posibilidades de sus alumnos utilizando materiales didácticos de lectura y escritura aportados por este mundo telemático.

Por otro lado, aunque los sistemas de lectura van avanzando y mejorando, es verdad, que la lectura en pantalla sigue siendo inferior a la lectura a papel. Y un claro ejemplo lo encuentro en mí, puesto que aunque ando muy a menudo leyendo páginas por internet, observando noticias o buscando información sobre determinados temas,  si tengo que leer algo más de siete páginas lo imprimo y lo guardo, para hacer anotaciones en el. Lo cual puede suponer un obstáculo para la tecnología.

Así, para mí los libros seguirán siendo imprescindibles y esenciales, por mucho que pueda optar a información mediante las nuevas tecnologías, leer en una pantalla de ordenador no es lo mismo que leer en un libro. Además de que estos son medios más económicos, flexibles y fáciles de usar.

Creo, que es difícil afirmar lo que acontecerá en cuanto a la lectoescritura en los venideros años, pero supongo que seguirá siendo una coexistencia entre los libros de papel y los libros electrónicos, y entre los recursos que de manera distinta nos pueden aportar cada uno de ellos.

Webgrafía utilizada

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=185326 (Consultada el día 8-5-2013)

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2211400 (Consultada el día 6-5-2013)

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4049836 (Consultada el día 8-2013)

http://revistas.lasalle.edu.co/index.php/ls/article/view/1001/907 (Consultada el día 6-5-2013)

http://www.lecturayvida.fahce.unlp.edu.ar/numeros/a8n3/08_03_Alvarez.pdf ( Consultada el día 7-5-2013)

http://www.rieoei.org/expe/3301Folco.pdf ( Consultada el día 7-5-2013)

http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/19786/1/articulo10.pdf ( Consultada el día 7-2013)